Compartir
Publicidad
Publicidad

La televisión reduce el diálogo entre padres e hijos

La televisión reduce el diálogo entre padres e hijos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Está claro que plantar a un niño pequeño solo delante de la televisión (o del ordenador) un largo tiempo para "entretenerlo" mientras nosotros realizamos otras tareas no es una buena idea. Soy de la opinión de que tanto la televisión como el ordenador formarán parte indispensable de la vida de nuestros hijos como lo forman de la nuestra, y que lo mejor es compartir esos momentos con ellos, sobre todo al principio.

Ayer en la revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine apareció un estudio sobre el efecto de la exposición infantil a la televisión en las interacciones verbales entre padres e hijos.

El estudio se ha efectuado en el seno de familias de estatus socioeconómico bajo, aunque estoy convencida de que los resultados serían similares en familias medias-altas, ya que como vismo aquí mismo, el 97% de de los padres reconocen usar la televisión o un vídeo para entretener a los niños.

Además, los datos fueron tomados con bebés de hasta 6 meses, qué será cuando éstos crezcan y necesiten más movimiento y entretenimiento. Más tele.

El niño o niña pierde en diálogo, en competencia lingüística, y desarrolla menos su vocabulario que si hablara o escuchara hablar a los mayores. Además, claro, pierde en contacto `y en afectividad con ellos. No digo que no sea bueno en un momento determinado (incluso a veces nos aparece como "la solución") que los pequeños vean algún capítulo de sus dibujos favoritos solos.

Pero eso de darle al DVD para que reproduzca lo mismo varias veces me parece excesivo. Lo mismo con dejarlos expuestos sin ningún tipo de control a la telebasura, incluso a los efectos negativos sobre el organismo.

Alan Mendelsohn, director de investigación clínica en el Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina, en la Universidad de Nueva York, declara que tampoco la televisión educativa es la solución. Incluso, los efectos de esta menor interacción verbal entre padres e hijos tendrían consecuencias negativas en el posterior desarrollo escolar según la investigación.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños y niñas menores de 2 años no miren la televisión y limitar a dos horas el tiempo de tele en los mayores. Otros expertos, aumentan la edad hasta los 3 años. Más datos confirman que no son recomendaciones nada seguidas. La Fundación Familiar Kaiser, en otro estudio, ha determinado que el 61% de los niños menores de 2 años está expuesto a la televisión en Estados Unidos.

Esto da qué pensar, y nos hace plantearnos hasta qué punto obramos pensando en el beneficio de los bebés o de los niños. Como digo, en momentos puntuales, creo que no hace daño ver un programa adecuado durante un breve espacio de tiempo. Pero tenemos que velar para que no queden expuestos a la bazofia televisiva (o internauta) y pensar que de donde más van a aprender y a desarrollarse tanto lingüísticamente como racionalmente en general y en afectividad, es estando con nosotros.

Vía | 20 minutos Más información | Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine En Bebés y más | Telebasura, cada día más presente y los niños están más desprotegidos En Bebés y más | Los riesgos de ver demasiada televisión En Bebés y más | La televisión puede desarrollar hasta quince efectos negativos En Bebés y más | ¿Cuánto hablas con tu hijo? En Bebés y más | La televisión como niñera En Bebés y más | Los padres admiten usar la televisión como niñera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos