Publicidad

Cómo limpiar los dientes del bebé

Cómo limpiar los dientes del bebé
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque cuando ya son mayores el problema es convencerlos de que es bueno que se laven los dientes, en estos primeros momentos, cuando aún son bebés, muchas veces tenemos dudas. Por ello vamos a dar unos consejos para saber cómo limpiarles los dientes a los bebés.

¿Cuándo comenzar a limpiarlos?

Una de los errores más frecuentes es creer que hasta que no le salen todos los dientes no hay que limpiarlos, pero esto no es así.

Desde la aparición de los primeros dientes es conveniente comenzar los hábitos de higiene dental. Debemos limpiar los primeros dientes y muelas dos o tres veces al día, o después de cada comida. Usaremos un trapito o gasa humedecidos con agua para limpiar suavemente los dientes y las encías.

Entre los 12 y 18 meses, se puede empezar a usar un cepillo de dientes especial para niños, pequeño, con bordes redondeados para que no se hagan daño que ellos mismos puedan manejar puntualmente y bajo nuestra supervisión. No debemos dejarlos solos, ya que no tendrán aún la coordinación de movimientos suficiente como para cepillarse sin ayuda los dientes. Pero es bueno que se familiaricen con el cepillo.

También se puede emplear uno de esos modelos que se insertan en el dedo de los papás para mayor movilidad. El cepillo en todo caso ha de ser suave, de cerdas flexibles, y se pueden cepillar los dientes y encías sólo con agua o con una cantidad de pasta muy pequeña, del tamaño de un grano de arroz.

¿Y la pasta de dientes?

Poco a poco, a partir de los dos años, podemos ir introduciendo una cantidad pequeña de crema dental del tamaño de una guisante. Entre los seis meses y los dos años, la Academia Europea de Odontología Pediátrica recomienda el cepillado dos veces al día con una pasta de dientes con 500ppm de flúor .

Hay cremas dentales especiales para niños hasta los seis años con menor cantidad que las pastas de dientes de adultos. En cualquier caso hemos de leer las indicaciones para comprobar que señalen específicamente que están adaptadas para la ingesta puntual por parte del bebé.

Esto es así porque los bebés y niños, al principio por curiosidad, pero también porque no saben escupir, puede que traguen alguna pequeña cantidad de pasta (nunca pondremos mucha en el cepillo), y una sobredosis de flúor puede ser peligrosa.

Es una buena idea que los bebés nos vean desde pequeños a nosotros mismos cepillarnos los dientes, pues por curiosidad y por imitación querrán hacer lo propio, aparte de que considerarán el lavado de dientes como un acto habitual. Los cánticos y pequeños juegos frente al espejo harán que, además, sea una rutina divertida y se animen a lavarse los dientes cada vez más.

Fomentando la autonomía

Paulatinamente, a partir de los 3 años de edad, cuando hayan aprendido bien el mecanismo de cepillado y escupan la crema podemos ir confiando en su autonomía para el lavado de dientes.

Más adelante, o cuando los dientes y muelas empiecen a estar juntos, podrán usar el hilo dental con nuestra ayuda, de modo suave. Nuestro dentista, al que ya debemos haber visitado en varias ocasiones a partir del año de edad, nos aconsejará cerca del modo más adecuado de efectuar esta tarea y las marcas de seda dental más recomendables.

En cualquier caso, no olvidemos este último punto, las visitas periódicas al dentista, especialmente si observamos alguna anomalía en la salida de los dientes o en su higiene, como sangrado de encías, aparición de caries, etc.

Mientras tanto, hasta que los pequeños crezcan y puedan lavarse los dientes ellos solos, esperamos que estos consejos sobre cómo limpiar los dientes al bebé os hayan sido de utilidad.

En Bebés y más | 11 claves para cuidar la boca de los más pequeños

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir