Compartir
Publicidad

La comunicación 2.0 con nuestro pediatra, un beneficio mutuo

La comunicación 2.0 con nuestro pediatra, un beneficio mutuo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vivimos en la era de la comunicación, o eso dicen. Hoy en día hasta el tendero de la esquina tiene facebook, cuenta en Twitter y móvil con alguna herramienta de comunicación. Incluso los abuelos han aprendido a manejar eso que llaman internet para ver las fotos de los nietos o mantener conversaciones a través de la webcam.

Entonces, ¿por qué no utilizar toda esta tecnología para comunicarnos con el pediatra de nuestros hijos? Podríamos mandarle un mail con los síntomas que tiene nuestro hijo, de forma que pueda valorar la urgencia o no de una visita a la consulta. Por eso creo que la comunicación 2.0 con nuestro pediatra trae un beneficio mutuo.

Hay veces, sobre todo al principio, en que tenemos dudas sobre si los síntomas que presenta nuestro hijo son suficientemente importante como para llevarlo a urgencias. Oímos continuamente que los servicios médicos están saturados y si hemos ido a urgencias alguna vez habremos podido comprobar que los tiempos de espera pueden alargarse excesivamente (eso sumado a nuestra propia ansiedad que desde luego no ayuda nada en absoluto).

Otras veces, sabemos de sobra que no es urgente, un simple catarro, un tos nocturna que no deja dormir a nadie en casa, un sarpullido de la piel, bueno, ya sabemos bien que los más pequeños son un imán para todo tipo de sintomatologías. En estos casos, simplemente necesitamos unas pocas de directrices, quizás un jarabe, un poco de paracetamol, o una pomada pueden solucionar el problema rápidamente, pero lo que realmente más necesitamos es la tranquilidad que nos puede dar el pediatra confirmando nuestro primer "diagnóstico casero".

También, para nuestro pesar, hay enfermedades que requieren un seguimiento por parte de un facultativo, lo que obliga a realizar diversos desplazamientos, bien del pediatra, bien de nosotros y nuestro hijo y ya sabemos lo poco que les gusta a algunos las visitas al pediatra.

El e-mail: tupediatra@correo.com

Nació casi a la vez que internet y su uso hoy en día está tan extendido que hay quien le abre una cuenta a su hijo a los pocos minutos de naces (yo lo hice unas semanas antes). Podemos contar a nuestro pediatra nuestras inquietudes, los síntomas que observamos, podemos adjuntar fotos del paciente o bien podemos recibir instrucciones sobre como actuar en un caso determinado, cuando y como debemos darle la medicación a nuestro hijo o que podemos esperar en las próximas horas.

Tiene el inconveniente que no puede sustituir al cara a cara, pero es un método barato y poco intrusivo de comunicación con nuestro pediatra.

La webcam

woip

Es un sistema mucho más personal y lo más parecido a una consulta cara a cara que cualquier otro. Hoy en día cualquier portátil viene con cámara incorporada y los nuevos smartphones vienen todos con una incorporada. Una videoconferencia nos puede ayudar a explicar con todo lujo de detalles los síntomas que percibimos, podemos responder a las preguntas que surjan por parte del pediatra, en definitiva, que podemos explicarnos de forma adecuada sin dejar flecos que puedan dar lugar a malas interpretaciones o dejarnos información básica para poder realizar un diagnóstico adecuado.

El problema, es que es un sistema bastante intrusivo, que requiere quizás de planificar unos horarios para la consulta. Quizás sea más un sustituto para visitas de seguimiento, consultas programadas o situaciones programadas. También debemos tener en cuenta que una videoconferencia requiere unos sistemas y una conexión que no siempre tendremos.

WhatsApp, Line, Passport

Quién no tiene alguno de ellos en el móvil hoy en día, bueno, suponiendo que tengamos un smartphone. Son unos de los sistemas de comunicación más utilizados y extendidos de hoy en día. Los utilizamos para todo, desde quedar con los amigos, hasta para avisar de que nos suban pan, enviamos fotos, archivos, etc. Poco a poco han ido sustituyendo al e-mail y a los mensajes de correo. Tienen multitud de ventajas, pero un gran inconveniente y es que requieren saber el número de móvil y claro, si sabes el número de móvil... No es algo que muchos profesionales estén dispuestos a dar a sus pacientes, salvo que quieran decir adiós a su vida personal (recordemos que nuestros hijos no tienen por qué ponerse enfermos en horario de oficina)

Messenger, Hangouts

Similares a los anteriores, tuvieron su época de apogeo hace años, pero la aparición de los móviles con conexión a internet y la proliferación de otros sistemas de mensajería les han relegado casi al uso con un ordenador. Tienen la gran ventaja que no requieren conocer el número de móvil de nadie y que podemos indicar si estamos o no disponibles para hablar.

Redes sociales, facebook, twitter,etc

No las veo yo para mantener una comunicación personal, pero si pueden servir para resolver alguna duda generalizada o tratar un tema de forma superficial, comentar alguna noticia o hablar sobre un nuevo fármaco o vacuna.

Todos estos sistemas podrían ayudarnos a que la comunicación médico paciente fuera más fluida y a "aligerar" los tiempos en las salas de espera teniendo en cuenta que nunca podrán a llegar a sustituir a una visita en "carne y hueso", pero si pueden servir muy bien para ciertos casos.

Seguro que se nos quedan otros muchos casos en el tintero y seguro que muchos de vosotros podéis indicarnos alguna situación en que las comunicaciones 2.0 podrían ayudaros y hacernos la vida más cómoda a todos.

Foto | Thinkstock

En Bebés y Más | Vamos al médico con el bebé, ¡qué estrés!, Las madres que acuden a un grupo de lactancia reducen a la mitad las visitas al pediatra‏

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio