Compartir
Publicidad

El pediatra que hace magia para conseguir que los niños (casi) no se enteren de las vacunas

4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo la suerte de compartir consulta con un pediatra que hace magia con los niños. Se los gana con risas, bromas, juegos y cariño y éstos aceptan mucho mejor ser explorados. Siempre hay niños que ni por esas, claro, pero para muchos niños es un placer ir a verle, a pesar de estar malitos.

Me he acordado de mi compañero al ver a este pediatra que, en un vídeo que está siendo cada vez más difundido, hace todo lo posible por conseguir que los niños se enteren lo menos posible de las vacunas.

El arte de desviar la atención

Recibir vacunas duele. Y a los niños les molesta aún más porque no entienden por qué les hacemos daño, así que lo más interesante es tratar de conseguir que lo lleven lo mejor posible. Desde hace tiempo se dice que lo mejor es lograr desviar la atención del bebé o niño, ya sea cantando, ya sea haciéndole juegos, ya sea como hace este pediatra, con juegos de manos, y todo lo que se puede hacer para, en cierto modo, 'marear' y hacer reír al niño.

Cuando son más pequeñitos se habla de hacerles succionar, incluso de engañar a su cerebro con algo que les guste succionar, algo relativamente dulce. Ya sabemos que dar el pecho ayuda en esos momentos. También se está utilizando mucho la sacarosa, que administrada antes de la punción, parece que hace que lloren menos (en mi centro de atención primaria dicen que pronto nos lo traerán para que lo utilicemos).

¿Qué vacunas administra?

Aquí en España lo habitual es que las vacunas las administremos el personal de enfermería, al menos en las consultas de la seguridad social, donde tenemos funciones de prevención de la enfermedad y promoción de la salud, entre otras. Las vacunas que administramos vienen en jeringas ya preparadas, que no se parecen en nada a las que utiliza el pediatra del vídeo y que, de administrarse a esa velocidad, pueden generar más reacciones locales y peor absorción.

Así que el lapso de tiempo de pinchazo en nuestro caso es mayor, y toca hacer otras peripecias, como contarles historias mil, hablar del dibujo que les vamos a dar después o cantar con ellos una canción (o lo que a cada profesional se le ocurre).

En cualquier caso, este pediatra es un ejemplo a seguir, que somos los médicos y enfermeros de los niños, no hay que olvidarlo, aunque normalmente nos dirijamos a los padres.

Vía | EuropaPress
En Bebés y más | Métodos para aliviar el dolor en los bebés, Las vacunas, cómo evitar el dolor y mi diálogo con la "profe" (I) y (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio