Compartir
Publicidad

Chucherías y cumpleaños en el colegio

Chucherías y cumpleaños en el colegio
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas me encontré una sorpresa en las notas que recibimos del colegio: el viernes siguiente los pequeños de tres años no debían llevar almuerzo porque un niño cumplía años y llevaba él el almuerzo para todos.

Enseguida pensé que seguro que había algo en ese menú que no iba a ser demasiado saludable. Es lo que suele pasar en los cumpleaños, aquellos que todos preparamos y celebramos con ilusión, y a los que mi hija evidentemente también acude, en nuestra compañía, y come y bebe bajo nuestra supervisión de lo que se ofrece en el cumpleaños.

Pero mi hija no va sola a un cumpleaños a comer y beber lo que le plazca, y especialmente si va a sustituir una comida del día con alimentos poco saludables. Como los que parece que acompañaron ese menú escolar “impuesto”, que me preocupé por preguntar antes.

Batidos de chocolate y zumos azucarados eran las bebidas, unas bebidas como sabemos muy poco recomendables y que mi hija no suele tomar nunca (como digo, sólo en las comidas familiares o cumpleaños a los que acude con nosotros, y nunca en grandes cantidades). Respecto a la comida, creo que también era dulce, uno bizcochos o pastelitos, no sé si tal vez bollería industrial, para añadir azúcares y grasas.

Cómo no, hubo bolsita de golosinas al final, aunque parece que se ha conseguido que estos regalitos no se abran en el colegio, con lo cual una vez en casa podemos seleccionar lo que le damos y lo que no.

En resumen, que mi hija llevó su “batido de leche” (le encanta beberse la leche en esos briks individuales con cañita) y su bocadillito, aunque evidentemente probaría el resto de comida y bebida en la clase.

Otras opiniones acerca de las chucherías

Estoy acostumbrada a oír que tarde o temprano va a probar todas esas chucherías. De hecho, contesto que ya las ha probado, pero cuando nosotros lo consideramos conveniente y en la cantidad que queremos.

También escucho que si no le dejamos tomar esos dulces los va a ansiar más, y aunque es cierto que le gustan y suele pedirlos, tenemos otros recursos saludables y también apetitosos con los que “compensar” y con los que ella se queda igual de feliz.

Pero lo que peor me sienta es que digan que no son tan malos. Cierto que todos hemos comido y “crecido” con estos batidos, zumos y chucherías, pero si su consumo, como señalan todos los expertos en salud y nutrición, ha de ser eventual y moderado, no me gustaría que mis hijas crecieran pensando que es algo de todos los días. Porque al fin y al cabo ¿cuándo no hay un cumpleaños o una fiesta…?

Además, está la cuestión que también comentamos hace un tiempo, de si hay niños que son alérgicos y se les ofrece algún alimento peligroso sin conocimiento de los padres. Y que esta costumbre se lleve a cabo también en las guarderías, con bebés, me parece inadmisible.

También me preocupa que sean los profesionales de la enseñanza y el ámbito escolar el que permita estos hechos, ojalá estuviéramos todos más concienciados acerca de la importancia de una buena alimentación.

En fin, que una de mis propuestas próximas será que me parece genial que se celebren los cumpleaños en el colegio, pero que si se quiere hacer un regalito a los niños de clase, que no sean comidas ni tentempiés que pueden no estar acordes a las costumbres de los pequeños, y si son chucherías, que no se abran en el colegio. También podemos optar por otras alternativas a las chucherías.

¿Tan difícil es de aceptar que queremos que los alimentos poco saludables para nuestros hijos sean cuantos menos, mejor? Y que somos nosotros quienes decidimos lo que comen.

Foto | Dragozov en Flickr-CC
En Bebés y más | Muchas chuches y poco cepillarse los dientes, Premiar con dulces a los niños, Las golosinas: ¿Cómo utilizarlas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos