Compartir
Publicidad
¿Quieres mejorar la vida sexual con tu pareja? Comparte el cuidado de los hijos
Ser Padres

¿Quieres mejorar la vida sexual con tu pareja? Comparte el cuidado de los hijos

Publicidad
Publicidad

Es uno de los aspectos que se ven afectados tras el nacimiento de un bebé, cuando de repente quienes eran pareja y amantes se convierten exclusivamente en padres. Todo lo demás parece desaparecer, o al menos descender varias posiciones en la escala de prioridades. Tranquilos, lo normal es que el deseo sexual vuelva a ir ascendiendo puestos conforme pasan los meses y nos adaptamos a la vida familiar con el bebé. Pero puede haber algo que hagamos y que ayude a ese fin.

Si quieres mejorar la vida sexual y, en general, la relación con tu pareja, compartid el cuidado de los hijos en la medida de lo posible. Según una reciente investigación, las parejas igualitarias que comparten entre el 40 a 60 por ciento de los deberes de cuidado de niños (desde la lectura de cuentos a la hora de dormir, el cambio de pañales, los juegos en el parque...) no sólo tienen relaciones de mayor calidad que las otras parejas, también tienen las mejores vidas sexuales.

Estas parejas igualitarias tuvieron menos discusiones, algo que podría resultar contradictorio si pensáramos que, al ocuparse solo uno de los niños, el otro no tiene nada que decir o no se inmiscuye en esa "tarea" del cuidado. Pero claro, es que precisamente podrían venir discusiones porque al miembro de la pareja que menos cuida a los niños no se le deja interferir, o discusiones por cualquier otro motivo que no sea la crianza de los hijos y que nos aleje de la pareja (porque no compartimos un trabajo fuera de casa o dentro de casa, podemos entender peor al otro miembro, ya que es más difícil ponernos en su lugar).

Las parejas que comparten más perciben que tienen relaciones de mayor calidad y una mayor satisfacción en cuanto a su vida sexual, aunque el número de relaciones fuera similar en todas las parejas, también en las "tradicionales" donde la mujer es la principal responsable de las tareas domésticas y el cuidado de los niños. Pero en todos esos casos "tradicionales" e vio una menor satisfacción en cuanto a la relación de pareja y a la vida sexual.

Un aspecto curioso del estudio es que en el caso de familias "tradicionales inversas", es decir, donde los hombres se encargan de la mayor parte del cuidado de los niños y las mujeres trabajan fuera de casa, estaban más satisfechos que las parejas tradicionales, excepto en un área: los hombres en estos casos tendían a evaluar la frecuencia de las relaciones sexuales en el nivel más bajo de satisfacción.

El trabajo fue liderado por Dan Carlson, sociólogo de la Universidad Estatal de Georgia y coautor del informe que acaba de ser presentado en la conferencia anual de la American Sociological Association (Asociación Americana de Sociología, Chicago, Estados Unidos).

Pareja cuidando a los hijos

Según el sociólogo, se ha visto a lo largo de las últimas décadas en Estados Unidos que la frecuencia de las relaciones sexuales ha disminuido en todos los tipos de familias, excepto en este modelo igualitario, que ha aumentado. En la actualidad, parece ser que una distribución separada del trabajo en el hogar y fuera de él, sin compartir tareas, es un fuerte predictor de divorcios.

Eso sí, este estudio solo se centra en parejas heterosexuales, cerca de 500 parejas de la encuesta MARS sobre Relaciones y Estado Civil de 2006. Tampoco tuvo en cuenta cuidados como dar la comida al bebé o bañar a los niños, sino más bien pasar tiempo jugando con ellos, supervisarlos y vigilarlos, por lo que sería interesante ampliar el espectro de datos analizados.

Pero es significativo que las conclusiones muestran diferencias respecto a otros estudios similares hace un par de décadas, lo cual lleva a Dan Carlson a concluir que hemos mejorado en cuanto a lo que significa la igualdad de géneros. Otro estudio del autor en 2014 apuntaba en esta misma dirección.

Es decir, que, en la actualidad, la tendencia en la opinión pública es cada vez más de rechazo a que el hombre y la mujer actúen en esferas separadas tradicionales, mientras que se avanza hacia abrazar la responsabilidad compartida, tanto para el trabajo remunerado como para el no remunerado.

La brecha que existía hace décadas entre los roles de la mujer y del hombre en el hogar se han reducido y aunque en la mayoría de familias sigue siendo la mujer la mayor responsable de las tareas y el cuidado de los hijos, la diferencia respecto a lo que hace el hombre es mucho menor, que ahora pasa más tiempo con los hijos y en casa.

Es probable que las personas que sienten que la división del trabajo es justa, tengan un vida familiar más positiva en sus relaciones y vida sexual (lo cual no quita que haya parejas "tradicionales" que consideren que su rol es justo y también estén satisfechos, aunque esto no se refleja en el estudio del que os hablamos hoy).

Este mismo año, una encuesta en Estados Unidos realizada entre hombres y mujeres de 18 a 32 años de edad concluía que, entre las personas con formación universitaria, el 63% de los hombres y el 62% de las mujeres dijeron que tenían la intención de compartir por igual los derechos de trabajo y el hogar con sus parejas. Para aquellos con un nivel de educación secundaria, el 82% de los hombres y el 59% de las mujeres dijeron que tenían la intención de formar este tipo de uniones igualitarias.

Según esta investigación, se le augura una mejor vida familiar y sexual a las parejas que decidan compartir las tareas domésticas y del cuidado de los hijos. Las parejas que estén convencidas de que eso es lo mejor se encontrarán más satisfechas con ellas mismas, incluso superando las duras exigencias de los trabajos fuera de casa y las escasas facilidades de las políticas de conciliación.

Fotos | iStock
Vía | Washingtong Post
En Bebés y más | La sexualidad en el postparto, Las relaciones sexuales durante la lactancia materna

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio