Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo que molestan los bebés que lloran

Lo que molestan los bebés que lloran
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empezaré esta historia contando un caso personal que me sucedió hace un par de años. Estábamos de viaje en París con mi bebé de seis meses, y por la noche, en el hotel, se despertó llorando en varias ocasiones. A los vecinos de habitación les molestaron bastante los llantos del bebé.

El caso es que la reacción de los susodichos fue la de dar alaridos, diciendo hasta lo que entendí que a ver si hacíamos callar al bebé, junto a algunos improperios desaforados. Podéis imaginar cómo nos sentimos, sólo nos faltaba esa situación para añadir a los nervios propios y la impotencia de ver cómo no había manera de que el bebé se calmara.

Lo cierto es que podíamos haberles respondido a los vecinos de hotel de una manera tan educada como hicieron ellos, pero no me pareció adecuado aumentar el escándalo. Al día siguiente tuve ganas de tocar la puerta o cruzármelos por el pasillo, pero el asunto se quedó ahí.

La noche siguiente, mi bebé volvió a llorar, pero no hubo respuesta, imagino que los comprensivos huéspedes se habrían ido del hotel o pedido un cambio de habitación. Me alegro.

Me he decidido a comentaros este hecho a raíz de leer en De mamás y papás un suceso similar:

La semana pasada, Valeria, la hija de dos años de mi amiga Marta, se despertó en mitad de la noche llorando por una pesadilla. Como les ocurre a muchos niños, siguió con sus llantos pese a los intentos de su madre de consolarla. Al rato, unos vecinos empezaron a golpear la pared. Por la mañana, la portera del edificio hizo constar la protesta, en nombre de toda la comunidad, por los llantos, y conminó a Marta a intervenir más rápido la próxima vez.

¡Una comunidad en pleno protestando por el llanto de un bebé! Como si se tratara de una fiesta o de tener el volumen de la televisión demasiado alto… Curiosamente, estos hechos también sucedieron en París, donde parece ser que la tolerancia frente al “jaleo infantil” es mínima.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo que molestan los bebés en bodas, en hoteles, en aviones… Y coincidiréis conmigo en que, a no ser que vivamos aislados o en casas independientes, los bebés se oyen llorar de una vivienda a otra.

No digo que no sea molesto en determindas ocasiones, léase desvelo o interrupción de la sesión de cine en casa, pero de ahí a protestar o enfadarse… He oído el llanto de bebés antes y después de tener a mis hijas, y jamás se me ha ocurrido llamar la atención a los vecinos de ningún modo, del mismo modo que espero que nadie lo haga en nuestro caso.

Me parece penosa esa actitud, me hace preguntarme en qué mundo vivimos, qué clase de personas pueden protestar de ese modo ante los llantos de un bebé, la falta de empatía de nuestra sociedad y si se nos olvida que alguna vez fuimos niños. A esas personas las invito a trasladarse a un pueblo sin niños, qué tristeza.

Más información | De mamás y de papás
Foto | Phillie Casablanca en Flickr-CC
En Bebés y más | Women Child-free: mujeres libres de hijos. “La maternidad es el caviar emocional de los pobres”, “No Kid. 40 buenas razones para no tener hijos”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos