Compartir
Publicidad
Publicidad

Consejos para proteger a los niños de la ola de frío

Consejos para proteger a los niños de la ola de frío
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) anuncia que habrá hasta el domingo temperaturas de hasta nueve grados bajo cero en península y Baleares, sumado a rachas de viento que aumentan la sensación de frío. Con este panorama gélido, debemos tener en cuenta algunos consejos para proteger a los niños de la ola frío.

Los niños pequeños son un grupo especialmente vulnerable a las bajas temperaturas. Su sistema inmunológico es más débil y son proclives a contraer fácilmente enfermedades como catarros, constipados, gripes, enfermedades bronquiales como la bronquiolitis, o más graves como la neumonía.

Por supuesto, ante la ola de frío siberiano lo primero que hay que hacer es evitar que el bebé o el niño salga a la calle a las horas de máximo frío si no es necesario.

En caso de que tenga que hacerlo debemos abrigarlo muy bien. Esto no significa dejarlo como un muñeco de nieve sin posibilidad de movimiento, sino de elegir cuidadosamente la ropa. No es bueno que sude, por lo que es preferible colocarle ropa a modo de capas que luego pueda quitarse cuando esté dentro de sitios con calefacción.

Gorro, guantes y bufanda, imprescindibles, así como capuchas o verdugos para protegerles del viento, especialmente del viento en los oídos. En cuanto al gorro, preferiblemente de algodón, para que no pique, y los guantes, para bebés pequeñitos mejor tipo mitones.

En el carrito el bebé suele ir cobijado gracias a accesorios como mantas, sacos, cubrepiés y las capotas que protegen del viento. Otra opción, en este caso para llevar al bebé en brazos o con un portabebé, son los abrigos dobles para mamá y bebé, todo en uno.

La alimentación también es importante para aumentar las defensas en el invierno. Se recomienda incrementar las raciones de verduras y frutas en la dieta de los pequeños, especialmente de los cítricos ricos en vitaminas A y C como la naranja y la mandarina.

No darles bebidas frías, ofrecerle en cambio caldos y bebidas calientes o agua y zumos naturales a temperatura ambiente.

En la medida de lo posible, debemos evitar exponer al niño a cambios bruscos de temperatura y evitar sitios cerrados demasiado concurridos o contaminados por humo.

Por último, para acabar con los consejos para proteger a los niños de la ola de frío, se recomienda mantener la casa templada a una temperatura aproximada de 21 grados y utilizar un humidificador para contrarrestar la sequedad ambiental.

Foto | Qole Pejorian en Flickr
En Bebés y más | Consejos para evitar enfermedades respiratorias en los niños
En Peques y más | Precaución para niños y ancianos ante la ola de frio siberiano en la península

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos