Publicidad

Cuidado con los alimentos de los peques en la playa

Cuidado con los alimentos de los peques en la playa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si entre los planes está disfrutar del verano en familia yendo a la playa, debes tener algunos cuidados básicos con los niños quienes son más propensos a sufrir el cambio de hábitos y de rutina. Por eso, es importante estar atentos a los alimentos de los peques en la playa.

En la playa la alimentación puede sufrir muchos cambios respecto a lo que acostumbramos a consumir en casa, por eso, los peques pueden verse afectados tanto por la calidad como por la cantidad de las ingestas durante el verano.

En la playa es más cómodo frecuentar los tradicionales chiringuitos playeros, donde podemos obtener preparaciones a base de pescados, bocadillos y ensaladas, pero nuestros cuidados deben extremarse para todo tipo de platos que contengan salsas o aderezos, así como también, carnes y vegetales, pues con las altas temperaturas la cadena de frío puede alterarse fácilmente aumentando el riesgo de contaminación de los alimentos.

Para que los alimentos sean seguros, es importante que las carnes y pescados estén bien cocidos y que los vegetales sean perfectamente higienizados antes de usarse para elaborar un plato.

Y si los peques son amantes de los helados y bocadillos, debemos tener mucho cuidado con los lugares donde se compren, intentando acudir a un comercio de confianza donde sepamos que el almacenamiento de salsas, aderezos y helados ha sido cuidado constantemente.

nino-playa

Por otro lado, debemos evitar las ingestas de gran tamaño y las comidas copiosas de los peques, pues las grandes cantidades de alimentos pueden entorpecer la digestión lo cual dificulta también la tolerancia al calor, algo fundamental en pleno verano.

Y por supuesto, debemos tener especial precaución con el agua que se bebe en la playa, pues en verano no pueden faltar líquidos en la dieta de los niños, pero éstos no pueden derivar de cualquier grifo, sino más bien es aconsejable emplear agua embotellada, fresca y de procedencia segura para hidratar a los peques.

Sólo un poco de cuidado con los alimentos de los peques en la playa pueden ahorrarnos molestias digestivas posteriores y otorgarnos unas vacaciones seguras y placenteras, por eso, en verano más que nunca ten cuidado con las preparaciones que los niños ingieren.

En Bebés y Más | Los niños comen menos en verano: algunas sugerencias Imagen | M.mate y Michael Bentley

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios