Compartir
Publicidad
Publicidad

11 claves para cuidar la boca de los más pequeños

11 claves para cuidar la boca de los más pequeños
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto hace que no llevas a tu hijo al dentista? ¿Toma zumos azucarados con frecuencia? ¿Cuántas veces se lava los dientes al día? Estas son algunas preguntas que a los padres deberían preocuparnos si queremos cuidar adecuadamente la salud bucodental de nuestros hijos.

Según datos de la encuesta Nacional de Salud 2015, padecer caries en la infancia ya alcanza cifras del 32% entre los niños de cinco y seis años. Unas cifras muy elevadas y que, sin embargo, podrían reducirse con una buena prevención. Otros problemas pueden afectar a dientes y encías, pero ¿cuáles son las claves para cuidar la boca de los más pequeños?

Somos los padres los que hemos de estar junto a los niños para enseñarles a cepillarse los dientes correctamente y establecer unos buenos hábitos de higiene bucal, porque lo que aprendan en sus primeros años será lo que hagan más adelante. Además, no olvidemos llevar a los niños a una revisión al odontopediatra antes del segundo año por si hubiera problemas no detectados.

El Colegio de Dentistas de Córdoba elabora los siguientes consejos para que los niños cuiden su salud bucodental:

  • Dentífrico: el dentista puede ayudar a escoger el más adecuado para los niños de entre cero y dos años. Si no hay dientes, se puede frotar suavemente la encía con una gasa o paño humedecidos o cepillo especial. A partir de los dos años se elegirá una pasta de dientes con una concentración de flúor adecuada, es decir, específica para su edad. Recordemos que la SEOP (Sociedad Española de Odontología Pediátrica) recomienda flúor en concentración de 500ppm entre los seis meses y los dos años y hasta los seis años con una concentración entre 1000 y 1450 ppm de flúor.
  • Cantidad de pasta: similar al tamaño de un guisante a partir de los dos años, antes menor.
  • Supervisión: es muy importante vigilar el cepillado de los niños, asegurándose de que llegan a todos los espacios de la boca. Acompañarles en el cepillado al menos hasta los siete años.
Lavarse los dientes antes de dormir
  • Frecuencia: el cepillado de antes de acostarse es el más importante, pero se recomienda hacerlo al menos tres veces al día para eliminar los restos de comida y prevenir la aparición de caries.
  • Visitas al dentista: desde el segundo año de vida, al menos, una vez al año.
  • La primera visita: se puede hacer cuando le salgan los dientes y tiene como objetivo detectar y prevenir patologías, caries tempranas u otras anomalías y marcará la conducta futura.
  • Miedo: es importante explicar en qué va a consistir la visita. De cualquier forma, si lo llevamos desde pequeños, se familiarizarán con el ambiente del consultorio y el dentista.
  • Azúcar: la OMS recomienda no tomar más de cinco cucharaditas al día incluyendo las de los productos industriales.
  • Etiquetado: las etiquetas "bajo en azúcar" o "sin azúcar añadido" no significan que no lleven azúcar.
  • Almuerzo y merienda: las mejores opciones son la fruta, la verdura, el yogur, el queso o el pan. A más fruta y verdura, vidas más largas y sanas.
  • Hidratación: el agua o la leche son las bebidas más saludables para los dientes.

Recordemos que mientras más temprano se empiece con la higiene oral, menores son las probabilidades de que el niño desarrolle caries y enfermedades periodontales. Esperamos que estas once claves para cuidar la boca de los más pequeños nos sean de utilidad para que sus dientes estén más saludables ¡y ahorrarnos intervenciones innecesarias!

Fotos | iStock
Vía | Colegio Dentistas Córdoba
En Bebés y más | Preguntas frecuentes sobre niños y ortodoncia (o qué pasa cuando los dientes salen desordenados), Nueve hábitos que pueden perjudicar la salud bucal del niño

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos