Mi bebé tiene el pliegue del cuello irritado, y el calor no ayuda: cómo evitar que vaya a más

Mi bebé tiene el pliegue del cuello irritado, y el calor no ayuda: cómo evitar que vaya a más
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los bebés tienen la piel muy delicada y sensible, más delgada que la de los adultos, y por ello más susceptible a las irritaciones. A la vez, los bebés, sobretodo los más regordetes, presentan muchos pliegues en la piel que podemos verlos en el cuello, en las nalgas, las las nalgas, las ingles, las axilas, e incluso en los brazos, las piernas o el abdomen.

Es frecuente que en estos pliegues se acumulen sudor, suciedad, pelusillas o restos de cosméticos que pueden irritar la piel. Encima, en verano cuando hace mucho calor y suda mucho, es frecuente que se produzca una irritación en el pliegue del cuello del bebé.

También puede darse, o agravarse, si el bebé babea mucho porque le van a salir los dientes o regurgita con frecuencia y, aunque lo limpiemos, pueden quedarse pequeños restos entre los pliegues.

Evitar que vaya a más

El calor y la humedad no ayudan en absoluto a aliviar la irritación, puesto que favorecen la proliferación de hongos y bacterias en los pliegues de la piel del bebé.

Además, la fricción constante de la zona irritada y la falta de lubricación puede provocar una mayor irritación y descamación de la piel, haciendo que vaya a peor.

Cómo cuidar los pliegues de la piel del bebé

  • Evita que el bebé sude en exceso manteniéndolo en lugares frescos.
  • Limpiar los pliegues de la piel con un algodón mojado en aceite natural para bebés, sin agentes irritantes.
  • Limpiar todos los pliegues durante el baño, utilizando un gel de baño hipoalergénico para bebés y usando la mano mejor que una esponja.
  • Después del baño secar muy bien los pliegues sin frotar, para evitar una mayor humedad en la zona.
  • No aplicar polvos de talco. Es un error frecuente al creer que secará la zona, pero puede agravar el problema. Además, no se recomiendan en absoluto los polvos de talco en el aseo del bebé.
  • Puedes aplicar una crema de pasta al agua como la que se usa para el culito, que servirá de barrera para proteger la piel. También puedes aplicar una crema hidratante para bebés hipoalergénica, pero no apliques ninguna crema que contenga medicamentos.

Con estos sencillos consejos podemos aliviar la irritación del pliegue del cuello del bebé, o de cualquier otro pliegue. Si vemos que la irritación no mejora, o que los pliegues pueden estar infectados, acude al médico para que te indique el mejor tratamiento a seguir.

Foto | Depositphotos

Temas
Inicio