Compartir
Publicidad

Deportes de nieve con niños: consejos para disfrutar sin riesgos

Deportes de nieve con niños: consejos para disfrutar sin riesgos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas familias están de vacaciones estos días y las rutinas se rompen para disfrutar con actividades nuevas y diferentes. Si tenéis pensado practicar algún deporte de nieve con los niños o simplemente jugar con la nieve, aquí os dejamos unos consejos para que el frío no nos dé ningún susto.

Esquí, snowboard, patinaje sobre hielo, trineo, "construcción" de muñecos de nieve... Las posibilidades son muchas y los peques disfrutan con la nieve, pero hay que llevar cuidado de que no se enfríen, porque tanto disfrute les puede hacer olvidarse del frío. La hipotermia es más frecuente en los niños, ya que su capacidad termorreguladora está inmadura.

Al aire libre y con temperaturas muy bajas, los niños son muy sensibles y su organismo puede no generar el calor suficiente para encontrarse bien. El contexto lúdico en el que se inscriben estas actividades en la nieve favorecen que los pequeños no se den cuenta de que se están enfriando.

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria ha elaborado unos consejos para que los niños no sufran hipotermias en la nieve y cómo actuar si esto se produce.

En primer lugar, habría que hablar con ellos y explicarles que no deberían mojarse y si se mojan hay que avisar para detenerse y cambiarse. También advertirles que si están cansados podemos parar para comer algo, rehidratarnos y descansar. En cualquier caso, hay que parar de vez en cuando para ello, ya que si no lo hacemos es más fácil que haya hipotermia o algún accidente.

Las ropas que utilicen han de ser aislantes, ajustadas a su talla y con varias capas finas debajo. Los zapatos o botas también han de ser impermeables y han de llevar calcetín gordo de algodón. No olvidéis los guantes impermeables para que puedan tocar la nieve sin mojarse.

Si notas que el niño llora, muestra malestar o está irritable, o entra en un estado de somnolencia o letargo, hay que actuar de inmediato y llevarlo a un lugar templado para comprobar si su cuerpo esta frío. Habría que quitarle la ropa húmeda y reemplazarla por prendas secas, aislarlo del suelo, arroparlo con mantas, darle bebidas templadas a traguitos...

En definitiva, hay que intentar que vuelva a su temperatura normal. Si notas alteraciones neurológicas, confusión... llama inmediatamente a los servicios de emergencia mientras realizas todos los consejos anteriores.

Accidentes en la nieve

Otra cuestión que puede suponer un riesgo en la nieve son los accidentes. Para prevenir quemaduras hay que procurar que los niños tengan la piel protegida con crema solar, así como los labios. El sol se refleja intensamente en la nieve y puede provocar quemaduras. Los ojos también hay que protegerlos con gafas homologadas para prevenir lesiones en la retina.

Para evitar lesiones por caídas los niños han de llevar casco y no dejarlos solos ni acceder a lugares con mucha pendiente o con rocas... Y por supuesto en el caso de las estaciones de esquí no salirse de los lugares señalizados y aptos para niños pequeños.

Además, antes de practicar deporte conviene calentar y hacer estiramientos para preparar las articulaciones y músculos, especialmente si hace algún tiempo que no hacéis ejercicio y sobre todo si hace mucho frío. No os alejéis del lugar de partida ni esperéis a que se haga muy tarde, cuando el sol baja y no calienta tanto, ni que se nos haga de noche.

En definitiva, para disfrutar con los niños de los innumerables beneficios del deporte y la diversión en la nieve, seguid estos consejos, muchos de ellos de sentido común, y no olvidéis consultar las previsiones meteorológicas.

Foto | Thinkstock
Más información | Sepeap
En Bebés y más | Unos días en la nieve con los niños, Ir a esquiar con los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio