Compartir
Publicidad
Publicidad

Historias de madres: "Supe que ese vínculo entre ambos nunca nadie lo podría hacer desaparecer"

Historias de madres: "Supe que ese vínculo entre ambos nunca nadie lo podría hacer desaparecer"
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos siguen llegando preciosas historias de madres que quieren compartir sus experiencias sobre la maternidad a través de nuestras páginas.

La que hemos elegido hoy es la historia de Yisney, una madre que nos relata con emoción cómo ha sido el nacimiento de su pequeño Adrián Josué, quien ya ha cumplido su primer añito.

“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2: 24).” Esas palabras fueron el comienzo de lo que hoy es mi hogar…

Hace casi 2 años comenzamos una nueva etapa de nuestra relación, la concepción del fruto de nuestro amor, Adrián Josué... Fue algo maravilloso, ya lo habíamos planeado y no tardo mucho en llegar, fue un embarazo estupendo.

A los 7 meses de gestación me realizaron la eco 3D y para sorpresa nuestra nos dijeron que el bebé tenía “doble circular de cordón” y que ameritaba reposo. Fue algo que nos preocupo mucho a mi esposo y a mí. Mi Dr. me recomendó realizar una cesárea ya que una semana antes de cumplir las 38 semanas todavía el bebé tenía el cordón alrededor del cuellito.

Aceptamos para no correr riesgos. Llegó el día tan anhelado y me pasaron al quirófano, llena de alegría, miedo, emoción, y muchos sentimientos… El momento que nació mi hermoso yo estaba conciente completamente y escuche la otra Dra. que comentó que el bebé estaba morado y no respiraba, fueron segundos eternos en los cuales pensé tantas cosas, y rememore tantas vivencias en todas esas semanas de espera.

Pero cuando escuche el llanto, el primer grito de esa garganta supe que todo estaría bien y que ese vínculo entre ambos nunca nadie lo podría hacer desaparecer… Luego lo colocaron sobre mí, lo bese y sentí que era lo mas grande y maravilloso que me había sucedido en la Vida… Unas lágrimas salieron de mis ojos y cayeron en su cabecita, ya calmada, buscando abrigo en mi pecho.

Hace unos días acaba de cumplir su primer añito y es un bebé muy sano, al que queremos muchísimo y que nos sorprende cada día con pequeñas cosas que hacen grande nuestra existencia. Cuando me dio el primer abrazo sentí que me había tomado la vida entera.

Con esta historia, esperamos que otras madres se animen a hacer lo mismo: contarnos vuestras vivencias como madres.

Pueden enviarnos sus relatos (por favor, de entre 5 y 8 párrafos de extensión, sino quedan demasiado breves) y una foto (de buena calidad, mínimo 500 pix de ancho) en la que aparezca la madre junto a su hijo o hijos a historiasdepadres@bebesymas.com.

Más información | Mamá, cuéntanos tu historia
En Bebés y más | Historias de padres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos