Compartir
Publicidad

Las vacunas en la futura mamá

Las vacunas en la futura mamá
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Solamente se puede administrar una vacuna durante el embarazo si verdaderamente es necesaria, pero siempre mediante previa consulta a tu ginecólogo, ya que algunas vacunas pueden perjudicar a tu bebé.

Siempre es recomendable consultar con tu médico los posible problemas de salud que puedan hacer necesaria una vacuna. Las vacunas son una inoculación de microorganismos vivos pero muy atenuados, es decir, las defensas que genere el cuerpo podrán reducirlos con una gran facilidad. Pero según algunos estudios, estos microorganismos podrían atravesar la placenta y provocar daños al futuro bebé.

Como existe esa posible posibilidad, las vacunas no son nada aconsejables, pero existen las excepciones, un ejemplo lo tenemos con la vacuna antitetánica, una herida provocada por un metal puede hacer necesaria esta vacuna y según los expertos, es inocua para el bebé y por tanto sí se puede administrar. Pero hay que tener en cuenta que esta vacuna tiene una duración de 10 años, si por casualidad te la pusiste dentro de ese plazo y coincide el embarazo dentro de esa duración, no hará falta una nueva vacunación. La vacuna de la hepatitis B, indican los expertos que parece no ser peligrosa para el bebé y dado que esta infección del hígado puede convertirse en crónica, se puede suministrar, pero sólo cuando existe un posible riesgo de contraerla, como en el caso de vivir con alguien que la padezca.

La vacuna antigripal es una de las vacunas que los expertos recomiendan, esta infección típica del invierno puede convertirse en una neumonía ocasionando males mayores, por esta razón la vacunación se aconseja para prevenir una gripe en el caso de encontrarse en el segundo o tercer trimestre de embarazo.

Hay una serie de vacunas que están totalmente contraindicadas durante el periodo de gestación como es la de la rubéola, esta es una enfermedad leve, pero si se contrae estando embarazada pueden provocar malformaciones en el futuro bebé. Así que si estás pensando tener un bebé y no has pasado la rubéola, debes vacunarte y después dejar un tiempo prudencial de más de tres meses.

Hay una serie de vacunas que no son nada recomendables y tu tocólogo podrá informarte a cerca de ellas en caso necesario.

Más información | Geosalud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos