Compartir
Publicidad
Publicidad

El botón de los abrazos: el truco de una madre para ayudar a su hijo a lidiar con la ansiedad de separación

El botón de los abrazos: el truco de una madre para ayudar a su hijo a lidiar con la ansiedad de separación
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando los hijos se separan de su madre por primera vez, es absolutamente normal que se sientan tristes y quieran volver enseguida con ella, porque la madre es "su sitio seguro". Cuando son pequeños, lo demuestran a través del llanto, y a medida que van creciendo pueden además, expresarlo con palabras.

Cuando nos dicen "mami, hoy te he echado mucho de menos", tengan la edad que tengan, se nos parte el corazón, pero a una madre se le ha ocurrido un truco genial que quiero compartir con vosotros para ayudar a su hijo a lidiar con la ansiedad de separación en su primer día de colegio. Lo ha llamado el botón de los abrazos, y es una forma de conectarse entre los dos a pesar de no estar juntos.

Lo que se conoce como angustia de separación de los bebés suele darse en los bebés al llegar a la edad de siete u ocho meses (algunos más, otros menos). Los niños se niegan a estar en brazos de nadie que no sea la madre o el padre, y sufren cuando mamá o papá se alejan de ellos.

Es una etapa que forma parte del desarrollo normal del niño, que tiene como raíz el amor. El niño se da cuenta que con sus padres está seguro y no quiere estar sin ellos. Pero todavía es incapaz de entender que aunque te vayas de la habitación, luego vuelves, por lo que si desapareces de su vista, se pone a llorar. Tu bebé necesita estar contigo, porque si no te ve, no te huele, no te oye y no te siente no sabe que existes.

Al crecer, el vínculo sigue siendo muy fuerte entre el bebé y sus padres, y especialmente con su madre durante los primeros años de vida. El comienzo del colegio es una dura prueba para los más pequeños, y también para los padres, que se separan por primera vez de ellos durante unas cuantas horas.

El botón de los abrazos

Me ha encantado la idea de Louise Mallett, de Ipswich (Inglaterra), madre de Max, un niño de cuatro años que debía separarse de ella por primera vez para asistir a la escuela infantil. Para ayudarlo a lidiar mejor con un momento que sería difícil para él, se le ocurrió una simple manera de crear una conexión especial mientras estuvieran separados.

Lo compartió en su perfil de Facebook con el siguiente mensaje:

Mi bebé más pequeño tuvo hoy su primer día completo de colegio, después de un par de mañanas de adaptación. Se sentía un poco emocional esta mañana, así que tuvimos una charla y surgió la idea dibujarnos un corazón cada uno, y que al presionarlo enviara un abrazo al otro. (Dijo que lloró porque me había echado de menos en su primer medio día la semana pasada) ¡Funcionó totalmente!

Le dibujé un corazón en cada mano y le hice otro de repuesto en el brazo, en caso de que los de las manos se desgastaran. Iba "cargado" de camino a la escuela y cuando lo recogí le pregunté si había recibido mis abrazos, ¡y él felizmente dijo que sí!. También dijo: "Lo presioné durante mucho tiempo, pero no lloré". Entonces le dije: "Ahhhh... eso habrá sido el gran apretón que sentí, ¿recibiste de vuelta el mío?" Y él dijo "sí".

Vía | HuffPost
En Bebés y más | El tipo de apego en la infancia, ¿puede condicionar nuestra salud mental en la vida adulta?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos