Cómo criar niños con autocontrol para que se conviertan en adultos mentalmente sanos
Consejos

Cómo criar niños con autocontrol para que se conviertan en adultos mentalmente sanos

Como padres, nos interesa criar hijos felices, sanos y plenos. Nos preocupamos por atender todas las áreas de su vida, desde la salud física, hasta su bienestar emocional y social.

Una parte esencial de su educación emocional, es el autocontrol. Te compartimos por qué es importante y cómo criar niños con autocontrol, para que se conviertan en adultos mentalmente sanos.

La importancia de enseñar autocontrol a los niños

El autocontrol, como su nombre lo dice, es la capacidad que tenemos nosotros mismos para controlar emociones, impulsos o también, movimientos. Es una habilidad o destreza que nos permite pensar antes de actuar.

Aprenderlo, nos permite tener una vida más armoniosa y una mejor gestión emocional, además de lograr que tengamos mejores relaciones sociales con otras personas, pues sabremos comportarnos de forma positiva y constructiva.

Pero además de ello, tener niveles altos de autocontrol en la infancia aporta grandes beneficios biológicos en la vida adulta, pues de acuerdo con un estudio reciente, esto nos ayudaría a tener cuerpos y cerebros más saludables y biológicamente más jóvenes. Es decir, envejeceríamos más lentamente.

En el caso de los niños, tener autocontrol de los propios pensamientos, sentimientos y comportamientos es uno de los rasgos de personalidad que los prepara para la escuela y para la vida, pues también los ayuda a estar mejor equipados para manejar los desafíos de salud, financieros y sociales que se presenten.

Hasta aquí todo suena maravilloso, ¿verdad? Pero en ocasiones enseñar autocontrol a los niños no es tan sencillo como parece. Por eso, y para que tengas las herramientas necesarias para ayudar a tu hijo, te compartimos consejos.

Cómo enseñar autocontrol a nuestros hijos

Mama Hija

Al igual que muchas habilidades de vida, el autocontrol es algo que se aprende y mejora con el tiempo, así que tengamos presente que esto se irá desarrollando poco a poco en nuestros hijos.

A mayor edad, mejor autocontrol tendrán, pero podemos comenzar a enseñarles desde que son pequeñitos. Estos son algunos consejos que pueden ayudar.

Reconocer emociones

Como padres, debemos ayudar a nuestro hijo a reconocer sus emociones y ponerles nombre, para después aprender a gestionarlas y así, encontrar la solución al problema que haya podido surgir.

El objetivo es que nuestro hijo sienta lo que tenga que sentir en cada momento (sean emociones positivas o negativas, como la tristeza) pero que sea capaz de pensar sobre eso que siente, reconocerlo y que pueda modularlo de manera que le haga sentir bien (o menos mal).

Tiempo fuera positivo

El tiempo fuera positivo consiste en permitir que los niños tomen un tiempo respetuoso de desconexion y reflexión, para que desde la calma y la racionalidad encuentren soluciones a un determinado problema.

Técnicas de autocontrol y relajación

Algo que podemos poner en práctica para ayudar a nuestros hijos a autorregularse, es recurrir a técnicas de autocontrol y relajación, como las siguiente:

Recursos externos

Podemos tirar también de algunos recursos externos que nos ayuden a explicar de formas más sencillas a los niños acerca de sus emociones y cómo controlarlas, como libros infantiles o usar tarjetas para identificar lo que sienten.

Refuerzo positivo

Una forma efectiva de enseñar a los niños autocontrol (y muchas otras habilidades de vida) es el refuerzo positivo. Este, consiste en emplear una especie de recompensa (un elogio, una acción, un objeto…) ante una conducta que ha realizado otra persona (adulto o niño, esto es igual para todos) que nos ha resultado adecuada o agradable.

Esa recompensa, que puede ser a través de frases como "Me alegra que hayas esperado tu turno", hace que sea más probable que esa conducta concreta se repita en el futuro.

Poner el ejemplo

Y finalmente, el método más efectivo de todos: nuestro ejemplo. Si deseamos que nuestros hijos aprendan sobre autocontrol, primero habremos de tenerlo nosotros. Así que si hay algo que necesitemos mejorar, hagámoslo y aprendamos junto a ellos.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Lo académico no es lo único que importa: por qué debemos darle más valor al desarrollo social y emocional de nuestros hijos

Temas
Comentarios cerrados
Inicio