Compartir
Publicidad
Publicidad

La doula en el parto

La doula en el parto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La palabra doula es en griego una mujer que sirve a otra. La doula hoy se es a una mujer experimentada en el parto y el puerperio, que acompaña a la madre dándole apoyo emocional y físico y ofreciéndole información de forma empática. La doula no tiene responsabilidad en la esfera clínica.

Durante toda la historia del ser humano y en la mayoría de las culturas es habitual que la madre esté acompañada en el parto por otra mujer que, experimentada, le ofrezca sobre todo apoyo emocional y logístico. Esta costumbre desapareció en la cultura occidental industrial al llevar el parto al ámbito hospitalario. A partir de entonces ese apoyo y compañía era brindado de forma esporádica y frecuentemente insatisfactoria por le personal hospitalario. Actualmente ya se permite que el padre esté presente en el parto, pero esta presencia, que es importante, no ofrece siempre la contención y experiencia que algunas mujeres precisan y son pocas las madres que son acompañadas permanentemente por otra mujer.

El papel de la doula en el parto es estar atenta y actuar para que la mujer tenga un buen recuerdo de su parto. Le habla, ofrece sugerencias a la parturienta o a su acompañante, ayuda a interpretar las explicaciones médicas, le puede ayudar a moverse o a tomar otra postura más cómoda. Su función es cuidar el estado emocional de la mujer y velar para que el ambiente de su parto sea íntimo y seguro. La presencia de la doula en el parto domiciliario está bastante extendida- Sin embargo, en el caso de parto hospitalario, es conveniente llegar a un acuerdo previo con el personal médico para que su presencia sea aceptada.

La doula puede dar un masaje, poner aromas o música suave, vigilar que la luz sea adecuada, ralentizar las visitas, pero lo más valorado es el modo en el que acompaña a la madre sin juzgar, con palabras positivas, aceptándola completamente.

Algunos estudios han relacionado la presencia de una doula en el parto (Klaus MH, Kennel JH, Klaus, PH, 2002) con una reducción de la duración del trabajo de parto, de la necesidad de anestesia o analgesia, de la incidencia de cesáreas, de la necesidad de aceleración con oxitocina y una mayor incidencia de partos naturales.

Es España no está generalizado el acudir a ellas, pero cada vez son más y están mejor formadas, ofreciendo a las madres el acompañamiento femenino seguro y sostenedor que habíamos perdido.

Más información | Doulas.es, Proyecto Materna, Mares Doules

En Bebés y más | La doula, para ayudarte en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos