Compartir
Publicidad
Publicidad

La comida casera sigue siendo mejor que los potitos industriales

La comida casera sigue siendo mejor que los potitos industriales
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La alimentación infantil en los primeros años, como ya hemos comentado alguna vez, es muy importante para el correcto desarrollo de los bebés y niños y sirve para sentar las bases de la salud futura.

Es por eso que siempre se recomienda que los bebés reciban alimentos lo más naturales posibles. Esta recomendación incluye el hacer los platos caseros, controlando nosotros los ingredientes frescos para que mantengan la mayor parte de sus propiedades.

De esta manera los potitos industriales quedan (o deberían quedar) relegados al momento puntual en que no hay tiempo o posibilidad de ofrecer una comida realizada en casa. Más cuando en un estudio reciente se concluye que no se puede garantizar una nutrición adecuada en el niño que habitualmente consume potitos industriales. El estudio ha sido realizado en el CAP Amadeu Torner de L’Hospitalet de Llobregat. Para llevarlo a cabo elaboraron purés caseros estándar (los que suelen recomendar los pediatras) y se realizó un análisis nutricional de estos purés y otro de purés comerciales de tres marcas diferentes que pueden encontrarse fácilmente en cualquier comercio de alimentación.

Por qué es mejor la comida casera

Se compararon valores como la energía que aportan cada uno, el contenido y la calidad de los carbohidratos, el contenido y las características de los lípidos y el contenido proteico y se extrajeron los siguientes datos:

  • Vieron que si se sustituyen los purés de fruta caseros por los tarritos de fruta el contenido en calorías aumenta significativamente (un 35% más de calorías), cosa que puede producir inapetencia para la próxima comida.
  • Comer habitualmente verduras con carne o pescado industriales hace que se ingieran bastantes menos calorías que con una papilla hecha en casa (nada menos que un 40% menos de energía).
  • Los potitos tienen menos grasas que la papilla casera, algo así como un 50% menos. Sin embargo, el porcentaje de grasas saturadas, que tienen una mayor carga aterogénica (capacidad de generar placas de ateroma en las arterias) es un 50-60% mayor.

Si un niño se alimenta sólo de potitos industriales...

comiendo-potitos.jpg

En caso de que a un niño se le ofreciera una comida únicamente con preparados industriales, la mayor parte de la energía vendría dada por el postre. Si se sigue una alimentación habitual con potitos, los niños reciben un aporte de hidratos de carbono de cadena larga inferior a lo recomendado (los que se aportan con el “plato principal”) y un exceso de hidratos de carbono simple (los que se aportan con el postre).

Los hidratos de carbono simples, para el que no los conozca, son los que se digieren más rápido, pasando al torrente sanguíneo en cuestión de minutos. Esto hace que el organismo deba segregar más insulina de lo habitual para trasladar el exceso de glucosa de la sangre a las células para que produzcan energía con esta glucosa.

En el momento en que un bebé (o una persona) toma demasiados hidratos de carbono simples las células son incapaces de seguir transformando glucosa en energía y estos hidratos se convierten en grasa, que pueden aumentar los triglicéridos en sangre o producir complicaciones cardíacas.

Resumiendo

Una vez más se vislumbran las carencias de los tarritos y potitos industriales y la necesidad de que los fabricantes trabajen en conseguir alimentos más nutritivos y equilibrados para nuestros hijos.

Estamos de acuerdo en que hoy en día hay poco tiempo para hacer la comida hasta para uno mismo y muchos padres recurren a estos preparados, pero debemos tratar de ofrecer a nuestros hijos una comida lo más saludable posible ya que están en un momento delicado de crecimiento y maduración de todos sus sistemas. De nosotros depende ofrecer un combustible adecuado.

Vía | Pequelia Más información | Pediatria Catalana Fotos | Flickr (traveling.lunas), Flickr (benklocek) En Bebés y más | Potitos o purés: salud y economía, Alimentar al bebé con potitos cuando estamos de vacaciones, Comprobar el azúcar que aportan los potitos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos