El sueño del bebé de los 6 a los 12 meses: así duerme los primeros meses de vida

El sueño del bebé de los 6 a los 12 meses: así duerme los primeros meses de vida
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Ya han pasado seis meses desde el nacimiento de tu bebé, y aunque algunos padres empiezan a apreciar una rutina más estable en cuanto a sueño se refiere, quizá en tu caso te preguntes: ¿cuando dormirá mi bebé toda la noche?

Y es que el sueño infantil es una de las principales preocupaciones de las familias durante los primeros años de vida. No en vano, se calcula que en el primer año del bebé los padres pierden más de 700 horas de sueño.

Pero es importante saber que el sueño del bebé es un proceso evolutivo que va madurando conforme crece; de ahí que los patrones de sueño de un recién nacido no sean iguales que los de un bebé de seis meses.

Te explicamos cómo es el sueño del bebé entre los seis y los 12 meses de vida, y qué aspectos debes tener en cuenta para favorecer su correcto descanso.

¿Cómo es el sueño del bebé entre los 6 y los 12 meses?

sueño del bebé

Durante los primeros cuatro meses de vida, el sueño del niño no tiene un patrón establecido. Duermen la mayor parte del día, entre 18 horas y 20 horas, sin diferenciar el día de la noche. Además, solo tienen dos fases de sueño (los adultos tenemos cinco), por lo que sus despertares son frecuentes y constantes.

Aproximadamente a partir de las 12 semanas comienza a aparecer el ritmo circadiano (ritmo biológico que dura aproximadamente 24 horas, que se divide entre la vigilia y el sueño). Esto hará que los periodos de sueño del bebé se vayan acortando durante el día, mostrándose más interesado por los estímulos que provienen de su entorno.

Pero los patrones circadianos no estarán completamente establecidos hasta que el bebé tenga cinco o seis meses; es decir, hasta ese momento no reconocerá la diferencia entre el día y la noche.

Por lo general, a partir de los seis meses el bebé ya tiene establecido un ritmo de vigilia-sueño similar al de los adultos, con un sueño nocturno más largo.

Es importante ayudar al bebé a establecer unas rutinas de sueño saludables que le acompañen durante la infancia. Para ello son fundamentales la constancia, paciencia y respeto a sus horarios.

¿Cuántas horas al día duerme un bebé de entre 6 y 12 meses?

Según la Academia Americana del Sueño, los bebes de entre cuatro y 12 meses deberían dormir una media de entre 12-16 horas al día.

Como acabamos de comentar, el hito evolutivo que supone comenzar a distinguir el día de la noche hará que el bebé concentre su mayor cantidad de horas de sueño durante la noche, aunque todavía necesitará hacer entre dos o tres siestas diurnas.

La primera siesta diurna suele tener lugar al principio de la mañana, y desaparece en torno a los 12 meses de vida. La segunda siesta es la que se realiza después de comer, y permanece hasta los tres o cuatro años. En esta franja de edad también hay bebés que necesitan hacer una tercera siesta por la tarde, que suele durar hasta los 8 meses.

No obstante, estos datos son orientativos, pues cada bebé tiene sus propios ritmos y necesidades.

¿Cuándo duerme el bebé toda la noche del tirón?

sueño del bebé

El hecho de que en general, el bebé de seis meses ya tenga interiorizada la diferencia entre el día y la noche puede llevar a los padres a pensar que a esta edad ya debería dormir toda la noche del tirón. Pero nada más lejos de la realidad.

Y es que cuando hablamos del sueño del bebé es importante destacar que se trata de un proceso evolutivo que requiere de tiempo y madurez, y que según los estudios se ha demostrado que sigue un patrón inconsistente durante los primeros años de vida.

Esto significa que puede variar notablemente de un bebé a otro, e incluso el mismo bebé puede tener noches que duerma mejor que otras, siendo los despertares nocturnos completamente normales y habituales en esta franja de edad.

Así, aunque hay bebés que en esta franja de edad ya duermen toda la noche del tirón, un reciente estudio de la Universidad McGill (Canadá) reveló que a los seis meses cuatro de cada 10 bebés no duermen ni seis horas seguidas durante la noche, y algunos de ellos ni siquiera lo han conseguido al cumplir los 12 meses.

Por otro lado, debemos tener muy en cuenta  que el sueño del bebé también puede verse influenciado por factores fisiológicos, cognitivos y emocionales propios de su edad de desarrollo.

Por ello, no hay nada que podamos hacer para "enseñar al bebé a dormir" salvo comprender sus necesidades para atenderle adecuadamente, lo que le ayudará a relajarse y a calmarse, contribuyendo de este modo a un mejor descanso.

¿Debe el bebé dormir en su propia habitación?

colecho

Compartir habitación con el bebé se considera un factor protector frente a la muerte súbita del lactante. Por eso, los pediatras españoles recomiendan que el bebé duerma en una cuna cerca de la cama de sus padres hasta los seis meses como mínimo, edad que la Academia Americana de Pediatría eleva hasta el primer año.

Teniendo este dato en cuenta, y al igual que sucede con otros aspectos relacionados con la crianza de los hijos, el colecho es una opción personal de cada familia y como tal, no tiene fecha límite para ponerle fin, siempre que todos estén de acuerdo.

Es importante mencionar este dato porque muchos padres comienzan a sentir la presión social de tener que poner fin al colecho a partir de que su bebé cumple los seis meses, con el fin de evitar que se "malacostumbre" y no aprenda nunca a dormir solo. Pero colechar con el bebé tiene importantes beneficios para su desarrollo, entre ellos, favorecer su confianza, autoestima e independencia.

No obstante, si has tomado la decisión de pasar a tu bebé a su propia habitación, debes saber que entre los siete y ocho meses tiene lugar una etapa de ansiedad por separación, en donde los niños empiezan a mostrar angustia y temor cuando se alejan de sus figuras de apego.

Esto puede dificultad el proceso de adaptación a su nueva habitación, por lo que los pediatras suelen recomendar evitar cualquier cambio en esta etapa más sensible para el bebé, siempre que sea posible.

En cualquier caso, el hecho de que el bebé pase a dormir en su propia habitación no significa que los padres deban dejar de atender sus necesidades o acudir a su llamada si el bebé se despierta durante la noche.

La importancia de mantener unas rutinas de sueño saludables

Crear rutinas que se repitan diariamente antes de dormir contribuye a mejorar el sueño del bebé.

Así, por ejemplo, es recomendable que la hora de dormir sea siempre la misma, evitar que el bebé se sobreestimule antes de ir a la cama y procurar un ambiente confortable y acogedor de la habitación. El baño previo, un suave masaje y su muñeco de apego también pueden ayudar a relajar al bebé al final del día para que concilie mejor el sueño.

Y por último, y tal y como venimos mencionando a lo largo de todo el artículo, es muy importante satisfacer las demandas del bebé en todo momento, acompañándolo física y emocionalmente si se despierta, dándole seguridad y confianza y, sobre todo, siendo pacientes con sus ritmos y necesidades.

Temas
Inicio