Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Alguna vez no tuvimos hijos?

¿Alguna vez no tuvimos hijos?
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

Un día llegan, se hacen con nosotros, nos cautivan, nos enamoramos, y no somos capaces de imaginar la vida sin ellos. No hablo de las parejas, hablo de los hijos. Literalmente, nos cuesta imaginar cómo sería la vida sin ellos. Imagino que os habrá pasado alguna vez. Viendo fotos antiguas, nos falta algo, nos preguntamos, ¿dónde estaba el bebé? ¡Pero si aún no existía!

Nuestro pasado parece transformarse, y cuando recordamos algunos momentos, esa excursión, esa fiesta, ese viaje, nos falta algo… ¿No os ha pasado alguna vez si habéis salido sin hijos, tener esa sensación, como cuando sabemos que se nos ha olvidado alguna cosa?

Pues algo similar ocurre al echar la vista atrás y recordar el pasado. No el pasado lejano, claro, cuando éramos niños, pero sí ese pasado más o menos cercano en el que ya conocíamos a nuestra pareja y, aunque ahora nos parezca imposible, hacíamos la vida sin hijos.

Por eso al pensar en esos días nos falta situar a nuestros hijos, ¿dónde estaban cuándo fuimos a ese lugar? ¿Por qué no salen en la foto? ¿Con quién se quedaban cuando trabajábamos en aquel sitio? ¿Y en la boda?

Es una sensación que tengo frecuentemente, son sólo unas milésimas de segundo, casi casi inconscientes, como una especie de déjà vu, pues enseguida nos percatamos de que aún no habían nacido.

Cuesta situarse en esos “otros tiempos” sin ellos. No hay melancolía, no hay incredulidad, simplemente es que estamos tan “transformados” gracias a nuestros hijos, que creemos que siempre hemos sido así, siempre han estado a nuestro lado. Cómo no, la transformación es a mejor.

Imagino que no seré la única que se sorprende pensando, ¿alguna vez no tuvimos hijos? Y que, además, ahora ya no crea posible una vida sin ellos.

En Bebés y más | Enamorados y con hijos, ¿es posible?, Un San Valentín con hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos