Publicidad

Día del Padre: ocho papás nos cuentan lo mejor y lo peor de este año de pandemia

Día del Padre: ocho papás nos cuentan lo mejor y lo peor de este año de pandemia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Ha pasado un año desde que nos preparábamos para celebrar un Día del Padre confinados en casa, como nunca hubiéramos imaginado. Este año también es diferente a lo que estábamos acostumbrados, lo que nos permite la pandemia, pero podemos pasarlo bien en casa homenajeando a papá con pequeños detalles que le harán muy feliz

Este Día del Padre hemos querido preguntarle a ellos, los papás, cómo han vivido este año de pandemia, cómo han llevado el confinamiento y qué reflexión hacen sobre la paternidad en tiempos de coronavirus.

Sin duda, la pandemia nos ha dejado grandes lecciones tras todo lo que hemos pasado, y aunque ha habido momentos malos, muchos padres destacan que también ha traído cosas positivas. Les hemos preguntado a los padres qué ha sido para ellos lo mejor y lo peor de vivir en pandemia con hijos.   

"Tantas horas juntos te obligan a hacer un ejercicio de paciencia superior"

Carlos Roberto, padre de dos hijos, de 16 y 8 años:

"La adolescente se ha pasado todo el confinamiento recluida en su habitación. Quizás tratar de imponer "reglas absurdas" como que no puedes pasarte todo el día en pijama, tienes que levantarte y desayunar igual si vas a clase que si te conectas desde casa, te lleva a generar alguna tensión o enfado, pero nada grave.
Con el pequeño, que tiene autismo, en lo peor de la pandemia fue el momento de estar más pegado a él. Yo trabajaba desde casa, le ayudaba a enseñarle a sumar con la ayuda de un ábaco y a progresar con la escritura o la lectura. Eso supone pasar más tiempo juntos y estar más unidos.
Lo mejor, poder pasar más tiempo especialmente con el pequeño, la mayor ya es más independiente. Lo peor, que tantas horas juntos muchas veces te obligan a hacer un ejercicio de paciencia superior a lo que puedes resistir. Perder la paciencia con ellos en momentos puntuales, por cosas que luego te das cuenta que quizás no eran tan importantes."

"La pandemia ha retrasado procesos de emancipación"

Antonio, padre de dos hijos:

"En casa, la pandemia ha retrasado procesos de emancipación. Mi chico que con 12 años empezaba a despegarse, irse mucho más al grupo de pares como referencia para pasar tiempo y para entender su sitio, de repente se ha quedado mucho más apegado en todos los sentidos."

"Pude pasar más tiempo con mi hija y lo agradezco"

Ramón, una hija de dos años:

"Agradezco a la pandemia haber podido disfrutar más tiempo de mi hija. Antes viajaba mucho por trabajo y me perdía muchos momentos importantes. 
La pandemia nos obligó a detenernos y quedarnos en casa, así que pude pasar más tiempo con ella. Ahora jugamos, cocinamos, cantamos, bailamos y lo que más disfruto es el momento del baño."

"Está siendo un tiempo de valorar más que nunca lo que tenemos"

David, tres hijos de 11, 7 y 5 años:

"La relación con mis hijos se ha visto reforzada en este tiempo, pues llevar un año trabajando desde casa me ha permitido conocer más su día a día y sus rutinas, algo que hasta el momento me había perdido porque trabajaba fuera. Ahora puedo despertarles por la mañana, prepararles el desayuno y cuando el trabajo me lo permite, incluso llevarles y traerles del colegio.
Este tiempo también me ha ayudado a conectar más con mi hijo mayor, que está a punto de entrar en la adolescencia,  y con sus necesidades emocionales durante esta pandemia.
En definitiva, está siendo un tiempo de crecimiento interior, de unión y de valorar más que nunca lo que tenemos."
dia-del-padre

"Ha sido una experiencia positiva a nivel familiar"

Miquel, padre de una niña de tres años:

"Este año de pandemia ha sido una montaña rusa para todos, también para los más pequeños, pero a pesar de los malos momentos, creo que ha sido una experiencia positiva a nivel familiar. Ayudó que la peque, que tenía dos años al principio de la cuarentena, entendió bastante bien la situación y ha estado siempre muy animosa.
Lo mejor ha sido estar más tiempo juntos. Lo peor, los momentos en los que, fruto de nuestra propia ansiedad y agobio, éramos poco pacientes con ella. Pero no diría que nuestra relación haya cambiado sustancialmente, siempre hemos estado muy unidos."

“Sentí que volvíamos a reconectar como familia

Juan, padre de Paula (18 años) y Yago (14 años):

"Cuando tus hijos son pequeños pasas con ellos todo el tiempo que permite tu trabajo y compartes actividades y hobbies. Cuando crecen, es todo lo contrario. Hacen sus propios planes y parece que nunca tienen un hueco en su "apretada" agenda para ti (más bien no quieren sacarlo): todos los planes son con sus amigos y cuando están en casa resulta difícil que levanten la vista de sus móviles.
La pandemia ha cambiado todo esto. Durante el confinamiento, al principio pasaban la mayor parte del tiempo en sus habitaciones, con videollamadas, jugando a la Play o devorando todo lo que se publicaba en redes sociales. Pero a menudo que fueron pasando los días, la rutina y el aburrimiento comenzaron a hacer mella y buscaban más nuestra compañía y logramos recuperar costumbres que habíamos perdido por completo: comer y cenar juntos cada día (cuando en épocas normales es imposible porque cada uno tiene sus horarios de clases, trabajo, entrenamientos…), tomar el aperitivo en videollamadas con los abuelos, tíos y primos, e incluso conversaciones sobre el miedo que todos sentíamos.
Aunque desde luego tenía que reñir con el pequeño para que estudiara algo y soltara la videoconsola, sí que sentí que volvíamos a reconectar como familia. Cada día salíamos a la puerta de casa a aplaudir todos juntos, sin discutir, sin protestar.
Así que también había menos motivos para discutir, reinaba más armonía entre nosotros y a pesar de todo lo que implicaba la pandemia, terminamos acomodándonos a la nueva realidad.
También aprendimos a comentar nuestros planes, ilusiones, necesidades cuando se abrieron las puertas de nuestras casas y nos lanzamos a montar en bici, a salir a correr o simplemente a caminar, a respirar. Y cada plan era a corto plazo. Ya no pensábamos en lo que haríamos el próximo año, solo la próxima semana, y cada logro era un motivo de alegría. Creo que aprendimos a disfrutar más de las cosas que antes nos parecían normales. En definitiva: aunque aún hoy estamos aprendiendo a vivir en pandemia, dentro de todo lo malo que nos ha traído, también me ha ayudado a reconectar con mis hijos".
dia-del-padre

"Los peques se acoplan a cualquier situación"

Jesús, dos hijos de 15 y 12 años:

"Tras un año de pandemia me quedo con la clara confirmación de lo bien y rápido que los peques se acoplan a cualquier situación (tenemos mucho aprender de ellos).
Aunque ha sido duro, especialmente las primeras semanas con el confinamiento total, lo cierto es que en líneas generales lo sobrellevamos muy bien. Lo único que lamento es que estando en edad esencial de compartir tiempo con amigos, hacer nuevas amistades y vivir nuevas experiencias... pues no haya podido ser, pero al menos estamos sanos y cuando pase todo, quedará en un recuerdo."

"Lo mejor ha sido estar más tiempo con mi hijo"

Miguel, padre de un niño de 21 meses:

"Lo mejor ha sido estar más tiempo con mi hijo. La pandemia estalló solo unos meses después de haber empezado a ir a la guarde y disfrutar de su primer año de vida en casa no tiene precio. También nos ha motivado mucho a tirar para adelante en una situación complicada. Al final, teniendo un bebé en casa no te aburres. Ha sido cansadísimo, pero digamos que teníamos un objetivo claro en la vida y no andábamos dándole vueltas a lo que estábamos dejando de hacer. Yo estoy seguro que habría vivido mucho peor esta situación con 20 años que con un niño que tenía 9 meses cuando estalló la pandemia, que al final te iba a ocupar todo el tiempo de todas formas.
Y lo peor, las semanas en que estuvimos trabajando ambos, que teníamos que turnarnos para estar con él y era un infierno. También no poder tirar de los abuelos para descansar algo. Ha sido muy intenso. Y nuestra casa es muy pequeña y al final era muy agobiante.

En Bebés y más | La paternidad cambia el cerebro de los hombres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio