Compartir
Publicidad

Alícia Adserà: “Tener muchos hijos es símbolo de estatus”

Alícia Adserà: “Tener muchos hijos es símbolo de estatus”
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Alícia Adserà es una demógrafa catalana afincada en los EEUU que fue entrevistada recientemente por La Vanguardia cuyas declaraciones pudimos leer hace dos días en La Contra del mismo periódico.

Lo interesante de esta entrevista es observar las diferencias a nivel social y económico que viven las familias de países como EEUU y las que vivimos en España.

Una de las afirmaciones más extrañas, por la situación en la que estamos, es aquella en la que dice que tener muchos hijos es símbolo de estatus. Digo extrañas porque la sensación que tengo es que en España, los que verdaderamente tienen muchos hijos son los inmigrantes y algunas familias con pocos recursos, dejando los índices más bajos de natalidad a las familias de clase media.

Es cierto que dentro de la población situada en la clase obrera hay un gran número de familias con pocos hijos y es cierto que dentro de la clase alta hay familias con muchos hijos, que son las que vendrían a dar validez a dicha afirmación, sin embargo me cuesta creer que muchas familias que hoy tienen pocos hijos vayan a tener más por mejorar su estatus social, básicamente, porque tras leer el titular me han venido a la mente todas aquellas personas que pensaron que estábamos locos por tener un segundo hijo (que si aún habláramos del sexto, vale, pero el segundo…) y todas aquellas que nos recomiendan dejar de procrear ya “porque con dos ya habéis cumplido”.

España tiene todavía todo por mejorar

El tema de la descendencia y el estatus no es el único tema que Alícia Adserà trata en la entrevista, ya que realiza una interesante comparación entre nuestro país y otros más desarrollados como los del norte de Europa, Australia o los mismos EEUU.

Según comenta, la baja natalidad de nuestro país se debe a que vivimos en un estado de precariedad tal que nadie se atreve a tener demasiados hijos.

Se podría decir que los índices de natalidad de las sociedades vienen determinadas por el nivel de desarrollo en el que vive.

familia-posando.jpg

Los países pobres tienen altos índices de natalidad, pero a medida que se desarrollan empiezan a descender los números porque “acceden a los anticonceptivos y el Estado es cada vez más eficaz en sustituir a los hijos como proveedores de seguridad y recursos en la vejez”.

Así llegan a la situación en que España se encuentra ahora, con una baja natalidad fruto de ese desarrollo que se solucionará cuando crezcamos aún más (si es que eso llega a suceder) como sociedad:

Cuando los países superan determinado nivel de riqueza, la natalidad vuelve a repuntar. Los países más prósperos y equitativos han logrado invertir esa proporción y, cuanta más riqueza consiguen y mejor repartida, más hijos vuelven a tener.

La razón es, simplemente, que el sistema en esos países permite a la mujer ser madre y tener una profesión, ya sea ofreciendo flexibilidad laboral (poder dejar tu trabajo sabiendo que cuando quieras podrás encontrar otro) o mediante un sistema de socialización de la familia en que el Estado ofrece recursos sociales destinados a apoyar a las familias (bajas maternales largas, posibilidad de reducir jornada sin perder salario, etc.)

Aquí en España tenemos el cheque bebé, la baja de maternidad de 16 semanas y la de paternidad de dos semanas, además de algunas subvenciones. Adserà comenta esto al respecto:

Las medidas natalistas por sí solas no son las que deciden a tener hijos, sino la confianza a largo plazo en la prosperidad económica y en que habrá instituciones eficaces que permitirán transformarla en oportunidades de empleo y carrera para las madres.

Resumiendo

Creo que tiene parte de razón Alícia Adserà cuando equipara natalidad elevada con recursos económicos, sin embargo creo que esta relación, en España, está aún lejos de ser realidad.

Observo a diario a muchas parejas que consideran un buen número tener dos hijos y que ven tres como una multitud y dudo que, con más recursos, aumentara la natalidad de estas familias (máxime cuando para tener varios hijos sería necesario empezar a tenerlos relativamente jóvenes y se observa que la tendencia es, precisamente, la contraria, ser padres pasados los treinta y…).

Es probable, sin embargo, que cuando nuestro país crezca, se desarrolle y por lo tanto los ciudadanos tengamos más recursos económicos, educativos y sociales y nos sintamos más seguros, el pensamiento con respecto a la vida cambie un poco, dejemos de anhelar aquello que ya tenemos y pongamos la mente en disfrutar de la vida y de las relaciones humanas con unos cuantos hijos. Quizás entonces se pueda afirmar que, en España, tener hijos es símbolo de estatus.

Hasta entonces, me parece que lo único que provoca una familia numerosa son dudas acerca de si pertenece a alguna congregación religiosa tipo “opus dei” o si nadie en el transcurso de la vida les ha explicado qué es y cómo funcionan los anticonceptivos.

Vía | La Contra de La Vanguardia
Foto | Flickr – rolands.lakis, Leonid Mamchenkov
En Bebés y más | ¿Cuántos hijos hay que tener hoy en día?, ¿Cuántos hijos tendríais si tuvierais más dinero?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos