Publicidad

¿Duermen tus hijos en una litera? Atención a los riesgos

¿Duermen tus hijos en una litera? Atención a los riesgos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La falta de espacio a menudo es enemiga de la comodidad, pero lo que no puede ser es que también lo sea de la seguridad. A veces las características de una habitación, del hogar y las necesidades de la familia hacen que la única solución posible sea colocar una litera para que duerman los peques. Pero, si vuestros niños duermen en una litera, es necesario tener en cuenta ciertas precauciones.

Y es que, según el registro de lesiones de la Unión Europea (European Injury Database) cada año 19 000 niños son atendidos de urgencia por lesiones relacionadas con literas, principalmente debidas a que se caen de la cama de arriba mientras duermen o juegan, aunque no es el único accidente posible, como veremos.

También las escaleras suponen un riesgo en las literas, ya que muchos accidentes de producen al caer de la escalera mientras los niños suben o bajan, lo cual puede provocar lesiones muy graves.

En los casos más graves se puede llegar a la muerte. Ha sucedido con sobre todo de niños pequeños, por estrangulamiento por caídas desde la escalera o por asfixia al quedar atrapados en la cama inferior por el somier de arriba o por la barandilla.

Otro de los riesgos es el de quedar atrapado entre la pared y la cama si esta no tiene barandilla por ese lado (lo cual también puede pasar en las camas normales). Por todo ello, la Asociación Española de Pediatría ha elaborado unas recomendaciones para prevenir los accidentes infantiles en literas.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar o utilizar una litera?

Vale, conocemos los riesgos pero no hay otro modo de organizar la habitación infantil. Entonces, tenemos que buscar la litera más segura posible, para lo cual tendremos en cuenta las siguientes advertencias:

  • Comprobar en la etiqueta que la litera cumple la norma europea EN 747-1:2012.
  • Comprueba que hay barandillas en los cuatro lados, incluso en el que está pegado a la pared.
  • Las barandillas tienen que estar firmemente sujetas a la estructura de la litera. Aquellas que se colocan mediante ganchos que las anclan por su propio peso no son seguras.
  • El espacio entre el bastidor de la litera y la barrera protectora es menor de 7,5 centímetros.
  • El espacio entre los barrotes de la barandilla es menor de 7 centímetros.
  • El somier de la cama superior está sujeto por correas o listones fijados a la estructura de la litera, de tal manera que no pueda caerse aunque el niño de debajo le dé patadas.
  • El colchón tiene un tamaño correcto y no deja espacio libre ni en el cabecero ni en los pies de la cama.
  • La escalera está fija y situada en la parte más larga de la litera.

¿Cómo utilizar una litera de forma segura?

Entre las recomendaciones para que las literas sean seguras, están las edades mínimas para dormir en la cama de arriba, el tipo de iluminación de la habitación... cuestiones que no siempre tenemos en cuenta pero que tienen importancia para preservar la salud de los pequeños.

  • Mantener siempre las barreras protectoras, aunque el niño sea mayor.
  • Los niños menores de seis años no pueden dormir en la cama de arriba.
  • Los niños pequeños no deben estar solos en una habitación con literas.
  • Enseñar a los niños a subir y bajar por la escalera siempre, que no utilicen sillas u otros muebles.
  • Instalar focos de luz o lamparillas que proporcionen la suficiente visibilidad para que los niños se puedan levantar por la noche, si lo precisaran.
  • Evitar que los niños jueguen saltando sobre las literas u otros muebles.
  • Utilizar suelo de moqueta para que amortigue el golpe, si el niño se cae.
  • No es recomendable que la litera esté rodeada por muebles u otros objetos.
  • Las lámparas están mejor lejos de la litera, ya que el contacto de la bombilla con la almohada, si se cae, puede provocar un incendio; una opción es utilizar LED, porque no se calientan. Si tienen cable, debe estar fijado a la pared.
  • Las lámparas de pinza no son adecuadas para las camas de los niños, ya que se pueden desprender y provocar un incendio, además, el cable podría provocar un estrangulamiento si el niño se cae.
  • No colocar cuerdas, cordones o cintas decorativas.
  • Mantener siempre la litera en buen estado, sobre todo las barreras protectoras, la escalera y los listones del somier.

Desde luego, son muchas cuestiones a tomar en consideración, pero merece la pena detenerse en ellas y hacer que la habitación infantil sea lo más segura posible. Como en el caso de los juguetes o de otros muebles, deberíamos estar atentos a cualquier signo de deterioro porque de ahí, del objeto más "inofensivo", pueden provenir accidentes varios.

En definitiva, las literas pueden provocar lesiones graves en los niños, de modo que antes de decidirnos por estas camas tengamos en cuenta los riesgos, y si no hay más remedio, tomemos todas las precauciones necesarias. Ahora mismo me vienen a la cabeza algunas literas ¡de tres pisos! que desde luego no creo que siguieran la mayoría de normas de seguridad...

Foto | iStock
Vía | AEPed
En Bebés y más | Precauciones al dormir en literas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios