Compartir
Publicidad

El coche no es un lugar para que los niños estén solos

El coche no es un lugar para que los niños estén solos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Está claro que afirmar que el coche no es un lugar para que los niños estén solos es algo que engendra poco debate, o eso creo. La lógica nos dice que el coche no es realmente un lugar habitable, a menos que esté en marcha, y que se trata simplemente de un medio de transporte.

Esta lógica se confirma cuando la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EEUU (NHTSA) expresa que "aunque baje las ventanas algunos centímetros, un vehículo tarda apenas 10 minutos en alcanzar una temperatura mortal un día de verano caliente".

Cada verano llega alguna noticia que relata la muerte de algún niño al quedar olvidado dentro del coche. Sin ir más lejos hace menos de dos semanas falleció cerca de Bilbao un niño de tres años al que su madre olvidó en el coche durante cinco horas. Es un gravísimo descuido que por desgracia ha sucedido otras veces y seguro que estas personas tenían bastante claro que el coche no es un lugar adecuado para que los niños se queden solos. Sin embargo, he podido encontrar también noticias de padres que han dejado a sus hijos en el coche voluntariamente.

Casos como el de un padre que dejó a sus tres hijos de 18 meses y 4 y 6 años con el coche en marcha y en doble fila para irse a cenar a un restaurante, el del padre que dejó a sus hijos de 6 y 7 años en el coche para irse a ver un partido de fútbol (y para más inri fue detenido, quedándose sus hijos 20 horas en el coche) o la madre que dejó a su hijo de 5 años en el coche para hacer unas compras en el centro comercial son ejemplos claros de que no está tan claro el peligro que puede suponer dejar a los niños solos en un coche.

Es increíble pensar que en 10 minutos un coche puede llegar a estar hasta a 60ºC de temperatura y necesario saber que un niño puede tardar entre 30 y 60 minutos en sufrir una deshidratación severa.

Por ello es imprescindible que aquellas personas olvidadizas (me cuesta entender que alguien pueda olvidar a su hijo en un coche, pero como habéis visto sucede) utilicen algún método recordatorio. O poner una pegatina en el volante, o un espejo retrovisor para ver a nuestro hijo, o ir cantando con él o hablándole, o lo que a uno le vaya mejor para recordar que detrás va nuestro hijo.

Vía | Healthfinder Foto | Flickr (Larsz) En Bebés y más | Precauciones de verano: la deshidratación del bebé, Cuidado con los sistemas de retención infantil de los coches, algunos no garantizan nada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos