Compartir
Publicidad
Publicidad
Test de Apgar del recién nacido: qué es, cuándo se hace y para qué sirve
Parto

Test de Apgar del recién nacido: qué es, cuándo se hace y para qué sirve

Publicidad
Publicidad

Cuando un bebé nace los profesionales sanitarios le hacen varias valoraciones para saber que todo está bien y que no requiere de una atención especial por algún problema durante el embarazo o el parto. Una de las herramientas que utilizan para hacer un diagnóstico rápido de posibles problemas es la escala o test de Apgar.

Muchos padres han oído hablar de él, o le suelan esas palabras ("test de Apgar"), pero no tienen muy claro qué es en realidad, cuándo se hace ni cómo lo hacen. A continuación os vamos a hablar del test de Apgar y vamos a dar respuesta a todas esas posibles dudas.

Qué es el test de Apgar

El test de Apgar es una primera valoración que se le hace al bebé al nacer y que tiene como objetivo detectar posibles problemas de manera rápida y poco molesta para el bebé. Rápida, porque si hay algún problema hay que actuar cuanto antes y poco molesta, porque si todo es normal no hace falta hacer sentir mal al bebé en un momento de valoración.

Se llama así, de Apgar, porque fue creado por Virgina Apgar, una médico estadounidense especializada en pediatría y anestesia, que en 1953 desarrolló dicho método y lo publicó con el fin de poder evaluar rápidamente el estado de los recién nacidos. Gracias a ella, gracias a su test, muchos bebés han salvado la vida al poder detectarse de manera prematura cualquier problema que, de no verse, podría ser fatal unos minutos u horas después del parto.

Cuándo y cómo se hace

El test de Apgar se hace en dos ocasiones, para ver la evolución del bebé: al minuto de nacer y, después, a los cinco minutos. Es una escala con la que se mira el ritmo cardíaco, la respiración, el tono muscular, los reflejos y el color del bebé.

No es ningún examen ni calificación que sirva para predecir la salud que tendrá un bebé, ni lo fuerte y grande que será (o no), ni nada por el estilo. Digo esto porque en alguna ocasión he oído a madres comparando puntuaciones de sus hijos ("el mío ha sacado un 8 en el test de Apgar", "pues el mío ha sacado un 9"), sino que responde al estado del bebé en el momento de la evalución, en lo adormilado o despierto que está y en ver si se está adaptando bien al mundo al que acaba de llegar.

El test se divide en 5 secciones o preguntas que puntúan del 0 al 2. Una vez realizado se suman los puntos, que en la mayoría de las ocasiones es de 8 a 10 puntos en el primer minuto de vida. En caso de que en ese momento, al minuto, el Apgar sea de 5 a 7, es posible que se deba a problemas de aporte de oxígeno durante el parto y entonces los profesionales le aplicarán una fuente cercana de oxígeno y probablemente lo sequen con una toalla de manera relativamente vigorosa con el fin de motivar al bebé a respirar más fuerte. Con ambas intervenciones la puntuación debería ser de 8 a 10 a los 5 minutos.

Algunos bebés, los menos, obtienen puntuaciones menores de 5 (tienen más probabilidad de quedarse en esta puntuación los bebés prematuros o los nacidos por cesárea de urgencia), que responden a problemas durante el parto o a problemas respiratorios o cardíacos. En este caso la intervención de los profesionales debe ser mayor, empezando por mascarilla de oxígeno y, en caso de que no sea suficiente, introduciendo un tubo para hacerle respirar desde el exterior y administrando los primeros fármacos para mejorar su ritmo cardíaco. Si esto no es suficiente se traslada al bebé a la unidad de cuidados intensivos para seguir con las intervenciones necesarias.

Para que veáis qué es lo que miran exactamente os los explico a continuación:

1. Ritmo cardíaco: se mira con el fonendo.

  • Si no hay ritmo cardíaco se puntúa 0.
  • Si es menor a 100 pulsaciones por minuto puntúa 1.
  • Si es mayor a 100 pulsaciones por minuto puntúa 2.
  • 2. Respiración:

  • Si el bebé no está respirando se puntúa 0.
  • Si tiene una respiración lenta, irregular, se puntúa 1.
  • Si la respiración es correcta, buena, o está llorando, se puntúa 2.
  • 3. Tono muscular:

  • Si el bebé está flácido, como sin tono muscular, la puntuación es 0.
  • Si hay algo de tono y, por ejemplo, flexiona un poco las extremidades, se puntúa 1.
  • Si el bebé se mueve activamente se puntúa 2.
  • 4. Reflejos: es la respuesta a algún estímulo externo relativamente molesto (tocarle la planta de los pies, aspirar un poco la nariz,...).

  • Si no hay respuesta se puntúa 0.
  • Si el bebé hace muecas o gesticula se puntúa 1.
  • Si hay gesticulaciones y llanto, o tose o estornuda (en caso de utilizar una perilla o catéter para aspirar por la nariz) se puntúa 2.
  • 5. Color de la piel:

  • Si el bebé está azulado o pálido se puntúa 0.
  • Si el cuerpo está rosado pero las manos y los pies están notoriamente azulados la puntuación es 1.
  • Si todo el bebé está sonrosado la puntuación es 2.
  • Una vez realizado el test, como ya hemos explicado, se suman los puntos y en función de la puntuación se decide qué hacer. La mayoría de bebés tienen una puntuación máxima de 9 al minuto de nacer, porque todos tienen aún las manitas y pies muy azulados. A los 5 minutos están más sonrosados y entonces, en condiciones normales, puntúan 10. Incluso muchos bebés que puntúan por debajo de 7, con un poco de estimulación, tienen una puntuación correcta a los 5 minutos. De no ser así, se inician las intervenciones que hemos explicado más arriba.

    Foto | iStock
    En Bebés y más | ¿Es el test de Apgar una valoración objetiva del recién nacido?, Test de Apgar: evaluación del recién nacido, Cuidados del recién nacido: los primeros chequeos

    Temas
    Publicidad
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos