Cómo ayudar a tu hijo en edad preescolar a dormir solo en su cama, según expertos de Harvard

Cómo ayudar a tu hijo en edad preescolar a dormir solo en su cama, según expertos de Harvard
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El sueño infantil es uno de los aspectos que más dudas suscita a los padres. Y con razón, pues los estudios han calculado que solo en el primer año de vida del bebé se pierden más de 700 horas de sueño. A todos nos gustaría que nuestros hijos durmieran del tirón casi desde el primer día, pero es importante entender que el sueño infantil es un proceso evolutivo, y que cada niño tiene su propio ritmo.

En este sentido, es completamente normal que los peques se despierten varias veces durante la noche, pasen por temporadas en las que se resistan a irse a la cama o no quieran dormir solos. Si es tu caso y estás buscando consejo para enseñar a tu hijo a dormir en su propia habitación, te compartimos las recomendaciones que ofrecen los expertos de la Universidad de Harvard para ayudar a los niños en edad preescolar a dormir solos.

Asegúrate de que tu hijo está preparado para dar este paso

El primer y más importante consejo que dan los expertos de Harvard es que antes de comenzar el proceso de transición a su propia cama nos aseguremos de que realmente el niño está preparado para ello.

Y es que en en más de una ocasión los padres nos empeñamos en aplicar ciertos cambios en la vida de los niños sin tener en cuenta si están suficientemente maduros -física y emocionalmente- para afrontarlos.

Así pues, si tu hijo está atravesando otros procesos importantes como la retirada del pañal, el inicio del colegio, la llegada de un hermanito, conflictos familiares... es mejor esperar para enseñarle a dormir solo. Recuerda que en estos momentos delicados, los niños están más vulnerables y necesitan del amparo y protección de sus padres.

Por otro lado, los expertos también aconsejan no iniciar la transición si observamos que el niño está atravesando una racha en la que se muestra especialmente ansioso, nervioso o con miedo. En estos casos es importantes consultarlo con el pediatra y ofrecer al peque el consuelo y seguridad que necesita.

Cómo enseñar a tu hijo a dormir solo en su cama

Dicho esto, si creemos que ha llegado el momento de enseñar a nuestro hijo a dormir solito en su propia habitación, estos son los consejos que ofrecen los expertos de Harvard para una transición satisfactoria:

Una habitación confortable y atractiva. Es más fácil que el niño quiera quedarse en su habitación si le gusta y se siente cómodo en ella. Una buena idea es involucrarle en la decoración de su propio cuarto.

Asegurar silencio y oscuridad. La habitación debe contar con persianas o cortinas que permitan oscurecer la estancia cuando llega la hora de dormir, aunque algunos niños podrían necesitar luces o lamparitas quitamiedos. También es importante que el cuarto esté alejado de fuentes de ruido que impidan o dificulten conciliar el sueño.

Asimismo, los expertos aconsejan que en la habitación no haya televisión ni dispositivos electrónicos, pues interfieren en un sueño saludable.

Acuesta a tu hijo siempre a la misma hora. Es fundamental mantener siempre el mismo horario a la hora de ir a la cama, no solo para crear un hábito que favorezca el sueño, sino también para asegurarnos de que nuestro hijo duerme las horas que necesita según su edad.

Rutinas de sueño saludables. Para conseguir una buena higiene de sueño debemos establecer una serie de rutinas que favorezcan la relajación y el descanso. Cada familia deberá elegir las que mejor les convengan, como por ejemplo un baño relajante, ejercicios de respiración o un cuento de buenas noches.

Acompañar a tu hijo si lo necesita. Si tu hijo no quiere quedarse solo en su habitación, podemos estar a su lado acompañándole para hacerle sentir más seguro y tranquilo. Los expertos de Harvard aconsejan ir reduciendo muy gradualmente el tiempo que pasamos en la habitación con el niño.

Si tu hijo se levanta, llévalo de regreso a su cama. Es muy probable que durante las primeras noches el niño se levante y acuda a nuestro dormitorio. Si esto ocurre, los expertos aconsejan llevarlo de vuelta a su cama con amor y paciencia, y repetir el paso anterior.

Alienta a tu hijo. En todo momento el niño necesita sentirse arropado, amado y sostenido por sus padres. Es este sentido, es fundamental alentarle, reconocer el esfuerzo que está haciendo y elogiar cada pequeño pasito que da. 

Foto de portada | Freepik

Temas
Comentarios cerrados
Inicio