Compartir
Publicidad
Publicidad
La hipocresía de empujarte a tener hijos y luego pedirte que escondas tu maternidad (y a tus hijos)
Ser Padres

La hipocresía de empujarte a tener hijos y luego pedirte que escondas tu maternidad (y a tus hijos)

Publicidad
Publicidad

Soy padre desde hace 10 años y como tal (y como editor en un blog maternidad y paternidad) he visto a menudo cosas que no me cuadraban del funcionamiento de nuestra sociedad en lo que respecta a esto de esperar un bebé, tenerlo y criarlo.

Una de las más chocantes es la hipocresía con que se habla de la maternidad y paternidad cuando aún no eres padre, la presión que se ejerce sobre las parejas para que tengan hijos, y lo solos y abandonados que se sienten después cuando ya son padres. Por eso hoy hablamos de esto, de la hipocresía de empujarte a tener hijos y luego pedirte que escondas tu maternidad.

Sed padres, tened hijos

Busca una pareja, vivid juntos, formad una familia con hijos, si puede ser “la parejita”, y sed muy felices. Parece como si hubiera que ir marcando todos los ítems para ser una persona normal, porque tener pareja y no tener hijos es algo que mucha gente no entiende, por ejemplo, y por eso se les dice eso de “a ver cuándo tenéis un bebé”, “me encantaría ser abuela”, “se os va a pasar el arroz”, etc.

Imaginad lo pesada que puede ser la gente que hace unos meses una pareja decidió mostrar a su nuevo “bebé” a la familia, con una serie de fotos en las que salían con su perrito, por si así les entendían de una vez.

El caso es que la sociedad te empuja a tener hijos, y cuando logras un embarazo la gente se pone contentísima, porque vas a ser madre o padre, algo precioso... para luego pedirte que borres cuanto antes la huella de todo ello.

Recupera la figura cuanto antes

Cada vez hay más mujeres que después de tener un bebé se hacen fotos y se muestran con sus cuerpos reales, tal y como son, para romper de una vez con esa tendencia o creencia de que hay que recuperar cuanto antes la figura que tenías antes del embarazo.

Borra el embarazo, borra tu barriga, bórralo todo. Ya, claro que no se puede borrar un embarazo y un parto, pero inténtalo, sacrifícate por ello, hazlo posible, porque si no te vas a sentir mal, no te vas a reconocer, y los demás se van a encargar de hacértelo ver.

Es lamentable, pero así es: parece que lo normal, lógico y deseable es que nadie sepa que tu cuerpo tuvo un bebé, porque si no lo logras te dirán que aún no has perdido los kilos de más, así, con cara de pena por ti, y si lo consigues te dirán que “estás estupenda”.

Y a los padres, ¿por qué nadie nos dice que estamos estupendos? Pues será porque la tendencia es a que estemos peor (con más barriga y más fláccidos) con el paso de los años... la diferencia es que nosotros no pasamos por un embarazo y un parto y nadie nos juzga por el pre y el post. Pero vamos, que nadie nos lo dice y nos da bastante igual: “sí, ya sé que tengo más barriga y no, no me importa en absoluto”.

Llévalos a la escuela infantil

Que les va muy bien, que allí se espabilan mucho, que contigo en casa no va a aprender lo suficiente, que tú no eres experta y allí saben lo que un niño necesita. Líbrate de tu hijo para que desde pequeño lo hagan persona los demás, pero no tú. Y tú, aprovecha para realizarte como persona a través de tu trabajo.

Que no es así, que en realidad un bebé a quien necesita es a su madre o a su padre, al que se quede con él, para darle cariño, seguridad y para que le haga de ejemplo. Vamos, que no hay mejor manera de aprender que con alguien que te enseñe lo que es la vida en el día a día. Ya habrá tiempo de conocer a otros niños y relacionarse con ellos. Tanto como toda la infancia, básicamente.

Vuelve al trabajo

Comer De Tupper

Pero claro, si como digo quieres realizarte como persona, tendrás que volver al trabajo, te dicen, porque al parecer eso de realizarse como madre no tiene ninguna lógica, supongo que porque no ganas dinero. Porque vamos a ver, hay mujeres que dejan a sus hijos con otras personas para que se los cuiden, que van a trabajar cuidando de los hijos de otros, ¿no?. Las educadoras de las escuelas infantiles tienen sus propios hijos, algunas, y trabajan cuidando a los hijos de otras mujeres. ¿Ellas no se realizan? ¿O sí porque están cobrando dinero?

Digamos que cada mujer puede realizarse como considere mejor, algunas trabajando, y otras cuidando de sus hijos (y otras haciendo las dos cosas). Hasta los hombres podemos sentirnos realizados haciendo todo ello (por si alguien tiene dudas). Pero la sociedad se ha encargado de hacer sentir bien a quien trabaja y mal a quien no lo hace, ya sea haciéndole sentir una mantenida, ya sea haciéndole sentir fuera de la sociedad (la invisibilidad de las madres), ya sea dándole la espalda por hacer algo que otras madres no han hecho (“ni que vayan a darle un premio por ser mejor madre...”).

Que no molesten

Y luego, además, te piden que tu hijo no moleste. Que se porte bien, que no haga ruido, que no llore, que no toque nada... que sí, que a los niños hay que educarles para que respeten a los demás y eso lo tenemos todos claro, pero de ahí a no dejar que sean niños hay un trecho.

Y a la gente parece que les molestan: bodas sin niños, hoteles sin niños, pueblos sin niños, etc. Que al final hay padres que hasta se lo creen y empiezan a buscar escapadas sin niños de fin de semana, alguien que se los cuide un día para hacer no sé qué juntos y empiezan incluso a sentirse molestos en casa con los niños, porque hacen ruido, porque se acuestan tarde, porque no son como otros niños o porque no son como los demás dicen que deberían ser: niños tranquilos, calmados, obedientes y que te dejan tiempo para ti, tiempo para seguir disfrutando de la vida, porque sí, ten hijos, que es precioso, pero que no se comporten como tal, y tú, pues que no se te note que lo has tenido. Pues eso, la hipocresía de enviar mensajes contrarios a los padres y lograr que cada vez se sientan más confusos con su paternidad y menos tolerantes con el comportamiento normal de sus hijos.

En Bebés y más | Cuando a lo de criar con apego le llega la fecha de caducidad, Cómo cambia tu forma de pensar cuando tienes a tu bebé: el día que mi mujer decidió no trabajar, Diez cosas que no hay que decir a una madre que no trabaja para cuidar a sus hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos