Publicidad

El primer verano de tu bebé: haz que sea inolvidable, salgáis de vacaciones o no

El primer verano de tu bebé: haz que sea inolvidable, salgáis de vacaciones o no
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si tu bebé ha nacido hace menos de un año, este será su primer verano, un verano muy especial en plena pandemia mundial, pero no por eso menos importante para vosotros y para vuestro pequeño o pequeña, que será el protagonista de estos meses estivales.

El verano es época de juegos, libertad, pasar momentos en familia, pero también es importante protegerse del sol y las altas temperaturas. Te damos algunos consejos para que sea un verano inolvidable, ya sea que salgáis de vacaciones con el bebé o si os quedáis en casa.  

Sus primeras veces

Es posible que tu bebé empiece a gatear o a dar sus primeros pasos este verano, o tal vez diga "papá" o "mamá" por primera vez. Puede que se dé su primer baño en el mar, o en la piscina, tal vez su primer viaje en coche y que lo veáis disfrutar de la playa y jugando en la orilla por primera vez. 

Recuerdos inolvidables que quedarán para siempre en vuestra memoria y que merecen ser vividas al máximo, siempre con la precaución necesaria para protegerlos de los riesgos más comunes del verano.

Protegerlo del calor y del sol

Es una premisa básica, y más aún en el caso de los bebés que, por su fisiología, son más susceptibles a las altas temperaturas.

  • Lo lógico es evitar exponer al bebé directamente a los rayos del sol pues su delicada piel corre mayor riesgo de quemaduras. A partir de los seis meses se pueden utilizar cremas protectoras de filtro físico (evitar las de filtro químico), con componentes minerales que no se absorben y que, por lo tanto, producen muchas menos reacciones en la piel. 
  • Hay otras maneras de protegerlo del sol, con gorras, ropa de algodón, sombrillas, manteniéndolo a la sombra, y evitando las horas centrales del día. 
  • Aire acondicionado y bebés: puedes mantenerlo fresquito pero para evitar que le haga mal busca una temperatura confort (22-24 grados), evita el flujo de aire directo y es mejor no usarlo mientras duerme; en cambio, refrescar la habitación antes.
  • Prevenir un golpe de calor: cuando las temperaturas son muy elevadas y se está expuesto al sol, se corre el riesgo de perder abundantes líquidos corporales que conducen a la deshidratación, pudiendo producirse lo que se conoce como un golpe de calor. Mantén a tu bebé siempre hidratado con lactancia a demanda, ya sea materna o artificial, y puedes ofrecerle un poco de agua a partir de los seis meses.

Si salís de vacaciones de verano

verano

Es posible que os vayáis de vacaciones por primera vez con vuestro bebé, y debemos tenerlo todo bien organizado para que la familia al completo disfrute de un merecido descanso. ¿Dónde ir?¿Es preferible hotel o apartamento?¿viajar en coche o en avión? ¿Qué llevarle?

¿A dónde ir? 

Ningún destino está contraindicado para ir con bebés, salvo aquellos que puedan suponer un riesgo para la salud o la integridad del bebé (lugares con prevalencia de enfermedades graves, de agua no potable, infraestructuras inseguras, etc). Por lo demás, podemos elegir igualmente un destino de playa, de montaña como un viaje al extranjero, tomando siempre las precauciones adecuadas.

Muy especialmente este año tan particular lo más recomendable es elegir un destino en España donde os sintáis tranquilos y seguros. Puede ser ideal si tenéis familia que visitar en la playa o en el pueblo.

Aunque este año es poco probable, para viajar a ciertos países es necesario vacunarse con antelación, por eso deberías consultar con el pediatra y evaluar si compensa hacer el viaje o dejarlo para más adelante.

Si realizaremos un viaje que implica grandes cambios para el bebé como temperaturas extremas, demasiada humedad, altitud, cambios en la alimentación, etc. es preferible pedir asesoramiento al pediatra para evitar riesgos en la salud del bebé.

Alojamiento de vacaciones con bebés

En cuanto al alojamiento más recomendable para una familia con un bebé pequeño, lo mejor es alquilar un apartamento que podamos adaptar a nuestras costumbres cotidianas. Algunos disponen de servicio de cunas para bebés, sino podemos llevar una cuna de viaje que son muy prácticas de transportar.

Debemos asegurarnos de chequear las instalaciones del apartamento (escaleras, chimenea, ventanas, estufas) para asegurarnos que nuestro bebé no corre peligro, especialmente si ya gatea y más todavía si camina.

Es fundamental que el apartamento cuente con cocina y microondas para poder preparar y calentar la comida del bebé, si ya come sólidos. Si vas a hotel, una alternativa es comprar un calienta biberones eléctrico, algunos también sirven para calentar purés, o si el bebé ya come un poco de todo, os podéis arreglar con lo que os ofrece el menú del hotel.

Debes darle las frutas siempre peladas, las verduras lavadas con agua segura, yogures pasteurizados en perfecto estado de conservación y en el caso de que el bebé ya comiese carnes, asegurarse de que estén bien cocidas.

¿En coche o en avión?

El mejor medio de transporte para viajar con un bebé pequeño es el automóvil. Debe viajar en una silla de coche homologada e instalada correctamente a contramarcha, parar cada dos horas y tener a mano juguetes para entretenerlo y ropita de recambio por si se mancha.

Si viajas en avión debes saber que el bebé no ocupa asiento hasta los dos años, por lo cual viaja en brazos de un adulto. Si haces un trayecto de largo recorrido, debes avisar con antelación que viajas con un bebé para asegurarte que disponen de cuna.

Por último, te recomendamos que lleves siempre a mano toallitas, pañales, ropita de recambio, gorrito, biberón, chupete de repuesto, termómetro, antitérmico y la cartilla de la seguridad social o del seguro privado. En tu lugar de destino, localiza la farmacia y el centro de salud más cercano.

Si os quedáis en casa...

primer-verano-bebe

Quedarse en casa no implica que el verano vaya ser menos emocionante. Podéis organizar planes con el bebé y disfrutar juntos de momentos inolvidables en familia.

Siestas y paseos

Es probable que vosotros estéis de vacaciones, así que dedicaros a descansar, tomar largas siestas con el bebé y dar paseos cuando baje el sol.

Refrescarse

Si tenéis terraza o jardín podéis instalar una piscina hinchable para refrescar al bebé, pero tened siempre mucha precaución. Recuerda que apenas dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé se ahogue, así que nunca le quites los ojos de encima.

Juegos y actividades para bebés

Crea recuerdos

Ya sea que salgáis de casa o no, el primer verano de tu bebé es un momento muy especial para recordar 'forever'

Haz muchas fotos de cada uno de sus pequeños logros, de esos instantes mágicos que deseas guardar para siempre. Aunque tu bebé no los recordará, sentirá el bienestar de esos momentos que dejan huella en su cerebro, y el día de mañana podréis enseñárselas para rememorar estos maravillosos días.

En Bebés y más | ¡Nos vamos de vacaciones! Cinco prácticos consejos para viajar con bebés y niños en verano


Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios