Compartir
Publicidad

Relojes inteligentes para niños: elemento de seguridad para unos, tecnología innecesaria para otros

Relojes inteligentes para niños: elemento de seguridad para unos, tecnología innecesaria para otros
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablar con tu hijo a distancia o enviarle mensajes de texto, es posible sin necesidad de utilizar teléfonos móviles gracias a los relojes inteligentes, que además incorporan funciones de geolocalización. Ya hemos hablado en alguna ocasión de este tipo de dispositivos, que cada vez se usan con más frecuencia en niños de entre tres a 11 años.

Hay quienes lo ven como un gadget imprescindible para aumentar la seguridad de los menores, así como un paso intermedio antes de la compra de su primer móvil. Pero en países como Alemania, se considera que este tipo de relojes inteligentes violan la privacidad de los niños. ¡El debate está sobre la mesa!

Funciones interesantes

Este tipo de dispositivos electrónicos irrumpieron en el mercado hace algunos años. Los dirigidos a los niños son especialmente resistentes, se manejan de forma sencilla, y no se necesita acceder a Internet ni a redes sociales para su uso, por lo que se evitan potenciales peligros.

Se colocan en la muñeca y tienen el aspecto de un reloj de juguete, por lo que pueden comenzar a ser utilizados desde muy temprana edad con el fin de aprovechar su función de geolocalización, y evitar disgustos mayores si el niño se pierde o se despista en un momento dado.

El reloj está conectado al teléfono móvil de un adulto, y a través de una aplicación se configura para que aparezcan los números de teléfono con los que el niño se podrá comunicar, el contacto para situaciones de emergencia, así como otras funciones menores.

A través de la pantalla táctil del reloj, el pequeño podrá llamar a los números de su agenda, o bien contestar una llamada acercándose el reloj a la boca. Igualmente, podrá leer mensajes de texto, enviar mensajes tipo ya establecidos, o realizar llamadas de emergencia pulsando tan sólo un botón de manera prolongada.

Pero, tal y como comentábamos al inicio, la función más utilizada y valorada por los padres es la geolocalización, pues a través del teléfono al que el reloj está conectado se puede ver en todo momento donde está el niño, o ser avisado si éste sale del área geográfica previamente delimitada (por ejemplo, un centro comercial, el colegio, el barrio donde se resida...).

Existen en el mercado varias marcas de relojes inteligentes y sus precios varían notablemente según el tipo de funciones que presenten. De este modo, podemos encontrar relojes desde los 30 euros, aproximadamente, hasta los 150 euros del nuevo Xplora smartwatch, que se presenta como el "primer móvil para niños".

Tranquilidad para unos, espionaje para otros

Relojes

Particularmente, este tipo de relojes me llaman la atención, y aunque por el momento mis hijos no tienen ninguno, no descarto comprarlos en un futuro próximo. Y es que cada vez estoy más convencida de retrasar lo máximo posible el uso del teléfono móvil, y esta idea me parece un paso intermedio que puede solucionar muchos aspectos.

Sin embargo, los relojes inteligentes no gozan de la aprobación de todos, y hay quienes los consideran un elemento innecesario que además "espía" y viola la privacidad de los menores.

No cabe duda de que debemos educar a nuestros hijos para que sean personas independientes, autónomas y responsables, así como establecer con ellos desde la infancia una comunicación fluida basada en la confianza mutua y el respeto. Por ello, hay personas que creen que estableciendo estas bases se evitaría el uso de este tipo de sistemas, aunque a mi juicio una cosa no tiene por qué estar reñida con la otra.

Utilizar la tecnología, aplicaciones o controles parentales siempre de mutuo acuerdo con nuestros hijos, nos permite comunicarnos con ellos al tiempo que detectamos cualquier problema que pueda surgir.

Creo firmemente que las tecnologías pueden ser grandes aliadas, pero también pueden acarrear problemas si no se utilizan de forma consciente y correcta, o si se abusa de ellas sobrepasando ciertos límites.

Por ello, considero fundamental establecer un punto de equilibrio entre la confianza que demos a nuestros hijos, y la ayuda que podamos recibir de este tipo de tecnología. ¿Que opináis vosotros? ¿A favor, o en contra de los relojes inteligentes?

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Monster Messenger, un 'Whatsapp' seguro para los más pequeños, Filip, reloj con GPS para los peques, El Supremo le da la razón a una madre que accedió a las redes sociales de su hija para protegerla, La pesadilla de todo padre: ¡que no se pierda mi hijo!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio