Compartir
Publicidad
Publicidad

Más de la mitad de los abuelos cuidan a sus nietos casi todos los días

Más de la mitad de los abuelos cuidan a sus nietos casi todos los días
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una investigación realizada por FAD y Obra Social Caja Madrid titulada "Abuelos y abuelas... para todo" pone de manifiesto que los abuelos se han convertido en el colchón protector de muchas deficiencias sociales y que su implicación en el cuidado de los nietos es lo que permite a muchas familias mantener su nivel de vida.

Según datos del IMSERSO, más de un 50% de los abuelos/as cuidan a sus nietos casi todos los días, y el 45% casi todas las semanas.

Y no son sólo las abuelas. Los abuelos comienzan a atender a los nietos con más frecuencia que las abuelas, pero las abuelas los cuidan más tiempo: 6,2 horas al día las mujeres y 5,3 horas los hombres.

El papel de los abuelos ya no es el de "malcriar" a los nietos sino que han tenido que asumir la responsabilidad de educarlos, aún a pesar de enfrentamientos con los hijos porque consideran que se entrometen demasiado.

La situación lleva a muchos abuelos a sentirse agobiados por el cuidado de los nietos que en ocasiones sobrepasa sus capacidades físicas y psicológicas, lo que se conoce como el síndrome del abuelo esclavo, y que nos lleva a pensar si deben cuidar los abuelos de nuestros hijos.

Los abuelos son conscientes de la situación complicada que viven sus hijos y quieren dar una mano porque disfrutan de estar con sus nietos, pero reclaman la necesidad de imponer límites claros a sus obligaciones.

Hay una contradicción de sentimientos. Por un lado, la satisfacción de cuidar de los nietos y por el otro la excesiva responsabilidad que ello supone.

Según las conclusiones de la investigación,

La delgada línea divisoria entre ambos sentimientos viene marcada claramente por la clase social. En familias donde los recursos económicos son escasos (y no hay posibilidad de contratar canguros o guarderías) los padres delegan excesivamente en los abuelos y abuelas que afirman sentirse “angustiados” y “utilizados”. Mientras que en las familias más acomodadas es frecuente la queja de los abuelos por no poder ver a sus nietos tanto como desearían, en familias con recursos más escasos es mayoritario el sentir que son “esclavos de sus responsabilidades” o que “tienen la vida hipotecada”.

La relación abuelo-nieto es muy enriquecedora para ambos, un vínculo del que deberían disfrutar sin agobios, aunque el ritmo de vida actual esté haciendo todo lo posible porque no sea así.

Vía | Peques y más Foto | jaaron en Flickr Más información | FAD En Bebés y más | Guardería o abuelos: ¿con quién dejar a nuestros hijos hasta el colegio?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos