Compartir
Publicidad

La última trastada de tus hijos: Guillermo y la fiesta del Cola Cao

La última trastada de tus hijos: Guillermo y la fiesta del Cola Cao
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos recopilando trastadas de vuestros hijos que quedarán en los anales de la historia como momentos, al final, más o menos graciosos. Y es que la imaginación de los peques y sus ganas de explorar no tiene límites, como le sucedió a Guille “experimentando” con el Cola Cao.

María, su mamá, nos relata esta trastada de hace ya dos años, pero que aún no ha sido superada en la familia. Os dejo con su divertida narración del caso, pues no tiene desperdicio, y con un final muy dulce:

Era un caloroso día de finales de junio, y Guillermo, César y yo volvíamos del supermercado de comprar las comidas y bebidas para preparar la fiesta de segundo cumpleaños de Guillermo, que era al día siguiente. Ese día por la mañana había limpiado y recogido la casa para que estuviera “decente” para recibir a las visitas, lo único que estaba por medio era un tren de lego y algunos juguetes más desperdigados por el salón, como de costumbre.

Llegué cargada hasta los topes de bolsas del supermercado y me puse a colocar la compra frenéticamente, mientras Guillermo jugaba pacífica y silenciosamente en el salón… Yo, enfrascada en meter todas las viandas y refrescos en nuestro ya de por sí abarrotado frigorífico, no me percaté de la que se cocía en el salón, hasta que un delicioso aroma a chocolate estimuló mis fosas nasales… ¿de dónde venía ese olor tan familiar?

Cuando llegué al salón, casi me da un ataque: Guillermo se había llevado una de las bolsas de Cola Cao de kilo y medio que venían en la caja (me imagino que subiéndose encima de ella la había reventado, puesto que no tenía al alcance ningún objeto para rajarla) y había esparcido el contenido por todo mi recién limpio y ordenado salón.

El tren de lego parecía un paisaje de alguna ciudad tras la erupción de un volcán, sepultada bajo varias toneladas de ceniza, el peluche de Dumbo había perdido su color gris para convertirse en un elefante enchocolatado, el sofá, por arriba y por abajo, su ropa.. todo, todo, estaba lleno de polvo de cacao, un día antes de la fiesta de cumpleaños.

La verdad es que entre la que me lió, lo bien que olía y lo guapo que estaba me dieron ganas de comérmelo. Sólo podía hacer una cosa: sacar la cámara de fotos para inmortalizar su “obra”, y después liarme a pasar la aspiradora, que quedó aromatizada de chocolate hasta que hace unos meses nos dijo su definitivo adiós.

Queremos agradecerle a su mamá que nos haya enviado la foto de la última trastada de Guille con el Cola Cao, además descrita de forma tan estupenda. Y animamos a los demás padres a hacer lo mismo. Si queréis que publiquemos alguna trastada de vuestros hijos podéis hacerlo enviando un mail a historiasdepadres@bebesymas.com, explicando la trastada y adjuntando alguna imagen de la misma, con un ancho mínimo de 650 px.

En Bebés y más | Mira las últimas trastadas de tus hijos, La última trastada de tus hijos: Alba se roba un chorizo, La última trastada de tus hijos: Astrid y el lío de papel higiénico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos