Compartir
Publicidad

Mi hijo tiene un orzuelo: por qué sale y qué hacer si aparece

Mi hijo tiene un orzuelo: por qué sale y qué hacer si aparece
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los bordes de ambos párpados existen unas glándulas sebáceas que producen una sustancia que, junto con las lágrimas, lubrican el ojo. El orzuelo es una inflamación de esas glándulas sebáceas, y aunque es algo benigno, puede llegar a ser bastante molesto.

Los orzuelos suelen darse especialmente en la infancia, aunque los adultos tampoco estamos exentos de padecerlos. Hoy te explicamos con detalle qué son los orzuelos, cómo podemos prevenirlos y qué hacer si aparecen.

¿Qué es un orzuelo y cuáles son sus síntomas?

El orzuelo es una inflamación de una parte del párpado, que hace que el líquido de las glándulas sebáceas se acumule y no pueda salir. Esto puede ocurrir por varias causas: desde que la glándula se obstruya, hasta que se infecte por una bacteria llamada estafilococo, que se aloja en la nariz y la piel, pero la transportamos fácilmente a los ojos al tocarnos.

Se caracteriza por la presencia de un bulto o grano enrojecido y doloroso, que puede localizarse tanto en el interior del párpado (orzuelo interno) como en el borde externo (orzuelo externo). En ocasiones, también puede haber exceso de lagrimeo, sensibilidad a la luz y sensación arenosa dentro del ojo.

El orzuelo dura tan sólo unos días, pero si la inflamación en el borde interno del párpado se acaba convirtiendo en un bulto duro e indoloro que persiste en el tiempo, o incluso se vuelve crónico, pasaríamos a hablar de chalazión; una afección similar al orzuelo pero sin infección.

¿Cómo se trata?

La mayoría de los orzuelos curan espontáneamente sin necesidad de tratamiento en pocos días, aunque en algunas ocasiones podría ser necesaria la aplicación de una crema antibiótica, y en casos de orzuelos más grandes el médico también podría recomendar la administración de antibióticos por vía oral.

Lo que nunca se debe hacer es tratar de eliminarlo con los dedos (como si se tratara de una grano), pues esto puede facilitar la contaminación de toda la zona del párpado o empeorar el estado del orzuelo.

Como remedio natural para ayudar a desobstruir la glándula podemos aplicar compresas templadas (húmedas o secas) varias veces al día durante algunos minutos, así como limpiar el párpado con un jabón especial para la limpieza de los ojos (disponible en farmacias).

En caso de que el orzuelo empeore, afecte a la visión o persista en el tiempo (chalazión), el médico podría indicar la realización de una pequeña incisión para ayudar a que el contenido de la glándula drene con más facilidad.

Medidas preventivas

Hay niños o adultos con especial tendencia a tener orzuelos de forma recurrente. En estos casos, es fundamental realizar una revisión con el especialista, así como aplicar una serie de medidas preventivas para evitar que aparezcan. Estas medidas también sirven cuando el orzuelo ya ha aparecido, pues ayudarán a evitar que se infecten o que se extienda:

  • Limpiar los ojos con un jabón especial indicado por el pediatra o el farmaceutico.

  • Lavarse las manos con frecuencia, y no tocarse los ojos con las manos sucias para evitar transferir bacterias a los párpados.

  • Cuando los ojos están secos, pican continuamente o hay cansancio visual, tendemos a frotarnos los párpados con más frecuencia, y esto aumenta las probabilidades de infección en los párpados. Por eso es importante realizar revisiones periódicas oculares.

  • Puesto que el orzuelo es contagioso, es importante no compartir toallas, pañuelos o cualquier otro objeto personal.

  • En caso de niños más mayores que utilicen lentes de contacto, deberán reemplazarlas por las gafas mientras dure el orzuelo.

Fotos | iStock

Vía | En Familia (AEP)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio