Publicidad

A partir de qué edad puede viajar en avión un bebé, y qué tener en cuenta si vais a viajar

A partir de qué edad puede viajar en avión un bebé, y qué tener en cuenta si vais a viajar
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tan sólo mencionar las palabras avión y bebé en la misma frase puede llegar a generar ansiedad en algunos padres recientes, pero viajar con los hijos es una experiencia maravillosa de la que no hay por qué privarse por haberse convertido en padres.

Una de las preguntas que surgen con más frecuencia de cara a planear un viaje en familia es a partir de qué edad puede viajar en avión un bebé. Os responderemos a esta pregunta y a otras dudas que puedan surgir en relación a viajar en avión con niños pequeños.

¿A partir de qué edad puede un bebé volar en avión?

En realidad, no hay una respuesta concreta al respecto, porque no hay una edad "a partir de la cual" pueda viajar. Puede hacerlo desde el momento en que nace, aunque lo más prudente sería hacerlo a partir de las dos semanas de vida, o si se trata de un viaje muy largo (de 10-12 horas) mejor esperar hasta que el bebé cumpla el primer mes.

¿Puede afectarle al bebé viajar en avión?

Los cambios de presión pueden causarle molestias en los oídos. Esto también le sucede a los adultos, sólo que en los pequeños la trompa de Eustaquio es más estrecha y puede taponarse más fácilmente, provocando incomodidad y dolor.

La solución para esto es que el bebé succione, especialmente al despegar y aterrizar, cuando se producen mayores cambios de presión. Puedes darle el pecho o el biberón para liberar el taponamiento.

Dado que los bebés son muy susceptibles a la deshidratación, también es recomendable mantenerlo siempre bien hidratado aumentando la frecuencia de las tomas.

Con menos de dos años, no usan asiento

viajar-avion-bebe

Los niños menores de dos años no pagan billete de avión y por tanto no tienen derecho a asiento, pero pagan seguros de viaje y llevan su propia tarjeta de embarque. Deben viajar en la falda de un adulto con un cinturón de seguridad especial que se adosa al del padre o la madre.

A partir de los dos años y hasta los 12 años paga una tarifa diferencial en función del trayecto y tiene derecho a asiento propio. También tiene franquicia de equipaje propia para despachar en bodega.

Algunos consejos antes de viajar

  • No olvides consultar la política de transporte de líquidos y comida. Y si tu bebé se alimenta de lactancia materna pero por algún motivo quieres llevarla extraída, consulta en este post las recomendaciones de una asesora de lactancia para su correcta conservación.

  • A la hora de seleccionar el horario de tu vuelo, intenta adaptarlo en la medida de los posible a los horarios, necesidades y ritmos de tu bebé. Si respetamos sus rutinas de sueño y alimentación, tu pequeño permanecerá tranquilo durante el vuelo, y por consiguiente, tú también

  • A la hora de seleccionar los asientos, lo más recomendable es dejarse asesorar por el personal de la compañía y tratar de buscar un sitio cómodo y tranquilo para que tu peque pueda descansar.

A quien le moleste que los niños viajen en avión, que no viaje

Quienes hemos viajado en avión con bebés hemos tenido que soportar caras de "no me digas que me ha tocado al lado de un niño". Los niños se aburren de estar sentados durante horas, pueden tener hambre, pueden sentirse incómodos, tener frío o cualquier otra necesidad, y lloran, puesto que es la única manera que tienen de pedir las cosas.

Los niños no son ciudadanos de segunda y tiene el mismo derecho a viajar en avión como cualquier adulto. Quien no lo entienda, es su problema.

Si estáis planeando vuestras próximas vacaciones y tenéis que viajar en avión, os aconsejo que no dejéis de hacerlo por tener un bebé pequeño. Con la información y organización adecuada, viajar en avión con un bebé no tiene por qué ser algo terrible y la experiencia de viajar en familia seguro valdrá la pena.

Foto | iStockphoto
En Bebés y más | Viajar con bebés: en avión

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir