Compartir
Publicidad
Publicidad

Ecografía del tercer trimestre

Ecografía del tercer trimestre
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre la semana 32 y 36 de embarazo se realizará la que normalmente será la última ecografía del embarazo, conocida como la ecografía del tercer trimestre. En ella se comprobará el estado general del bebé y su entorno.

Esta ecogrfía no requiere un grado de especialización tan alto ni un equipo de alta calidad, como la de la semana 20, aunque si se va a obtener información muy valiosa sobre el estado del bebé y su evolución de cara al parto.

Dado que el bebé ya está en un avanzado estado de desarrollo tiene menos espacio para moverse y ha acumulado bastante calcio en sus huesos, todo ello provoca que los ultrasonidos no funcionen al 100% traspasen bien y por tanto la información que podemos sacar no es tan detallada como en las anteriores. Por eso esta eco se dirige más a recoger información sobre la posición del bebé, el cordón umbilical y la placenta de cara a preparar el parto.

Recordemos que una vez llegamos a la semana 37 del embarazo, se considera que el embarazo ha llegado a término, así que cuando se realiza esta ecografía el final está ya muy cerca.

¿Qué parámetros se estudian?

El peso aproximado del bebé, para saber si es el adecuado para la época en la que nos encontramos y descartar problemas en el crecimiento.

Comprobar la posición de la placenta, así como su estado. Es importante conocer este dato, pues una placenta previa puede traer complicaciones en un parto vaginal y tener que practicar una cesárea. También conviene comprobar que la placenta no presente un envejecimiento excesivo, lo que se llama placenta vieja o hipermadura, en caso de ser así será el médico quien evalúe si es necesario iniciar algún tratamiento para aumentar el flujo sanguíneo.

Estudiar la posición del cordón umbilical y examinar el funcionamiento de la arteria umbilical para verificar que la oxigenación del bebé sea la correcta.

Medir los niveles de líquido amniótico y verificar que sean los adecuados para estas semanas.

Valorar el perfil biofísico del bebé: su frecuencia cardíaca, sus movimientos respiratorios y corporales y el tono fetal.

Detección de anomalías tardías en el bebé, aunque como hemos dicho no es la ecografía más exacta que nos van a hacer si se pueden detectar algunas anomalías, generalmente en órganos internos.

Longitud cervical. La longitud del cuello del útero es un factor que ayuda a predecir la posibilidad de un parto prematuro. Durante el embarazo mide unos 3-4 centímetros. Cuando se inicia el parto, en una primera fase, el cuello se acorta hasta llegar a desaparecer, a partir de aquí, comienza la dilatación. En algunos casos, el cuello se puede acortar de manera prematura, aumentando el riesgo de parto pretérmino.

Foto | Stephen Cummings en Flickr

En Bebés y Más | Las ecografías en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos