Compartir
Publicidad
Publicidad
Bronquiolitis: te contamos todo sobre la enfermedad que tiene ingresada a la hija de Tania Llasera
Salud infantil

Bronquiolitis: te contamos todo sobre la enfermedad que tiene ingresada a la hija de Tania Llasera

Publicidad
Publicidad

En algunas ocasiones hemos hablado de la presentadora Tania Llasera debido a que suele hablar con honestidad sobre su maternidad, por lo que a veces se ha convertido en blanco de críticas, intentando crear conciencia sobre la importancia de no juzgar a otras madres por la forma de criar a sus hijos.

En los últimos días ha estado ausente en las redes sociales, donde suele ser muy activa, y el motivo es, según ha publicado en sus historias de Instagram, que su hija Lucía, de un mes y medio, ha sido ingresada por bronquiolitis, una infección de las vías respiratorias que es la causa de ingreso más frecuente en niños menores de dos años.

Virus respiratorio sincitial (VRS)

La bronquiolitis, es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia, está causada por el virus respiratorio sincitial (VRS), un virus común y muy contagioso que provoca entre el 60 al 80% de las infecciones respiratorias graves en bebés, también neumonía.

Consiste en una inflamación de los bronquiolos, las últimas ramificaciones de los bronquios, los cuales miden apenas 2 mm de diámetro, al infectarse, se inflaman y obstruyen impidiendo el paso del aire, causando insuficiencia respiratoria.

Al menos el 40 por ciento de los niños sufre un episodio de bronquiolitis antes del primer año de vida. La peor parte se la llevan los bebés y los niños pequeños porque sus vías respiratorias, al ser pequeñas, se bloquean con mayor facilidad.

bronquiolitis

Síntomas de la bronquiolitis

  • Puede haber fiebre o no. Si la hay, es una fiebre moderada (38º-39º)
  • Dificultad respiratoria (con sibilancias -silbidos agudos al respirar- y hundimiento torácico)
  • Fatiga
  • Tos
  • Pérdida de apetito
  • Puede haber otitis asociada
  • Decaimiento
  • Los niños pequeños pueden presentar apenas, episodios en los que dejan de respirar por poco tiempo.
  • Piel morada por falta de oxígeno (acude a urgencias)

En el caso de bebés de menos de dos años es posible que el especialista decida el ingreso hospitalario entre tres y siete días con el fin de controlar atentamente el estado del bebé, administrarle fluidos y oxigenación.

La bronquiolitis, dificulta la respiración del bebé y debe ser tratada con inhaladores, y a veces incluso con corticoides (según valoración pediátrica). El tratamiento de soporte consiste en fraccionar las tomas (menor cantidad de comida cada menos tiempo), posición semiincorporada, lavados nasales frecuentes con suero fisiológico, y mantener al niño hidratado. También se recomienda en estos casos la fisioterapia respiratoria, palmadas suaves en la espalda con la mano hueca para ayudar a eliminar la mucosidad.

Debéis evitar el humo en la casa, y los ambientes cargados, así como mantener el ambiente con un nivel de humedad adecuado. En cuanto a medicamentos, deben ser prescritos por el pediatra, pero no se utilizan antibióticos y sólo antitérmicos en caso de fiebre.

Prevenir la bronquiolitis

Al ser producida por un virus, es difícilmente prevenible, pero hay ciertas medidas que podemos tomar para evitar el contagio, como por ejemplo:

  • Lavarse las manos con frecuencia: el lavado de manos es la mejor prevención para el contagio, tanto de este como de cualquier virus.

  • Si hay un bebé en casa, lavarse y hacer que los demás se laven las manos antes de cogerlo o tocarlo. Los menores de un año son muy propensos al contagio.

  • Proteger especialmente a niños prematuros y bebés con cardiopatías congénitas, con Síndrome de Down y aquellos con enfermedades respiratorias.

  • Es un virus resistente y mantiene su capacidad de contagio durante varias horas, por tanto evitar el contacto con personas infectadas, así como con su ropa u objetos personales.

  • Evitar compartir chupetes, biberones, juguetes y utensilios, en la medida de lo posible. Si el niño lleva vaso o taza a la guardería mantenerlo siempre limpio. Si lleva chupete, guardarlo siempre en dentro de un portachupetes.

  • Evitar entornos cerrados y hacinados, y espacios con humo, así como ventilar las habitaciones a diario.

  • Los niños con bronquiolitis no deben acudir a la guardería.

  • Mantener limpias las superficies que están en contacto con el bebé.

  • Utilizar pañuelos desechables y tirarlos después de cada uso.

Una posible vacuna

Al ser una enfermedad tan frecuente, los científicos investigan una vacuna para embarazadas que pueda disminuir el riesgo de bronquiolitis en el bebé.

Al no ser posible vacunar a un recién nacido hasta los dos meses (son muy pocas las vacunas que se ponen antes), y debido al riesgo de que contrajera la enfermedad en esa ventana de desprotección, la solución sería administrarla a la embarazada para que la madre traspase las defensas al bebé a través de la placenta.

Esperemos que pronto sea una realidad y disminuyan los casos de bronquiolitis en bebés pequeños. Esperamos que Lucía se recupere pronto.

En Bebés y más | Ante las críticas porque no va a amamantar a su bebé, Tania Llasera pide a las madres que dejen de juzgar a las demás

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos