Compartir
Publicidad
Publicidad

Libro: "No llores más" de Sheila Kitzinger

Libro: "No llores más" de Sheila Kitzinger
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 El tema del sueño y llanto infantil es muy delicado y han circulando muchos falsos y perjudiciales conceptos. Yo he leído y aplicado (es decir, respetar y acompañar a mi hijo) el libro de Rosa Jové “Dormir sin lagrimas” que explica qué podemos esperar y qué no de nuestros hijos. Lo recomiendo.

Ahora os presento este de Sheila Kitzinger, la famosa antropóloga social y la escritora más popular del mundo en embarazo y nacimiento. Tiene más de 23 libros. Aquí ya presentamos "Nacer en casa".

Como lo he descubierto en un blog sobre la maternidad y lactancia lleno de sensibilidad, dulzura y sabiduría instintiva, me atrevo a publicarlo aquí porque así descarto que es conductista y que deja llorar al bebé sin el consuelo de un adulto, un abrazo o una nana. Hay cientos de razones científicas y éticas contra estos sistemas.

De hecho el primer capítulo de este libro es: "El bebé no es mi enemigo". Empezamos por buen camino.

El prólogo es del prolífico psicólogo, pedagogo y escritor español Bernabé Tierno, la editorial es Salvat y el precio unos 20 euros.

Aquí tenéis un extracto del libro que nos permite juzgarlo mejor:

"Otra diferencia importante entre las sociedades industrializadas y las tradicionales es que la independencia que los adultos tienen que demostrar en nuestra cultura también se la imponen a los niños desde temprana edad, incluso desde que son bebés.

Si una mujer alimenta al bebé cada vez que este quiere mamar, si el bebé duerme en la cama con ella o si continúa dándole el pecho pasados nueve meses, la pueden criticar por "hacer lo que el bebé quiere" y le advierten que está criando cuervos. Le dicen que nunca a poder sacar al bebé de la cama, que el niño va a crecer "pegado y miedoso", y que, en caso de ser varón, estará "colgado de las faldas de su madre", lo que implica que será afeminado e incapaz de tener relaciones heterosexuales.

En nuestra cultura se insiste mucho en inculcar la independencia en nuestros hijos. Se considera una responsabilidad moral. Dormir toda la noche, comer sólidos, aprender a ir al baño, no son solo cosas para comodidad de los padres, sino indicaciones de este desarrollo hacia la independencia social; es un mojón en el camino.

Es exactamente lo opuesto a la relación entre la madre campesina y su hijo, al que acomoda dentro del chal o del poncho, o lo ata pegado a su piel. Quizás no deberíamos sorprendernos cuando los bebés protestan porque se los separa a la fuerza del olor tranquilizador, de la firmeza, de la suavidad y de la seguridad del cuerpo de su madre, del sonido de su voz y del ritmo del latido del corazón materno.

Las mujeres también se pierden algo en nuestra cultura...."

Vía | Luperca  Más información | Sheila Kitzinger Más información | Declaración sobre el llanto de los bebés  En Bebés y más | Punset: el abandono del bebé en la cuna es comparable al desamor En Bebés y más | Punset: documental sobre el cerebro y las necesidades del bebé En Bebés y más | Vídeo de Rosa Jové sobre el sueño infantil En Bebés y más | Entrevista con Rosa Jové sobre los bebés que no duermen mucho En Bebés y más | Es mejor consolar al bebé que dejarlo llorar En Bebés y más | El llanto del bebé En Bebés y más | 10 consejos para calmar al bebé que llora En Bebés y más | Los brazos de mamá y papá

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos