Compartir
Publicidad

Día de la madre: ser madre es el mejor trabajo del mundo

Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el Día de la Madre y por ello os quiero mostrar un vídeo que está dando la vuelta al mundo estos días, relacionado con el “trabajo” de las madres y con las olimpiadas de Londres de este mismo año.

El vídeo es un anuncio de P&G, una multinacional que cuenta con marcas tan conocidas para nosotros como Ariel, Duracell o Gillette, por poner algunos ejemplos, y que ha querido con este anuncio decir que el trabajo de una madre es el mejor trabajo del mundo.

El vídeo consigue lo que se propone, que es emocionar al espectador, que se deja llevar por las historias breves de varios niños que vienen a demostrar que con mucho esfuerzo (levantándose por la mañana cuando los demás duermen) y trabajo pueden llegar a ser lo que sueñan y anhelan (se supone): ser campeones olímpicos.

Está claro que madre no hay más que una, y es un momento mágico el ver que una madre lo da todo por el bien de sus hijos y ver que los hijos, al final, agradecen a sus madres el haber estado ahí siempre.

Sin embargo, yo me pregunto: sé que es un anuncio sobre madres, pero ¿dónde están los padres? ¿Es que los padres no nos merecemos también nuestro reconocimiento? ¿No podrían haber dicho “gracias mamá y papá”?

Es más, viéndolo desde la perspectiva actual de sociedad, donde quedarte en casa para cuidar de los hijos supone “volver a hacer lo que hacían nuestras madres y abuelas” como si eso estuviera mal o fuera un freno en el desarrollo de la mujer como persona (porque parece ser que una mujer o un hombre crecen como personas sólo trabajando y cultivando sus relaciones interpersonales extrafamiliares), el vídeo parece una oda al machismo o al neomachismo, ese que, escondido detrás de la crianza con apego, detrás de la defensa de la lactancia materna y detrás de la lucha por bajas maternales más largas, está tratando de hacer retroceder a las mujeres volviéndolas a meter en casa (dicen, claro, no sea que a una madre le vaya a parecer estimulante eso de criar a su hijo y decida por sí misma dejar el trabajo).

Yo no lo veo así, realmente, porque las madres siempre han hecho cientos de cosas por sus hijos y seguro las seguirán haciendo. No lo veo así porque creo que sí, que ser madre es el mejor trabajo del mundo, de igual modo que el ser padre me parece también el mejor trabajo del mundo. De hecho, ojalá pudiera yo trabajar más como padre que como trabajador remunerado, para estar más con mis hijos y ganarme quizás un puesto en este tipo de vídeos.

Ser madre es adquirir una responsabilidad de por vida, es amar sin esperar nada a cambio, es dar cada día un trozo de ti para tus hijos, es tener preocupaciones constantes el resto de tus días, es… no sé, son tantas cosas. Hay días mejores y días peores, esto lo tenemos claro todos, pero todo se pasa cuando te regalan un abrazo, cuando te regalan un beso o cuando, simplemente, te hacen reír con sus juegos, sus historias y en definitiva con sus vidas entrelazadas con las nuestras.

Y ser padre, pues es lo mismo que ser madre, o debería serlo. Yo quedo a la espera de que un día hagan un vídeo similar con los papás. Mientras tanto, deciros que me he emocionado mucho con este vídeo.

Vídeo | YouTube
En Bebés y más | La dura realidad de una madre trabajadora, Cómo es la vida de una mujer moderna y trabajadora (por una niña de 3 años), El amor materno mejora el cerebro del niño

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos