Publicidad

¿Matarías a un bebé... si fuera Hitler?

¿Matarías a un bebé... si fuera Hitler?
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace unos días el New York Times sorprendió a todos sus lectores con una encuesta muy banal a simple vista, pero muy válida como experimento sociológico: "Dear Reader: Could You Kill a Baby Hitler?". Algo así como "Si pudieras viajar en el tiempo, ¿matarías a Hitler cuando era bebé?".

La pregunta se acompañó del hashtag de Twitter #BabyHitler, que llegó a ser Tendencia. ¿Los resultados? Son los que todos podemos esperar, pero vale la pena comentarlos un poco, simplemente para ofrecer mi opinión y para que vosotros también nos deis la vuestra.

Qué dijo la gente que haría

La pregunta tenía solo 3 posibles respuestas: "Sí", "No" y "No estoy seguro/a". Los resultados, según explican en 20 minutos, fueron los siguientes:

  • El 42% de los que participaron dijo que sí mataría a ese bebé.
  • El 30% contestó que no lo haría.
  • El 28% restante comentó que no sabría qué hacer.

Esto quiere decir que no sabemos en realidad qué haría la mayoría de la gente, porque en el 28% habrá gente que acabaría haciéndolo y gente que acabaría por no hacerlo. En cualquier caso, de los que tienen clara la respuesta, son bastantes más los que tienen claro que sí lo harían que los que no lo harían.

¿Qué harías vosotros?

Pensad en lo que hizo Adolf Hitler, pensad que se le atribuye la muerte de diecisiete millones de personas por causas raciales, pensad en los campos de concentración y en todo el sufrimiento que generó su causa. Pensando en todo ello, hasta yo diría que sí.

Pero luego mirad la foto de arriba, la de un bebé cualquiera, como podría ser el pequeño Adolf semanas después de llegar al mundo. Estáis en el año 1889 y tenéis a este bebé en brazos. ¿Pensáis en lo que hará? ¿Quizás merezca una segunda oportunidad? ¿Seremos unos héroes si acabamos con él o quizás unos asesinos, igual que él?

Y eso es lo que a mí, personalmente, me lleva a ubicarme en el "No". No, yo no mataría a un bebé, ni aunque fuera Adolf Hitler. Ahora bien, si tuviera la posibilidad de viajar en el tiempo y de tener a ese bebé en brazos, me ubicaría en el "Not sure" (no estoy seguro) y en cuanto pudiera lo secuestraría. Está claro que secuestrar a un bebé es un acto deleznable, pero puesto en la tesitura de matarle, prefieriría no hacerlo y llevármelo conmigo. Y ante la opción de simplemente no hacer nada, no me perdonaría jamás ver sus actos y todo lo que hizo, pensando que pude evitarlo.

¿Y qué haría con él?

Pues tratarle como a un hijo y educarle del mismo modo que educo a mis hijos: con cariño y respeto, con humor y con amor, con mis lógicas imperfecciones, pero tratando sobre todo de hacer de él una persona de bien. Hitler fue un niño cuyo padre le azotaba a menudo, y un niño que quería ser artista, pintor para más señas, mientras su padre se negaba a que fuera esa su vida, instándole y obligándole a que fuera funcionario, como lo era él.

No quiero decir con esto que acabara siendo quien fue por culpa única y exclusivamente de su padre, pero intervino de manera activa en su carácter y en sus elecciones, porque un día decidió que no iba a darle a su padre el placer de sufrir cuando éste le pegara y a partir de ese momento nunca más se quejó visiblemente ante él. De igual modo, optó por no estudiar, por sacar malas notas, solo porque su padre quería que tuviera buenas calificaciones para poder ser agente de aduanas, como él.

Le daría una segunda oportunidad y estoy seguro de que no acabaría siendo la persona que llegó a ser. ¿Y vosotros/as?

Foto | iStock
En Bebés y más | Por qué pegar a los niños es un mal negocio (para lo niños), "Nunca hay justificación para pegarle a un niño". Entrevista al psicólogo Ramón Soler, Cinco pasos básicos para criar en positivo y sin castigos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir