Compartir
Publicidad

Una estudiante graba la reacción de la gente al decirles que son guapos: tenemos que trabajar la autoestima de nuestros hijos

Una estudiante graba la reacción de la gente al decirles que son guapos: tenemos que trabajar la autoestima de nuestros hijos
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una estudiante de 18 años llamada Shea Glover decidió hacer un experimento social que publicó en mayo de este año y que se está viralizando gracias a BoredPanda, cuya intención era saber cuál era la reacción de la gente al decirles que son guapos (en realidad les decía "beautiful", que podríamos traducir como bellos o hermosos).

Primero les preguntó si podía hacerles una foto y una vez empezaba a grabarles les explicó que lo que hacía en realidad era hacer fotos de las cosas que consideraba hermosas. El vídeo es fabuloso, porque podemos ver al instante la reacción de la gente al decirles que les consideraba guapos. Y no solo por eso, sino porque se pueden extraer muchas conclusiones más, entre ellas la que os digo en el título: desde ya, tenemos que empezar a trabajar la autoestima de nuestros hijos.

El experimento de Shea Glover

Ella explica que no era esa la idea, sino simplemente captar la belleza de la gente... sin embargo, el hecho de explicarlo en el momento de la filmación hace que lo curioso no sea eso, sino el gesto, la mueca, la sonrisa, la vergüenza, el sentirse bien o el sentirse desubicado o incluso engañado:

Por esto tenemos que trabajar la autoestima de nuestros hijos

Esta frase: "por esto tenemos que trabajar la autoestima de nuestros hijos" tiene muchas lecturas posibles. Una de ellas es la que se desprende de la sensación que tenemos todos al ver el vídeo de que muchos sienten que les está engañando, que no lo dice en serio. Quizás es porque vivimos en una sociedad que da demasiada importancia al aspecto físico y no nos damos cuenta de que una simple sonrisa, unos ojos alegres, una mirada amable puede ser suficiente para demostrar que alguien es bello, hermoso, "beautiful".

Pero no nos equivoquemos. No tenemos que decir a nuestros hijos que son los más guapos del mundo, ni que son los mejores. Mucha gente exagera las alabanzas hacia sus hijos, sobrevalora sus éxitos pensando que eso les hará tener más confianza en sus posibilidades y lo que están haciendo es crear una personalidad basada en una mentira que en el futuro podría girarse en su contra en forma de frustración. Frustración por ver que en realidad no es capaz de hacer todo lo que cree que puede hacer, por ver que otros logran lo mismo que él con el mismo o menor esfuerzo y por ver que pueden no ser infalibles.

1366 2000

Lo que tenemos que hacer es trabajar su autoestima desde el cariño, desde el amor, desde el tiempo con ellos. En realidad no hay que hacer nada especial, sino simplemente tratarles con respeto e incluirles en nuestras vidas:

  • Que formen parte de nuestras vivencias: nada de dejarlos cada fin de semana con tíos, abuelas o amigos para salir por ahí o de viaje.
  • Pasar tiempo con ellos: que sepan que dedicamos parte de nuestro tiempo en jugar con ellos, leerles cuentos, explicarles historias, etc.
  • Escucharles: que sientan que su opinión es importante para nosotros.
  • Negociar con ellos: para llegar a acuerdos, para que aprendan a pensar.
  • Dejarles tomar decisiones: si todo lo elegimos por ellos, nunca tendrán la posibilidad de equivocarse por ellos mismos, y sin error, no hay oportunidad para aprender.
  • Permitir que sean autónomos: no haciéndoselo todo, sino dejando que "se espabilen", que prueben en base a lo que aprenden y que vayan creciendo.
  • Decirles que les queremos mucho: que sepan lo importantes que son para nosotros y cuánto les queremos y lo felices que somos por tenerles en nuestras vidas.
  • No poner el amor en jaque: nunca, nunca, hacerles creer que nuestro amor depende de lo que hagan o dejen de hacer... o sea, nada de "si no haces esto no te querré" y nada del "pues vete de casa si quieres, ahí está la puerta". Deben saber que hagan lo que hagan, siempre les vamos a querer (aunque deben saber que hay cosas que harán que no nos gustan).

En definitiva, debemos ayudarles a trabajar su autoestima mediante el amor, mediante el saberse acompañados, queridos y parte de una familia en la que son uno más, igual de importantes que el resto, y no menos. Solo así se enfrentarán al resto del mundo con confianza en sí mismos (o sí mismas) y capaces de mirar a una cámara y, ante la frase de "estoy haciendo fotos de las cosas que me parecen hermosas", sonreír y agradecer esas palabras, devolviendo un hermoso momento de alegría y sinceridad.

Foto | iStock
En Bebés y más | La autoestima también se hereda: si no te gustas, tu hija tampoco se gustará, ¿Estamos creando niños narcisistas?, Las alabanzas exageradas pueden ser contraproducentes en niños con baja autoestima

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio