Mi bebé empieza la escuela infantil, ¿cómo seguir con el Baby Led Weaning?

Mi bebé empieza la escuela infantil, ¿cómo seguir con el Baby Led Weaning?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El Baby Led Weaning (BLW) es un método de introducción de la alimentación complementaria en el que se ofrecen al niño diferentes alimentos (en su mayoría sólidos) y son ellos los que deciden qué comen, cuánto y cómo.

Aunque este método va ganando cada vez más popularidad, lo cierto es que en la mayoría de escuelas infantiles los bebés se siguen alimentando con purés (y es perfectamente válido).

Muchos de los padres a los que les gustaría llevar a cabo este método dudan de poder hacerlo si el bebé va tomar purés en la escuela infantil. ¿Pueden combinarse estos dos métodos de alimentación (método BLW mixto) o se hará un lío el bebé? ¿Hay algún beneficio en este o es preferible seguir un único método?

¿Qué entendemos por Baby Led Weaning (BLW) mixto?

El BLW es, como hemos comentado, un método de alimentación en el que ofrecemos diferentes alimentos al bebé, adaptados en forma y textura para su edad, y dejamos que sea él quien los coja y se los lleve a la boca. Aunque podemos ofrecer alimentos triturados y que el bebé los coja con la cuchara (podemos precargarla nosotros), la mayoría de alimentos que ofreceremos serán sólidos.

En la alimentación clásica con triturados, el adulto es quien da de comer al bebé, ofreciéndole en cuchara diferentes presentaciones trituradas: papillas o purés.

En ocasiones no podemos llevar a cabo un “BLW puro”, por ejemplo si el bebé tiene diferentes cuidadores y algunos no se sienten cómodos con el método o si acude a una escuela infantil donde la alimentación es a base de triturados, y hablamos entonces de BLW mixto.

¿Ofrece alguna ventaja el BLW sobre hacer sólo triturados?

Claro. El método BLW tiene ciertas ventajas sobre la alimentación con cuchara y triturados y, aunque no podamos hacerlo al 100%, los bebés sí obtienen muchos de estos beneficios:

- La primera gran ventaja es que estos bebés no tendrán dificultad con la transición a sólidos, pues formarán parte de su alimentación desde el inicio. Se sabe que, si se retrasa más allá de los 9 o 10 meses la introducción de alimentos semisólidos o menos triturados, puede haber problemas de alimentación.

- Otra ventaja clara es la flexibilidad: estos niños comerán tanto triturados como sólidos y pueden comer ellos solos o ser alimentados por el adulto.

- Por otro lado, ofrecer alimentos sólidos favorece el correcto desarrollo de estructuras de la boca.

- Cuando comen alimentos sin triturar, aprecian las diferentes texturas de los alimentos y sus sabores de manera individual.

- El BLW favorece su motricidad fina, cogiendo los alimentos preparados en función de sus habilidades (en forma de bastón al inicio, trocitos depsués)  y más adelante los cubiertos.

- Además, comer lo mismo que el resto de la familia les hace sentir incluidos y disfrutar del momento de la comida en familia.

- Por último, algunas familias muestran preocupación por si sus hijos no ingieren lo suficiente, pues es más difícil cuantificar la ingesta cuando ofrecemos sólidos. En el caso de BLW mixto, están más tranquilos pues saben que ya han comido un puré. Sin embargo, los estudios realizados hasta la fecha no han encontrado diferencias en las calorías totales ingeridas entre uno y otro método ni tampoco diferencias en nutrientes como el hierro, especialmente si toman frecuentemente alimentos ricos en hierro (método modificado BLISS).

¿Cómo organizo las comidas?

En este caso, dependerá un poco del horario que sigan los bebés en la escuela infantil. En algunos casos le darán sólo la comida, y en otros también se incluirá la merienda y/o el desayuno.

Yo recomiendo tratar de buscar varios momentos al día para practicar BLW y, siempre que sea posible, hacerlo en familia. Por ejemplo, podemos desayunar los juntos antes de ir al trabajo y escuela infantil: algo de fruta, un trozo de pan con tomate/aceite, aguacate, una tortita de plátano y avena, un poco de tortilla… También podemos ofrecer una merienda (más o menos grande en función e si ha merendado ya en la escuela) a la salida.

La cena también es un buen momento para practicar el método y para disfrutar de una comida juntos en familia, si bien debemos tratar de hacerlo a una hora temprana, para que no tenga demasiado sueño.

¿Qué alimentos ofrezco?

Hace ya mucho tiempo que las pautas de alimentación cambiaron y ahora, salvo contadas excepciones, pueden ofrecerse prácticamente todos los alimentos desde los seis meses. Debemos evitar leche de vaca (aunque pueden tomar pequeñas cantidades de derivados desde los 9 o 10 meses), sal, azúcar, miel, verduras de hoja verde ancha (acelgas, espinacas, borraja) y pescados grandes por su alto contenido en mercurio (tiburón, emperador, lucio y atún rojo).

Si hacemos BLW mixto debemos tener especial precaución con dos aspectos fundamentalmente:

- La leche. Sigue siendo el alimento principal hasta el año de vida. De hecho, se recomienda que al principio se de la leche antes de ofrecer la alimentación complementaria. En esta franja de los 6 a los 12 meses, deberían realizar al menos 4-5 tomas al día de lactancia materna o 500ml de leche de fórmula al día.

- Las proteínas. La cantidad de proteína animal que debemos ofrecer a los bebés desde estar más o menos controlada, pues hay estudios que relacionan una alta ingesta de proteína animal en la infancia temprana con obesidad. En la franja de edad entre 6 y 12 meses, las cantidades diarias recomendadas de proteína son 20-30g de carne o 30-40g de pescado o un huevo talla S. Por eso, es importante hablar con la guardería para saber cuánta proteína aproximadamente ha comido allí y cuánta podemos ofrecer en casa.

¿Cómo lo hago el fin de semana?

Muchos padres se plantean si continuar el plan de comidas que siguen los niños de lunes a viernes, es decir, triturados igual que en la escuela infantil (comida +/- merienda o desayuno) o mantener el BLW que hacen en casa.

Cualquiera de las 2 opciones es válida y puede funcionar. Los niños son capaces de distinguir que en casa comen sólidos y son ellos los que se gestionan y en la escuela les da puré un adulto. Por eso, no hay problema en que el fin de semana participen de todas las comidas con nosotros y no tomen triturados. De hecho, personalmente me parece una excelente oportunidad poder compartir con ellos todos estos momentos en la mesa.

Por otro lado, tampoco pasa nada porque una de las comidas que hagamos el fin de semana sea triturada y les demos un puré de igual manera que se lo ofrecen en la escuela. Recuerdo una vez más que si vamos a ofrecer proteína en diferentes momentos del día debemos controlar la cantidad total.

En cualquier caso, si hemos elegido una opción que nos parece que no funciona, podemos cambiar a la otra.

¿Qué deben tener en cuenta en la escuela infantil?

En principio, las pautas de alimentación deben ser las mimas tanto si se hace BLW en casa como si no. La Generalitat de Cataluña y la Fundación Española de la Nutrición han publicado documentos muy interesantes sobre la alimentación en comedor escolar.

Se sabe que es fundamental que se respete las señales de hambre y saciedad de los bebés, pues son perfectamente capaces de regularse. Sólo ellos saben cuando están llenos y no quieren comer más. Debemos desterrar la “última cucharadita”, “esta por mamá y esta por papá” y la tradicional cuchara que se convierte en avión.

También es importante respetar sus gustos, pues, al igual que nosotros, no todas las comidas serán de su agrado. En ocasiones, puede ser necesario probar un nuevo alimento hasta 15 veces antes de aceptarlo.

Debemos ofrecer, pero sin obligar, mostrando siempre cariño y actitud respetuosa.

En el caso de los niños que hacen BLW en casa puede suceder que quieren comer solos y se muestren reacios a que alguien les dé la comida. Podemos dejarles que cojan la cuchara precargada y acompañarles, o darles a ellos una cuchara y tener nosotros otra.

Es importante que escuela infantil y familia se comuniquen, en muchos aspectos, pero en la comida en particular, para tratar de hacer de este momento un rato placentero y de disfrute.

¿Podría hacerse BLW en la escuela?

El BLW es una alterativa perfectamente válida al método tradicional de triturados con cuchara como modo de ofrecer la alimentación complementaria. Sabemos que los niños que eligen este método crecen igual de bien que otros y no presentan más atragantamientos, según los estudios, siempre que los padres hayan recibido cierta formación.

Por ello, no veo inconveniente, desde el punto de vista médico, en que se realizase este método en las escuelas siempre que se hubiese formado al personal acerca de cómo llevarlo a cabo y cómo diseñar menús equilibrados y seguros. Un curso de primeros auxilios también sería interesante.

Sin embargo, logísticamente puede resultar más complicado en algunos casos dependiendo de la ratio bebés/adulto. En BLW es fundamental vigilar al niño mientras come, mirándole constantemente. Además, los bebés pueden tardar más tiempo en comer, pues juguetean con los alimentos (es normal y forma parte del proceso), a veces les cuesta cogerlo correctamente, lo mastican despacio... Y por último, es un método tremendamente sucio!

Temas
Inicio