Compartir
Publicidad
Antes y después de tener hijos... con mucho humor
Ser Padres

Antes y después de tener hijos... con mucho humor

Publicidad
Publicidad

La vida cambia con allegada de los hijos. Esto es así y por mucho que nos lo cuenten, no somos conscientes hasta que la familia crece. Es probable que echemos de menos algunas cosas y descubramos un mundo nuevo que apenas sospechábamos. Pero, ¿qué cosas cambian con la llegada de los hijos? Estas ilustraciones nos muestran "el antes y el después" con mucho humor y seguro que nos vemos identificados en más de una situación...

La tienda francesa de moda infantil La P'tite Bete le ha dado color a esa vida de antes de tener niños (¡parece que fue hace mil años!) y después, tocando temas como nuestras lecturas, los restaurantes, el modo de viajar, el tiempo libre...

Los libros de cabecera

Según la ilustración, pasamos de "La insoportable levedad del ser" a libros infantiles sobre cómo usar el orinal. Y, bueno, es cierto que puede que no fuéramos aficionados a la novela filosófica, pero es que cualquier libro, cualquier revista, cualquier tema que nos interesara pasa a ser secundario, al menos durante un tiempo. No tiréis los libros de vuestros autores favoritos: volveréis a encontrar tiempo para ellos (¡tarde o temprano!).

Tardes con niños

Tardes ¿libres?

El concepto de "tarde libre" (incluso el de "hora libre") desaparece. La podríamos emplear en hacernos arrumacos, leer nuestros libros o sencillamente en ver la televisión. Pero con niños nuestras nuevas tardes son en el parque infantil, ese lugar que antes veíamos tan alejado de nuestras vidas... Pues sí, volvemos a ellos y nos familiarizaremos con sus columpios y con el resto de padres y madres que allí pasan las horas durante un tiempo.

Restaurantes con niños

De restaurantes románticos a la comida rápida

Las cenas románticas también quedaron atrás por una temporada. Ahora buscamos restaurantes amigos de los niños y en ocasiones también el aliciente de las cadenas de comida rápida que tan pensadas están para los peques. En este sentido, he de reconocer que en nuestro caso ha sido al contrario, creo que antes de tener niños visitábamos más estas hamburgueserías y ahora han quedado para algunos cumpleaños a los que invitan a las niñas y algún otro caso excepcional.

Arte infantil

El arte del garabato

No es que antes estuviéramos cada dos por tres en un museo, pero seguramente teníamos más tiempo para apreciar el arte. Ahora, lo más artístico para nosotros van a ser sus manualidades del cole hechas con tanto amor, esos garabatos y primeros dibujos de nuestros hijos. ¿Solo esperemos que no los hagan en las paredes!

Vajilla con niños

Vajilla con niños

Echad un vistazo a vuestros armarios y cajones en la cocina. Platos y vasos de plástico, mini cubiertos, tupers para aburrir... La cristalería y la vajilla finas quedan para otra ocasión. Ahora los diseños artísticos quedan sustituidos por el plástico sin bisfenol y los personajes favoritos de los peques decorando vasos y platos. ¡Y que no se nos escape ninguna colección infantil nueva de Bob Esponja, Tartita de Fresa, Disney o Los Pitufos!

Lavadora con niños

La colada perpetua

Si quisiéramos mantener el ritmo de lavadoras que llevábamos antes de tener hijos la montaña de ropa sucia invadiría otras partes de la casa, aparte de que tendríamos que tener un buen surtido de ropa de repuesto para la que nos faltarían armarios. Total, que si no queremos que suceda esto se acabó lo de hacer la colada el fin de semana. ¡Y daremos gracias si algún día nos libramos de poner lavadoras! (tender, recoger, planchar, plegar, guardar...).

Supermercado con niños

Operación supermercado

Que se me ha olvidado la nata para montar en el postre sorpresa para mi chico o chica... No pasa nada, al supermercado en un momento. Si no, compramos juntos, cogidos de la mano, escogiendo el mejor vino para acompañar la cena. En un momento y en una cesta todo listo. Pero con los niños... nada de esto se repetirá. El carro de la compra siempre a tope y también con sitio para el bebé, porque si no no somos capaces de movernos sin ayuda por el supermercado. Y cuando empiecen a andar... ¡eso ya es otra historia y también muy entretenida!

Antes después hijos

Los aperitivos

Esos momentos de relax para tomar un cóctel o un aperitivo, puede que vuelvan, pero estaremos más pendientes del vigilabebés, si es que no lo tenemos al lado, para detectar cualquier ruidito sospechoso. Ya podéis imaginar cuál será el tema de conversación en estas ocasiones...

Noches con niños

Las noches: ¿fiesta? ¿qué fiesta?

Un mojito, un cóctel, una cerveza o lo que sea que fuera la última de la noche, en el bar de moda o en el de la esquina. Ahora, nos quedamos en casa y más que un mojito lo que nos pide el cuerpo es una infusión de manzanilla, una tila o una hierba luisa. Día duro... y a ver qué noche nos espera.

Noches con niños

¡Ah! Esta "fiesta"

Qué haríamos sin nuestros pequeños despertadores... ¡dormir, por favor! Lo de despertarse a las once no sé si volverá algún día... nos conformaremos con que sea a las ocho, incluso las siete, en serio, pero durmiendo de un tirón. Los primeros meses (o años con el bebé) vamos a descubrir cuán larga puede llegar a ser una noche sin estar de fiesta...

Equipaje del bebé

El equipaje de un bebé

Parece mentira que un ser tan diminuto necesite tanto... ¿o somos los papás los que nos obsesionamos un poco con el tema del equipaje del bebé? Desde luego, nadie dijo que viajar con niños fuera fácil, y tal vez no podáis ser mochileros por un tiempo, pero os aseguro que es posible llevar en el equipaje de mano lo necesario para nosotros y nuestro bebé. ¡Y más si nuestro destino no es un desierto!

A la playa con un bebé

La odisea de ir a la playa con niños

No es fácil sobrevivir las primeras veces que vamos a la playa con un bebé ya que se convierte en toda una odisea. Como ya dijimos en el primer punto, nos podemos olvidar de nuestros libros y revistas. Pero no podemos olvidar el flotador, sombrilla, gorro, protector solar, toalla y toalla de recambio, bañador y bañador de recambio, una o dos mudas, botiquín de primeros auxilios, comida por si se acaban los víveres en los bares, chiringuitos y tiendas de alrededor...

Qué queréis que os diga, puede que no tengamos las mismas comodidades, las mismas facilidades, ni el mismo descanso que antes. Pero no podemos negar que es toda una experiencia la vida con hijos y que lo mejor es tomárselo con humor como nos demuestran estas ilustraciones. Vosotros, ¿qué es lo que más echáis de menos de la vida "de antes"?

Vía | La P'tite Bete
En Bebés y más | Las "graciosísimas" ilustraciones de una madre acerca del embarazo y la maternidad, Las hilarantes ilustraciones de una madre reciente (no todo es tan bonito como nos cuentan), Cómic: "Guía para padres desesperadamente inexpertos"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio