Sigue a

pareja

Es cierto que en algunos casos el embarazo se da rápidamente, casi como por arte de magia, “a la primera”, como quien dice. Pero en otros muchos casos, diría que en la mayoría, la tarea no es tan sencilla. Los factores que influyen en la concepción de un bebé son muy variados y muy variables, dependen de un montón de circunstancias. Hay algunos que no podemos controlar pero otros que sí. Hablaremos a continuación sobre estos últimos.

Si estás pensando en tener un bebé, después de seguir los consejos sobre cómo prepararse para el embarazo, debes saber que existen ciertas técnicas que si se pones en práctica correctamente pueden ayudarte a aumentar las posibilidades de lograr el embarazo. Toma nota:

● Lo primero y muy importante es reconocer el ciclo de fertilidad de la mujer. Identificar los días de máxima fertilidad es clave para conseguir el embarazo.

Existen varias formas de conseguirlo:

1. El calendario de ovulación: hemos presentado en el blog varias formas de crear un calendario de fertilidad para registrar los días en que es más probable quedar embarazada. Llevar un control de los ciclos menstruales es primordial para ubicar el período fértil. Ayuda mucho que la mujer tenga periodos regulares, que se repitan todos los meses con la misma frecuencia (entre 28 y 32 días).

2. Método Billings: es un una forma de regulación natural de la fertilidad que no requiere ningún tipo de conteo rítmico, toma de temperatura, drogas ni aparatos. Está basado en la observación de las secreciones vaginales. Dependiendo de su color y consistencia enseña a la mujer a indentificar sus días de máxima fertilidad a través del moco cervical aunque no presente ciclos menstruales regulares.

3. Método sintotérmico: es también un método natural basado en la variación de la temperatura corporal de la mujer. Tomando la temperatura basal cada mañana a la misma hora por vía rectal o bucal durante 5 minutos, la ovulación se produce durante los días que se nota un aumento de entre 2 y 5 décimas. Se recomienda realizarlo durante dos o tres meses previos para reconocer tus propias variaciones.

4. Siempre se puede recurrir a dispositivos de control de fertilidad como los tests de ovulación capaces de detectar el período de ovulación a través del incremento de la Hormona Luteinizante (LH) en la orina de la mujer.

● Una vez que se identifican los días más fértiles, otro aspecto muy importante es cuándo deben tenerse relaciones sexuales para favorecer la concepción.

Los especialistas recomiendan tener relaciones un día antes y un día después de la ovulación. Hacer el amor todos los días o varias veces al día no implica una mayor posibilidad de quedar embarazada y a veces sólo produce un deterioro de la calidad del esperma. La frecuencia ideal es cada 2 o 3 días teniendo en cuenta que los espermatozoides pueden sobrevivir en la vagina hasta 72 horas.

● Cómo hacer el amor también influye. Las posturas sexuales son muy importantes. Por supuesto, hay razones lógicas que hacen que las posturas de pie o aquellas en las que la mujer está encima del hombre no sean las más adecuadas por una cuestión de gravedad.

El objetivo es que el esperma penetre lo más cerca posible del cuello del útero. La regla primordial es esa. El juego puede ser muy divertido y variado pero para lograr el embarazo debe cumplirse esa premisa básica. Una de las posiciones sexuales más efectivas es la clásica postura del misionero (la mujer abajo y el hombre arriba), aunque la de la plegaria (el hombre detrás o encima de la mujer) y recostados de lado con el hombre detrás de la mujer también favorecen una penetración profunda.

● Existen además pequeños truquillos que hemos dado en su momento, que no están comprobados científicamente, pero dicen que ayudan y tampoco se pierde mucho por ponerlos en práctica. Son, por ejemplo, colocar una almohada debajo de la cadera para elevar la pelvis o quedarse recostada durante una hora después de hacer el amor para facilitar el viaje de los espermatozoides hacia el óvulo.

● Por último, y no por eso menos importante, es el consejo de tomarse la búsqueda del embarazo con tranquilidad y paciencia, no como una carrera. Como dije antes, son muchos los factores que influyen en la concepción (edad, estrés), incluidos los emocionales. No se trata de una regla matemática, por eso, ten en cuenta que obsesionarse es contraproducente pues da lugar a frustraciones. Es normal que una pareja sana esté buscando el embarazo naturalmente durante un año o un año y medio, incluso a veces hasta dos años.

En Bebés y más | Consejos para lograr el embarazo
En Bebés y más | Cómo reconocer tu período de máxima fertilidad
En Bebés y más | Métodos naturales de fertilidad, Billings o Sintotérmico
En Bebés y más | Fertilfacil, para conocer tus días fértiles
En Bebés y más | Calendario de fertilidad on line
Posiciones sexuales que favorecen la concepción del bebé
En Bebés y más | La obsesión por quedar embarazada
En Bebés y más | Quedarte embarazada

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario