Compartir
Publicidad
Publicidad

10 consejos para no arruinarnos con la llegada del bebé

10 consejos para no arruinarnos con la llegada del bebé
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿De verdad, cuanto cuesta el equipamiento de un bebé y de un niño? Las cifras de los últimos estudios son altísimas. Así no hay quien pueda, con ayudas estatales o sin ellas, plantearse el traer a la familia el deseado bebé. Pero yo me pregunto ¿hacen falta tantas cosas?

Las empresas dedicadas a los productos para los chiquitines nos ofrecen una gama enorme de objetos y productos, y al final, creémos que todos son necesarios. Yo misma caí en ello cuando esperaba a mi hijo, y al final, la mitad de esas cosas me resultaron inútiles. La publicidad crea en nosotros necesidades, pero estas no son siempre reales.

Así que repasando mi experiencia personal y la de mis amigos, he realizado esta lista de consejos para ayudaros a no gastar demasiado. Aqui van mis diez consejos para criar a un niño de forma sana, natural, feliz y además, sin arruinarnos.

  1. Colecho. No hacen falta ni cunas, ni cucos, ni hamaquitas, ni colchas, protectores, ni muñequitos que les hagan compañía. Dormir con el bebé mejora su sueño y nuestro descanso, favorece la lactancia materna, crea un ambiente nocturno apacible. Los bebés humanos han compartido la cama con los padres desde hace milenios y los niños actuales no necesitan sino eso para dormir felices.
  2.  Lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. Nada que añadir a las recomendaciones, tan sabias, de la Organización Mundial de la Salud. Nos ahorramos biberones, esterilizadores, calienta biberones, leche maternizada, agua hervida. Los bebés además reciben la alimentación perfecta, siempre a su disposición en la cantidad exacta, la temperatura perfecta y estéril, ecológica y respetuosa con el medio ambiente. No hay envases, ni desechos, ni sobrantes. Les proporciona además protección contra la diarrea, gastroenterítis, leucemia, infecciones, otitis y otras muchas enfermedades. Les hace llegar un montón de substancias protectoras y vacunas naturales. Gastaremos menos en médicos y medicinas pues gracias a la lactancia estarán mas sanos.
  3. Más lactancia materna, combinada con otros alimentos, hasta al menos los dos años y luego todo el tiempo que madre e hijo deseen. Esto también lo recomienda la O.M.S. Con lactancia materna durante los años de la primera infancia nos podemos olvidar de leches de crecimiento e incluso de lacteos, adaptados o no. Los beneficios de la leche materna no disminuyen con la edad del niño, y mientras mame, los seguirá recibiendo. No olvidemos que ningún otro mamífero consume la leche de otro animal, nosotros tampoco necesitaremos dársela al niño disponiéndo de la mejor de todas.
  4. Alimentación natural. Las papillas de cereales industriales adaptadas, los zumitos, los potitos, son opciones válidas pero no necesarias. Es mucho más barato y más sano darle al bebé una alimentación natural. Especialmente quiero incidir en los cereales industriales, a los que se "enriquece" con azucar y que, aunque cómodos, no son lo único que se puede ofrecer al bebé; por ejemplo, en la etapa en la que no se debe dar gluten podemos hacer tapioca, sémola de arroz o maiz cocidos, que son más naturales y sanos, además de baratos. Y después, optar siempre por comidas preparadas por nosotros mismos.
  5. Babywearing. El llevar a los bebés en brazos es la forma en la que siempre hemos transportado a nuestros hijos los humanos. Un cochecito (puede ser de segunda mano) no es un objeto que no vayamos a usar, pero podemos prescindir del cuco desde luego, siempre irá mas feliz, calentito y arropado en un pareo o bandolera, que además permite que se mantenga la lactancia materna a libre demanda en cualquier sitio o momento.
  6. Más babywearing. Cuando ya se sientan pueden seguir saliendo con nosotros en la bandolera en otra posición, pero también hay unas excelentes mochilas que hacen que el paseo tenga todos sus beneficios educativos, ya que el niño verá el mundo a nuestro lado y sin que la comunicación tenga trabas. Si no compramos cochecito antes, podemos adquirir uno plegable de segunda mano, que son muy baratos y pesan poco.
  7. Ropita. Los niños crecen tan, tan deprisa. Yo he regalado maletas llenas de cosas que apenas se ha puesto. Comprar lo indispensable, aceptar regalos o préstamos de otras familias cuyos niños son un poco mayores, no cegarnos por las marcas (un caprichito si, pero no excedernos). Elegir ropa que no importa que se estropee, recordándo que los mas pequeños deben explorar el mundo sin preocuparse de no mancharse o no arrugar las ropas. Una red de madres prestándose ropa o las cosas en excelente estado de las tiendas de segunda mano son una alternativa que ayuda a nuestro bolsillo y contribuye al consumo responsable.
  8. Pañales de tela. Son caros, pero duran para siempre. La cantidad de pañales normales que vamos a usar suman una cantidad astronómica, son caros, engorrosos, siempre se acaban cuando los necesitas. Y además contaminan mucho. Los de tela se adaptan a medida que el niño crece y con una cantidad que vayamos lavándo nos podemos apañar muy bien. Además, son mucho mas respetuosos con la piel del bebé porque no llevan tantos productos químicos, asi que nos ahorramos irritaciones y cremas.
  9. Higiene. La ropita y los pañales de los niños no se pueden lavar con cualquier detergente, porque pueden sufrir irritaciones. Támpoco se debe usar suavizante. Las nueces de lavado duran muchisimo, dejan la ropa muy suave y no contienen productos químicos perjudiciales. Y en cuanto a la higiene personal ¿que tal si nos bañamos juntitos los dos? La limpieza está asegurada y además ambos disfrutaremos de un rato tierno y divertido.
  10. Juguetes y libros. En esto peco. Me encantan. Tenemos tantos. Pero al final resulta que destrozar la cera de una vela o unir los palillos del chino con plastilina nos han dado las mejores tardes del mundo. Un cubo con agua y la tierra del parque, y olvidáos de si os mancháis también. Usad la inmaginación y pasad todo el tiempo posible, tirados en el suelo, jugando o sencillamente a la disposición del niño. Para ellos, nuestra compañía y nuestra atención, son el mejor juguete.  También estan las bebetecas y bibliotecas. En casi todas las localidades existen estos recursos. Tener muchos libros en casa sigue siendo una de las mejores inversiones que podemos hacer, un libro hermoso es un amigo para siempre. Pero si el bolsillo se resiente, visitar las bibliotecas y leerles esos cuentos será una experiencia maravillosa, con muchas cosas para descubrir, y gratis.

 Y un último consejo: no ahorreis en las sillas de seguridad para el auto. Comprad la mejor una vez estudieis los análisis sobre su calidad. Otro dia os cuento más cosas sobre esto.

Más información | Artículos de segundamano Más información | Productos naturales En Bebés y más | Gastamos 8.000 euros con la llegada del bebé En Bebés y más ! No es una medida efectiva ofrecer 2.500 euros En Bebés y más | Lo que cuesta un hijo En Bebés y más | ¿Cuanto gastamos los españoles en un hijo?

 

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos