Publicidad

Una madre coloca un arenero en la tumba de su hijo para que su hermano mayor pueda jugar mientras le visita

Una madre coloca un arenero en la tumba de su hijo para que su hermano mayor pueda jugar mientras le visita
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos sabemos que la vida no es justa, y que un padre tenga que enterrar a un hijo es quizás una de las peores muestras de ello. Eso es por lo que han tenido que pasar los Hammac el pasado Octubre, cuando su pequeño de cinco días perdió la batalla que libraba desde que nació.

Ashlee Hammac, madre del bebé fallecido, estaba rota por el dolor, pero se dieron cuenta que su hijo mayor de 3 años lo estaba pasando igual de mal y le resultaba muy difícil tener que separarse de su hermano, así que colocó un arenero en la tumba de su hijo pequeño para que su hermano mayor pueda jugar mientras le visita.

Sucedió el pasado once de octubre, tras un final de embarazo complicado y un parto aún peor dio a luz al pequeño Ryan Michael, pero algo no fue bien, o quizás deberíamos decir que fue terriblemente mal y Ryan nació con una Encefalopatía hipóxico-isquémica, (o por sus siglas en inglés HIE). Que consiste en que no le llega sangre suficiente al cerebro y este se queda sin oxígeno.

Tras cinco días de lucha en la Unidad de Cuidados Intensivos, en que estuvo acompañado por su familia, su pequeño cerebro no pudo recuperarse de los daños sufridos y se detuvo. Hammac y su marido estaban ante una difícil elección: "Toda madre quiere que sus hijos se queden, pero cuanto más pensaba en ello, yo no quería seguir con él en caso de que sufriera y no me podían decir si sufría o no". Tras despedirse de él, dejaron que su hijo mayor estuviera con él un rato, durante el cual estuvo cantándole algunas de sus canciones preferidas.

En esos momentos de dolor, una de las cosas que Hammac afirma que le dio muchos ánimos fue saber que, de alguna manera, su hijo había regresado de la muerte, ya que su corazón fue donado y pudo salvarse la vida de otro bebé.

Durante los días siguientes se dio cuenta que su hijo mayor necesitaba estar con su hermano, hablar con él, en definitiva, necesitaba un sitio donde llorarle. Así que decidió que haría algo especial para recordar a su pequeño bebé y que a la vez fuera un sitio especial para su hijo mayor. Pensó en aquello que hoy en día más le gusta y no era otra cosa que los camiones y excavadoras, así que decidió colocar un arenero sobre la tumba de su hijo.

Hammac afirma que su hijo le pide muchas veces poder ir a jugar con su hermano, mientras, le habla como si él estuviera allí y le canta una y otra vez sus canciones favoritas.

Después de este duro golpe Hammac ha creado una página en Facebook para honrar la memoria de su hijo, páginas de la memoria, desde donde donan libros y mantas para ayudar a aquellos padres que al igual que ellos están pasando por lo mismo.

Es difícil ponerse en la piel de alguien con semejante pérdida, es algo que no puedo llegar a imaginar, al igual que me resulta muy complicado de entender son los sentimientos de un hermano que se quedo sin ese esperado compañero para toda la vida, veo ahora a mis hijos jugando juntos y me siento sobrepasado ante la idea de que uno de los dos ya no esté. Me resulta especialmente difícil entender como un niño de tan corta edad es capaz de generar un lazo tan fuerte con alguien que apenas pudo ver unos minutos.

Es chocante la forma de entender la muerte o quizás debería decir, la forma de adaptarse a algo que no entiende, de un niño tan pequeño. Como es capaz de introducirla como un componente más en su mundo y seguir jugando con su hermano ausente como si fuera un personaje más de su propio juego simbólico. Quizás sea el deseo de tener un hermano con el que jugar o a lo mejor crea quizás que eso que le ha pasado a él es algo cotidiano y que tiene un hermano que está en el cielo.

Quizás sea como él ha entendido esa forma que tenemos los adultos de mantener a un ser querido entre nosotros cuando ya se ha ido, manteniendo su recuerdo en nuestro día a día. Nosotros entendemos que él se ha ido, que ya no va a volver, ¿pero, lo entenderá igual el pequeño?

Independientemente de lo anterior, la idea que ha tenido Ashlee de modificar algo que de por sí nos trae tristeza y añoranza, en una zona de ternura y amor entre hermanos. ¿Habríais hecho lo mismo vosotros?

Vía | people Foto | Facebook En Bebés y Más | Algunos recién nacidos "no viables" mueren solos en los hospitales, Cómo explicarle a un niño la muerte de un ser querido

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios