Compartir
Publicidad
Publicidad

Historias de madres: "Sentirla en mis brazos ha hecho que nuestras vidas tengan otro sentido"‏

Historias de madres: "Sentirla en mis brazos ha hecho que nuestras vidas tengan otro sentido"‏
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os ofrecemos una más de las preciosas historias de madres que nos estáis enviando con motivo de la próxima celebración del Día de la Madre.

Hoy es el turno de Virginia, mamá de Lucía, de once meses. Virginia nos explica cómo es un día en su vida con su pequeña niña.

Desde el momento en que estuve embarazada fui la mujer más feliz del mundo. Mi embarazo se complicó un poco, aunque al final todo salió bien. Lucia Reyes Chávez llegó el 10 de mayo de 2009, el Día de la Madre en nuestro país. Fue el mejor regalo que Dios me dio. Mi vida cambió.

Sentirla en mis brazos ha hecho que nuestras vidas tengan otro sentido y entienda muchas cosas que no entendía de mi madre. Os explicaré un día con Lucía: Cada mañana, al despertarse, me despierta con sus risas desde la cuna, junto a mí. Me levanto, le cambio el pañal, preparo su lechita y la cargo en mis brazos. Ella se aprovecha, toca mi cara, me ve, se ríe y me dice mamá, "ma-má", me cuenta su sueño, me da los buenos días y me dice "apúrate, me voy a la guardería". El día que la llevé por primera vez a la guardería lloré mucho. Me sentía la peor mamá del mundo, pero no me quedó otra. Yo trabajo junto con mi esposo, pero ya nos hemos acostumbrado los tres. En la guardería ya le llaman "sonrisas", porque siempre está feliz y ya no llora. Y aún siento feo dejarla, a veces regreso a verla por el espejo y después me voy. Toda la mañana en mi trabajo está en mi pensamiento y en mi pantalla de la computadora, como mi esposo. Él se acerca y me dice cuánto me ama mi bebé y hablamos de cuánto la extrañamos los dos. Él va a por ella a las 14:30 porque yo salgo a las cuatro de la tarde. Corriendo voy a verla, mi esposo vuelve al trabajo y yo me quedo con ella toda la tarde. Cuando llego está dormida. A las cinco se despierta, la cambio, le doy su merienda, fruta, una sopita, su galleta, gelatina y a jugar... la meto en el andador y ahí lo toca todo, jugamos juntas al escondite y bailamos. Papá llega a las 19:30 y me ayuda a preparar el baño. Desde que nació la bañamos los dos y es muy feliz en el baño. Le encanta el agua, la vestimos rápido, ya que aquí hace frío y a dormir. Generalmente se duerme a las 20:30 o 21:00. Mi Lucia es mi vida entera y a veces cuando veo las noticias tan crueles que pasan en la televisión pienso mucho en mi hija y deseo que esté siempre bien. Debo confesar que adoro a mi hija y no dejo de dar gracias a Dios por hacer que esté conmigo y que sea una niña sana. Este es nuestro día, ¿y el tuyo?

Agradecemos a Virginia que nos haya mostrado cómo es el día a día en su familia y os recordamos que si como madres queréis compartir con nosotros vuestra historia como ya lo han hecho otras mamás, podéis hacerlo enviando el relato, que debe tener una extensión de entre 5 y 8 párrafos, a historiasdepadres@bebesymas.com con una o dos fotos (mín. 500 px de ancho) en la que salgáis junto a vuestro hijo o hijos.

En Bebés y más | Mamá, cuéntanos tu historia, Historias de padres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos