Síguenos

pre_embarazo

Desde el mismo momento en que se considera la posibilidad de un embarazo tienes que empezar a cuidarte. Además de por tu propio bien, tu cuerpo debe estar sano pues tendrá por delante una importantísima misión: la de crear una nueva vida.

Albergará durante nueve meses a tu bebé, por ello es necesario que comiences a cuidarte desde antes de quedar embarazada o que extremes los cuidados si ya lo hacías. Los especialistas consideran fundamental para el buen desarrollo de la gestación que la mujer goce de buena salud al momento de quedar embarazada.

Si planeas buscar un bebé hay ciertas recomendaciones que no puedes pasar por alto, como por ejemplo:

● Lo primero que debes hacer es acudir a una consulta médica pre-concepción. Es una costumbre que no está muy extendida pero es sumamente conveniente. Recomiendan hacerlo unos tres meses antes de empezar a buscar el embarazo pues los médicos consideran que esta visita es tan importante como los controles prenatales. En ella tu ginecólogo te revisará para comprobar que está todo en orden para afrontar un embarazo e indagará tu historia clínica para detectar posibles riesgos en el embarazo.

Aspectos como el peso, la edad, enfermedades, intervenciones previas o si tomas algún medicamento son datos que el especialita debe conocer para ayudarte a planear un embarazo saludable. Es muy probable que te realice estudios para analizar tu estado de salud general por si necesitaras algún complemento vitamínico.

En dicha consulta, el ginecólogo recomendará, si fuera necesario, una consulta con un genetista. Las parejas que cuenten con antecedentes de algún familiar con un defecto congénito conocido serán sometidas a un estudio genético que permitirá identificar el grado de riesgo de transmitirle el defecto al bebé.

● Seguramente el ginecólogo te indicará que empieces a tomar una dosis diaria de ácido fólico, una vitamina esencial para prevenir defectos del tubo neural en el bebé. Cuando te enteras que estás embarazada ya puede ser tarde para prevenir algún defecto congénito como la anencefalia o la espina bífida, ya que la formación del tubo neural se produce en las primeras semanas de gestación cuando aún desconoces que estás embarazada. Si no lo has tomado antes, ni bien sepas de tu embarazo debes comenzar a hacerlo.

No puedes tomar ningún medicamento si planeas quedar embarazada, salvo los que sean prescriptos por tu médico en las dosis indicadas. La mayoría de los medicamentos están contraindicados durante el embarazo ya que algunos pueden producir un crecimiento anormal de las celulas fetales. Si sigues algún tratamiento (también homeopático) deberás comentárselo al médico en la consulta pre-embarazo.

● Por supuesto, debes dejar de lado el tabaco y el alcohol (y por supuesto cualquier otro tipo de droga). En estas páginas nos hemos cansado de señalar los graves consecuencias que pueden causar en el feto el consumo de estas sustancias, incluso por parte del padre. Desde mayores posibilidades de que el bebé desarrolle graves enfermedades, crecimiento intrauterino retardado, riesgos coronarios hasta retraso mental por nombrar algunos de los efectos que pueden causar.

● La alimentación es un capítulo especial dentro de la planificación del embarazo. No es necesario comer más, sino comer mejor. La alimentación deber ser completa y variada, aumentando de forma moderada el consumo de frutas, verduras, cereales, legumbres y pescados. Debes empezar a reducir el consumo de grasas, así como alimentos con exceso de azúcar. Con respecto a estos últimos, los niveles de azúcar en sangre, hay investigaciones que sugieren que son la clave para determinar el sexo del bebé, por lo cual decantarse por ciertos alimentos en la dieta previa a la gestación podría influir en la elección del sexo.

Los buenos hábitos alimentarios deberían ser una constante durante toda la vida, pero antes y a lo largo del embarazo son especialmente importantes, tanto por tu propia salud como por la de tu bebé.

El ejercicio físico también es primordial para estar en forma y para que el peso esté controlado al momento de quedar embarazada. No se recomienda la práctica de deportes violentos, pero una práctica moderada es beneficiosa tanto para la madre como para el futuro bebé.

● Por último, el papá también cuenta. No es sólo la madre quien debe adoptar buenos hábitos. Ya he comentado arriba que el alcohol y el tabaco consumido por el padre influye en la salud del futuro bebé, pero la alimentación en el hombre es igualmente importante, debe comenzar a ingerir nutrientes esenciales para generar espermatozoides sanos que den lugar a hijos sanos.

Esperamos que estas recomendaciones te ayuden a planificar un embarazo sano. Además, no lo he dicho porque se presupone, pero otro importante consejo, diría yo que el más significativo, es que la pareja también goce de buena salud emocional. En definitiva, hablamos de crear una vida, fruto del amor y entendimiento entre dos personas.

En Bebés y más | La importancia de la consulta médica antes del embarazo
En Bebés y más | Acido fólico: vitamina esencial
En Bebés y más | ¿Te acabas de enterar que estás embarazada? Diez acciones que debes hacer de inmediato
En Bebés y más | La alimentación previa al embarazo puede influir en el sexo del bebé
En Bebés y más | El peso corporal y la actividad física de la futura mamá, condicionan al recién nacido
En Bebés y más | Los padres fumadores también afectan al feto
En Bebés y más | Alimentación y espermatozoides

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario