Compartir
Publicidad

Mi bebé tiene un hoyito en la parte baja de la espalda, ¿es peligroso?

Mi bebé tiene un hoyito en la parte baja de la espalda, ¿es peligroso?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algunos bebés nacen con una pequeña fosa, hoyuelo o hendidura en la parte baja de la espalda: se trata del seno dérmico en la zona sacra o región lumbar. Al bebé no le molesta y generalmente no tienen importancia, pero a veces hay que hacer determinadas pruebas, porque podemos encontrarnos ante dos fenómenos bien distintos.

Algunos senos dérmicos comunican con el conducto raquídeo, con el sistema nervioso central, y necesitan seguimiento y tratamiento. En el hospital sabrán de qué tipo de fosita se trata, guiándose por su aspecto externo. Veamos qué diferencia hay entre estos hoyitos en la zona lumbar del bebé.

El seno dérmico espinal del bebé

Si la fosa es profunda (no se ve el fondo cubierto por piel), se localizan por encima del pliegue interglúteo o están a más de 2’5 centímetros del ano, hay que estudiarlas. Estas hendiduras deben explorarse mediante ecografía y si fuera preciso otras pruebas complementarias para evitar complicaciones.

Se trata de una anomalía producida por una separación incompleta entre el ectodermo neural y el ectodermo epitelial durante las primeras semanas de gestación, un disrafismo que permite una potencial comunicación entre la piel y el sistema nervioso.

Otros signos que nos indican que el seno dérmico es peligroso es que el hoyuelo puede acompañarse de supuración, lesiones vasculares, exceso de vello o de una tumoración (bulto) palpable. Con el tratamiento quirúrgico adecuado, suele evolucionar favorablemente.

La fosita dérmica u hoyuelo pilonidal

En cambio, existen algunos huyuelos en la zona lumbar del bebé que no revisten peligro: es la fosita u hoyuelo pilonidal, también llamano seno sacrococcígeo o sacrocoxígeo. Si se puede ver el fondo del "seno" cubierto por piel, se localizan en el pliegue entre los glúteos o están a menos de 2’5 centímetros del ano, se consideran benignos, ya que no comunican con el conducto raquídeo.

Es decir, estas hendiduras se localizan en la región superior del pliegue interglúteo, generalmente no requiere estudios por imágenes por tratarse de una entidad benigna que desaparece en forma espontánea. Son mucho más frecuentes, ya que alrededor del 2-4% de los recién nacidos lo presentan.

Si tu bebé nace con un hoyito en la zona lumbar, los especialistas determinarán de qué tipo se trata, porque mientras uno es benigno, el otro necesita estudio y tratamiento para evitar infecciones y otras complicaciones graves.

Más información | Zona pediátrica
En Bebés y más | Mi hijo tiene una mancha en la espalda y las nalgas: la mancha mongólica, Diez alteraciones en la piel del recién nacido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio