Compartir
Publicidad
Publicidad

Que parezca simpático no quiere decir que lo sea: un león marino caza a una niña y la tira al agua

Que parezca simpático no quiere decir que lo sea: un león marino caza a una niña y la tira al agua
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya no voy a los zoos. Me gustan los animales, pero no me gusta verlos en un hábitat que no es el suyo, y sobre todo no me gusta ver a la gente haciendo tonterías para conseguir una foto o una reacción de tal o cual animal. Un cartel dice que no lo alimentes, pero da igual, siempre hay alguno lanzando comida para que se le acerque y lo pueda inmortalizar con su móvil.

En este caso también había carteles, pero de nuevo, "las normas están para saltárselas", supongo. Así conseguimos un vídeo y una experiencia más divertida, que oye, estamos de viaje: a disfrutar. Suerte que el animal no se salió con la suya, pero podría haber acabado en tragedia: un león marino caza a una niña y la tira al agua.

Le dieron de comer

Según leemos en El Periódico, sucedió en el puerto Steveston, en Richmond, Canadá. Una familia de turistas fueron el sábado a visitarlo sin saber que se llevarían el peor susto posible.

Asomados, mirando al mar, recibieron la visita de un león marino, una bonita foca a ojos de quienes las han visto, sobre todo, en las películas de animación. Vamos, que parecen de lo más simpático e inofensivo porque en Buscando a Dory son de lo más graciosas, cuando en realidad son animales que solo tratan de conseguir alimento.

Todos estaban muy contentos y felices de haber visto al animal, y hasta hubo quien le echó algo de comer. Entonces la niña, que ya había recibido un aviso de la foca saliendo del agua, decidió sentarse dándole la espalda y quedando a su alcance.

De un salto, la agarró con la boca y la tiró al agua, donde quizás no pudo con todo su peso para sumergirla y llevársela consigo. El padre saltó corriendo para salvarla, en un instante breve en el que nadie acabó herido, pero sí con un susto que seguro que les amargó el día.

"No alimenten a los animales salvajes"

Varias señales en la zona del paseo del puerto ruegan a los turistas que no den de comer a los animales. ¿Las consecuencias? Ya las veis. Se acercan y, ya que son alimentados, piden más. El presidente de la Autoridad del puerto, Robert Kiesman, ha sido tajante al respecto al ser preguntado sobre el incidente: "Nadie iría a darle un sandwich a un oso pardo si se lo encuentra en el monte, ¿verdad?. Es un comportamiento imprudente y estúpido".

Es genial hacer turismo. Es increíble poder ver animales en su hábitat natural. Es bonito hasta grabarlos para tener un recuerdo. Pero más bonito es llegar todos a casa sanos y salvos, y no con una mordedura de animal salvaje, o peor, con alguna vida por lamentar.

En Bebés y más | Zoo, ¿si o no?, Por un planeta sin maltrato animal: los niños hacen lo que ven, Algo bello está ocurriendo en este refugio de animales: los niños les leen a los perros abandonados

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos