Compartir
Publicidad

Excursiones cercanas con niños

Excursiones cercanas con niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque el calendario diga que el final del verano ha llegado, la realidad es que aún nos quedan muchas semanas de buen tiempo y, aunque no apetezcan tanto algunas actividades más típicamente estivales, para otras siempre hay un hueco en esta excelente época, ideal para disfrutar al aire libre. Las excursiones cercanas con niños son una buena opción para los fines de semana.

Se acabaron las vacaciones, ha empezado el colegio, pero muchas familias aún pueden disfrutar de las tardes libres y de los fines de semana. Tal vez el baño en el mar o en el río ya no apetezca tanto, pero... ¿por qué no aprovechar esos entornos naturales para disfrutar de una jornada divertida? ¿Y realizar actividad física ahora que no hace tanto calor? Además, los pueblos y las ciudades que tenemos próximas tienen mucho que ofrecernos.

La ventaja respecto a unas vacaciones en estos lugares es que para una salida corta no tendremos que buscar alojamiento y los preparativos tendrán que ser menos, aunque también hay algunos imprescindibles que no debemos olvidar. La cámara de fotos para inmortalizar lo bien que lo pasaremos, entre ellos.

niños ciudad

Excursión a la playa, al campo o la montaña

Vivamos donde vivamos, tendremos cerca alguna de estas opciones: playa, campo o montaña. Las posibilidades de estos entornos para pasar una jornada en familia y activar nuestro cuerpo físicamente son infinitas.

Muchos lugares, ya sea en la playa o en el campo, incorporan parques infantiles para disfrutar de los columpios, y las caminatas son una excelente opción en esta época, cuando no sean a pleno sol. Recorrer la orilla del mar mojándose los pies en las aguas ya no tan calientes es fabuloso. Pasear por la arena que ya no quema, una delicia.

Aprovechemos también para disfrutar de los múltiples juegos en la arena de la playa. Porque se trata de un escenario incomparable para el juego, incluso fuera del agua.

Por su parte, en el campo y la montaña tendremos múltiples recorridos a pie o en bicicleta, que habitualmente vienen señalizados en el lugar, aunque también podemos consultar en las webs de los lugares por si estuvieran recogidas las rutas apropiadas para el senderismo. Un carrito todoterreno o mochilas portabebés son los indicados para pasear o hacer excursiones por los lugares menos cómodos con un bebé.

Las zonas de picnic para hacer almuerzos, comidas o meriendas también son habituales. Las provisiones, como veremos después, no pueden faltar. Recuerda que hay que dejarlo todo igual de limpio que lo encontramos.

Las reservas de comida y sobre todo de agua para la jornada han de estar bien planificadas, pues de otro modo corremos el riesgo de deshidratación o de no tener la suficiente energía para disfrutar del momento.

Finalmente, no hay que olvidarse de que, aunque no haga tanto calor como hace unas semanas, existe el riesgo de deshidratación y algunos días las temperaturas suben, por lo que hay que cuidar estos aspectos. Calzado y ropa cómoda, loción contra los insectos... son otros elementos a tener en consideración.

Además, el sol sigue quemando, por lo que hay que proteger adecuadamente del sol a toda la familia, especialmente a los bebés y niños, de piel más sensible.

Museo niños

Excursión a pueblos y ciudades

Los pueblos y ciudades que nos rodean muchas veces son los grandes desconocidos para nosotros mismos. Esta época es una excelente oportunidad para conocerlos, tanto si se celebra en ellos algún acontecimientos especial (fiestas, actuaciones, deportes...) como si no.

En pueblos y ciudades, podemos detenernos en los parques públicos (que podemos encontrar gracias a recursos como Buscaparque.org), donde sin duda los niños estarán encantados de cambiar de escenario de juegos, disfrutando de nuevos columpios.

Pero no sólo los parques son interesantes, cada lugar tiene sus propios rincones con encanto, aparte de la oferta cultural y gastronómica que podemos disfrutar en familia. En este sentido, recomiendo echar un vistazo a la web del ayuntamiento o de turismo del lugar para localizar las actividades que pueden celebrarse y programar de este modo nuestra visita.

Teatro, música, circo, cuentacuentos, talleres, museos, degustaciones... son algunas de las actividades que los niños disfrutan. Las visitas a los museos, por ejemplo, pueden ser muy adecuadas para ellos si nos adecuamos a sus intereses y a su edad.

Muchos papás tienen reparos en acudir a ellos con sus hijos, pero en realidad casi cualquier museo les mostrará cosas interesante. Además, muchos de ellos tienen recursos y visitas adaptadas a los más pequeños, una buena manera de que disfruten del museo. Elegiremos las horas tranquilas, iremos a su ritmo y les animaremos a interpretar lo que ven. Aquí os dejamos otros consejos para visitar con niños un museo.

En ningún caso hay que olvidar que hemos de adaptarnos a las necesidades de los niños, a sus ritmos y horarios, y tengamos presentes los consejos de seguridad para no bajar la guardia. Así, estos días de excursiones cercanas con niños quedarán en nuestro recuerdo como unas fabulosas experiencias.

Fotos | mikebaird, Pink Sherbet Photography y Franklin Park Library en Flickr En Bebés y más | Especial verano con niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos