Compartir
Publicidad

Ivy, la niña con alergia al agua a la que hacen daño sus propias lágrimas

Ivy, la niña con alergia al agua a la que hacen daño sus propias lágrimas
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La urticaria acuagénica, conocida conmunmente como "alergia al agua", es una extraña alergia que sufren muy pocas personas en el mundo, a quienes sus propias lágrimas, el sudor o el agua causa graves daños.

Este es el caso de Ivy Linn, una niña norteamericana de un año y medio que está viviendo un calvario a causa de esta alergia. Su piel se enrojece e inflama como si sufriera quemaduras, y el simple roce del agua le provoca mucho dolor. Sus padres están desesperados y han iniciado una campaña en GoFundMe para intentar ayudar a su pequeña.

El extraño caso de Ivy

Yvy tiene 18 meses y vive junto a sus padres y su hermana recién nacida en Minnesota (Estados Unidos). Era una niña feliz y sana, hasta que **hace seis meses comenzó a presentar problemas de piel **que le provocaban un insoportable dolor.

Sus padres se dieron cuenta de que los sarpullidos que le salían coincidían con el momento del baño, por lo que inicialmente pensaron que se trataba de alguna reacción alérgica a los jabones que utilizaban.

Así pues, decidieron suprimir los productos de aseo, cambiar el detergente con el que lavaban su ropa e incluso probar a bañar a su hija en hoteles y casas de amigos, pensando que la reacción podía deberse al agua de sus cañerías. Pero lejos de mejorar, la pequeña empeoraba por momentos y su cuerpo se cubría de ampollas, rojeces y un terrible dolor.

Desesperados, los padres consultaron con un especialista que les dio el terrible diagnóstico: "urticaria acuagénica", una alergia muy poco común que provoca una grave urticaria en la piel cuando entra en contacto con el agua, con independencia de su temperatura.

reacción alérgica

"A mi hija antes le encantaba el baño pero ahora grita como si la estuvieran matando cuando tratamos de bañarla" - explica su madre a la revista People.

"El dolor que le provoca el agua es como el de una quemadura de tercer grado. Sale corriendo y gritando, diciendo que el agua le quema. Es muy duro para una madre presenciar una escena así"

La alergia de Ivy es tan severa que un baño de apenas 15 segundos le causa una grave reacción. Tampoco puede jugar en la nieve, ni que le caigan las gotas de lluvia o le salpique el agua de un riego automático. Ni siquiera puede sudar o llorar, pues su cuerpo se hincha y enrojece al contacto con sus propios fluidos.

Sus padres están desesperados y han probado de todo para tratar de mitigar el insoportable dolor que sufre la pequeña. Pero por el momento, su único tratamiento son los antihistamínicos que si bien no evitan la reacción alérgica, sí que ayudan a reducir su duración.

El futuro de la pequeña

Ivy

Por el momento la niña no reacciona al agua bebida, pero sus padres viven con el miedo de que algún día su garganta se inflame como lo hace su piel. De hecho, están comenzando a notar que cuando Ivy bebe demasiada agua o zumos, siente molestias al hacer pis.

"La amamos hasta la muerte y haremos lo que sea necesario por ella. Pero también tenemos mucho miedo por su futuro. No sabemos si podrá ir a la guardería o qué trabajo podrá llegar a desempeñar cuando crezca"

Actualmente la familia está llevando a cabo una campaña de recogida de fondos a través de GoFundMe para conseguir mudarse a una casa nueva con aire acondicionado y un sistema de agua purificada, pues eso podría ayudar a minimizar la gravedad de las reacciones de Ivy.

"Actualmente vivimos en una casa que fue construida en 1901 y no tiene aire acondicionado. Esto es un problema grave para Ivy, pues cuando llegue el calor comenzará a sudar y las reacciones aparecerán"

¿Qué es la urticaria acuagénica?

Como hemos comentado al inicio, la urticaria acuagénica es una extraña alergia al agua que tienen muy pocas personas en todo el mundo y que se manifiesta en forma de habones, sensación de ardor, rojeces y ampollas en la piel cuando entra en contacto con el agua.

La urticaria puede durar desde 15 o 20 minutos hasta horas, y a veces también se presenta acompañada de otros síntomas como dolores de cabeza e hinchazón de labios, o en casos más graves de broncoespasmo u obstrucción de la garganta.

Según el Centro de Información sobre Enfermedades Genéticas y Raras de Estados Unidos, no se tiene certeza de lo que realmente provoca esta alergia, aunque los investigadores señalan dos causas:

  • Que sea una sustancia disuelta en el agua la que desencadena la respuesta inmune al entrar en contacto con la piel,
  • O que sea una sustancia que se encuentra en la piel la que al entrar en contacto con el agua genere una toxina que origine la urticaria

En cualquier caso, no parece tratarse de una enfermedad hereditaria y en la mayoría de los casos el individuo afectado no tiene ningún familiar con la misma condición.

Las personas que padecen esta alergia no pueden disrutar de un baño relajante o de un día de piscina, por poner solo dos ejemplos. Tampoco pueden mojarse con la lluvia, sudar a causa del calor, la fiebre o el ejercicio físico, ya que esto podría causarles graves daños. Algunas personas extremendamente sensibles también pueden manifestar problemas en la boca o la garganta a la hora de beber agua.

En cuanto a las medidas de higiene, quienes padecen esta enfermedad no pueden ducharse diariamente, y tienen que hacerlo cubiertos de ropa y en el menor tiempo posible para minimizar al máximo el impacto del agua sobre la piel.

Por desgracia, esta alergia no tiene cura por lo que la única forma de tratar los síntomas es con la toma de antihistamínicos y la hidratación de la piel mediante cremas y pomadas que ayuden a aliviar el dolor de la urticaria.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio